Adéntrate en el mundo del arte africano

1
1148
GLORIA MARTÍNEZ GONZÁLEZ Y FRAN NÚÑEZ URÍA  |  Material audiovisual: G. Martínez y F. Núñez |

La Fundación Alberto Jiménez- Arellano Alonso es una organización sin ánimo de lucro que surge en 2004 y cuyo objetivo principal es el fomento de las artes, el conocimiento e investigación del arte contemporáneo y de las culturas africanas. De este modo nace cuatro años más tarde, en 2010, el Museo de Arte Africano Arellano Alonso. El origen de esta exposición se encuentra en la donación de obras africanas a la Universidad de Valladolid por parte de dos coleccionistas de arte: el matrimonio formado por Ana Alonso y Alberto Jiménez-Arellano.

¿Y por qué el arte africano y no el de otros continentes? La elección de esta temática radica en que el arte africano todavía es un elemento cultural muy desconocido en nuestro país. De hecho, el de Valladolid es el único museo con estas características en España y, a nivel europeo, puede enorgullecerse de presentarse como la mejor colección de recopilaciones africanas.

La entrada al espacio es gratuita y el horario de apertura oscila de martes a sábado entre las 11 y las 14 horas y entre las 16:30 y las 19:30. Los domingos, por su parte, puede visitarse de 11 a 14 horas. También abre los festivos, salvo excepciones que se comunicarán con antelación.

Edificio en el que se encuentra el Museo de Arte Africano
Edificio en el que se encuentra el Museo de Arte Africano. Fotografía: Gloria Martínez y Fran Núñez

La Fundación posee un potente programa educativo en el que se encuadran visitas guiadas y talleres para todo tipo de grupos: niños, adultos, personas en riesgo de exclusión social… En estos casos, es necesario abonar un importe por los servicios, una aportación que varía entre 1 y 3 euros, dependiendo del tipo de guía que se solicite. La reserva se debe realizar con antelación llamando al 983 184 530, enviando un correo a fundacion.jimenez-arellano@uva.es o escribiendo en la página oficial.

Disposición de las obras según procedencia y salas. Elaboración: Gloria Martínez y Fran Núñez

Además de esto, el museo posee una educadora personal: Beatriz Calvo, que realiza las visitas y talleres, así como un número de voluntarios que ayudan en el trabajo. Su contacto es educarellanoalonso@gmail.com, aunque también se la puede localizar en el número de teléfono 628 700 176 (de lunes a viernes de 11 a 14 horas).

Por otro lado, la exposición que se encuentra en el Palacio de Santa Cruz de Valladolid es permanente y posee tres salas fijas: Rectores, Renacimiento y San Ambrosio, de las que hablaremos a continuación.

.

Sala Rectores: “Los Jinetes”

La Sala Rectores se caracteriza por la recopilación de los distintos materiales que se utilizaban para crear las obras artísticas, dando especial importancia a animales y a distintos jinetes africanos. Así, podemos encontrar madera, piedra, bronce o latón y arcilla principalmente. Además, el uso de textiles es de trascendental importancia, ya que, dependiendo del empleo de unos u otros, se otorgaba determinado prestigio social o ritual.

Ejército Guimbala. Fotografía: Gloria Martínez y Fran Núñez
Ejército Guimbala. Fotografía: Gloria Martínez y Fran Núñez

En este espacio, asimismo, podemos encontrar collares y otros elementos decorativos, como cuentas de vidrio, conchas, plumas o semillas que se utilizaban no solo como símbolo de belleza ornamental, sino también de distinción social.

Los jinetes a caballo de Rectores son las obras principales de la sala, ya que este animal resulta excepcional en el arte africano por su supervivencia en la zona subsahariana y porque su propiedad se asociaba a aquellos que poseían poder económico, político e incluso militar. También destaca la semejanza de los rasgos entre el animal y su montura.

En el fondo de la estancia podemos encontrarnos los animales más representados en el arte africano: camaleones, cocodrilos, elefantes, leones y serpientes, símbolo de fecundidad por su forma fálica y de inmortalidad por la regeneración de las mudas de su piel.

.

Sala Renacimiento: “Terracotas”

Destaca la figura Djenné (2º empezando por la derecha)
Destaca la figura Djenné, segunda empezando por la derecha. Fotografía: Gloria Martínez y Fran Núñez

Las obras de la colección que alberga la Sala Renacimiento han sido descubiertas en las cuencas del río Níger, en el Congo y sus afluentes y en Tanzania y Etiopía. ¿Por qué aquí y no en otro lugar? La principal explicación es que en estas partes de África era fácil encontrar el material con el que están hechas la mayoría de las obras de esta sala, el barro. Sin embargo es importante aclarar que, aunque sabemos su origen geográfico, es muy difícil interpretar estas obras, ya que, además de ser descubiertas de una manera casual, en África el conocimiento se transmite por vía oral.

En las cuencas del río Níger destaca la cultura Nok y su escultura El pensador Nok (siglo V a. C.). Es la pieza más antigua de la sala y destaca por tener los ojos, la nariz y la boca perforados. Gracias a este pequeño detalle, la figura no  reventaba a la hora de la cocción.

Mientras tanto, de Malí destaca la escultura Ewe. Posee un tono blanco en representación al momento en el que los africanos vieron por primera vez a personas con la piel blanca y pensaron que estaban ahogándose.

En cuanto a los pueblos del valle del río Congo, podemos hablar de la cultura Mangbetu y sus esculturas. En ellas podemos observar cómo, para sus oriundos, la deformación del cráneo era un símbolo de belleza y poder.

.

Sala San Ambrosio: “Reino de Oku”

Reino de Oku
Reino de Oku. Fotografías: Gloria Martínez y Fran Núñez

La Sala San Ambrosio se inauguró el 7 de mayo de 2012, por lo que es la más reciente de la exposición.

El Reino de Oku está situado en la región de Grassland, en la República de Camerún. Su capital es Elak, su población suma en torno a 120.000 habitantes y cada uno de sus 36 pueblos tiene y elige a su propio representante.

La mayoría de los objetos expuestos son regalados y vienen directamente desde Camerún. A través de ellos, el museo intenta reflejar las tradiciones, las creencias y la organización social que tienen en el Reino de Oku. A pesar de que en esta exposición nos podemos encontrar con objetos de diferentes materiales, hay uno que destaca sobre el resto: la madera.

La máscara del líder Kam es la pieza más antigua de la sala. La población de este lugar no podía tocarla, ni siquiera mirarla; y al que se atreviese a hacerlo podía caerle una maldición. También destaca el Trono Kabar de Fai Ngatinse, el sillón en el que se sentaba el Rey de Oku. En la parte, baja hay una serie de figuras cuya posición representa el lema: “El rey sin el pueblo no hace nada”.

Esta habitación cuenta, para finalizar, con una galería etnográfica con numerosos objetos de África traídos por los mismos Ana Alonso y Alberto Jiménez-Arellano.



No se puede obviar que el museo pone a nuestra disposición unas audioguías de cada sala en español, inglés y francés. No es el único recurso extra que nos ofrece, ya que esta entidad posee una sección en TripAdvisor en la que podemos encontrar 34 opiniones de diferentes visitantes que lo califican como excelente (25 personas) y muy bueno (9 personas).

Sección del museo en TripAdvisor

La Fundación Alberto Jiménez-Arellano Alonso cuenta con una notable presencia en redes sociales, un recurso que le permite interactuar con el visitante, intercambiar experiencias, sugerencias y relacionarse entre el centro de cultura y el público.

Para finalizar, agradecemos a la Fundación su colaboración, eficacia y rapidez en contestarnos y ofrecernos todo tipo de información. Asimismo, queremos hacer una especial mención a Cristina Bayo, gestora cultural del museo, que nos ha enseñado las instalaciones y nos ha ofrecido información adicional.

1 Comentario

Comments are closed.