PABLO CHINARRO  |  Fotografía: Unsplash  |

Antonio Ibáñez, jefe del servicio de transparencia de la Junta de Castilla y León, formula la siguiente pregunta: ‘¿Cuántos habéis oído hablar de gobierno abierto y de datos abiertos?’. Es una forma de establecer una relación más cercana con los ciudadanos, asegura. El objetivo es hacerles partícipes de las decisiones y medidas que se llevan a cabo. Así comienza la ‘Sesión divulgativa sobre datos abiertos‘ con motivo de la semana de la Administración Abierta.

Los principios del Gobierno abierto son: la transparencia, la participación, la colaboración y la rendición de cuentas. Todas ellas son iniciativas para implicar a la ciudadanía. Además, el open data constituye una forma de enseñar a la ciudadanía cómo trabajan las administraciones públicas. Así, ellos mismos pueden mejorar la sociedad y acercarse a estas instituciones, determina Ibáñez.

Este tipo de datos tiene ocho principios: completos, primarios, oportunos, accesibles, procesable por máquinas, no discriminatorios, no propietarios y de licencia libre. Así, subraya las diferencias entre publicar información de una manera simple o mediante datos abiertos. Éstos se publican en diferentes formatos, por ejemplo, de forma cartográfica o tabular. Sin embargo, Ibáñez admite que, en ocasiones, son difícil de interpretar para algunos usuarios. Dentro de la ciudadanía, están enfocados a un público más especializado, como desarrolladores, periodistas, estudiantes o investigadores.

Estos datos se encuentran en portales web de datos abiertos y tienen posibles aplicaciones. Es el caso de Trulia, el portal inmobiliario de origen americano. Ibáñez también añade como ejemplo el caso del Ministerio de Energía, que publica el precio  de la gasolina por localidades.

La sesión del 19 de mayo ha proseguido con una perspectiva más personal de Alejandra Martínez Monés, profesora del Departamento de Informática de la Escuela de Ingeniería Informática. Revela que su primer contacto con el mundo del Open Data fue al impartir una asignatura en la Universidad.

Tras explicar algunas particularidades del Grupo de Sistemas Inteligentes y Cooperativos / Educación, Medios, Informática y Cultura (GSIC-EMIC) del que es miembro, introduce su investigación. Ésta gira en torno a modelos, métodos y herramientas para docentes y estudiantes.

Datos abiertos a través de apps

A raíz de esto, presenta la app Casual Learn, cuyo fin es el aprendizaje de la historia del arte a partir de datos abiertos de la Junta de Castilla y León. Está disponible para dispositivos Android. El proceso de desarrollo de la app ha sido largo y costoso, tal y como explica Martínez. Sin embargo, ha generado más de 10.000 tareas de manera semiautomática y ha sido premiada por la Junta de Castilla y León y por un congreso internacional relacionado con la tecnología educativa. Además, tres institutos la han incluido en la docencia.

Tras mencionar otras aplicaciones como Forest explorer, cierra su intervención con retos pendientes. Algunos son el uso de datos abiertos en formato intercambiable o la explotación al máximo de todo el potencial de los datos.

El último turno de palabra fue para David Población, alumno de la Escuela de Ingeniería Informática. Ha participado en concursos de datos abiertos y en la creación de aplicaciones.  Después de mostrar los pasos para desarrollar apps a partir de datos abiertos.

La reunión concluye en el Salón de Actos de la Escuela de Ingeniería Informática con un repaso de las aplicaciones que ha creado. Población destaca NaturCyL, para explorar los espacios naturales de Castilla y León. Respecto a TurisCyL, ofrece de una manera colaborativa todo tipo información sobre eventos, locales y todo lo relacionado con el turismo en la comunidad.