Qué hacer para no perderte en la Facultad

0
1253
SAMUEL HERNANDO ÁLVAREZ  |  Fotografía: UNIVERSIDAD DE VALLADOLID

Llega un tiempo de bienvenidas, de nuevas etapas en la vida de muchos alumnos y aquí os vamos a facilitar vuestro inicio en la Universidad y, en especial, en la Facultad de Filosofía y Letras. Nadie dijo que los inicios fueran fáciles, pero con esta guía vamos a tratar de allanaros el camino lo máximo para que empecéis vuestro periplo en nuestra Facultad de la mejor forma posible.

Se acerca el día del inicio y los nervios os atenazan pero lo primero que tenéis que tener claro es que este será una etapa que marcará vuestra vida. Conoceréis mucha gente, viviréis experiencia y, lo más importante, os formaréis en esa profesión que anheláis. Cuando llegue el momento de dar vuestros primeros pasos como estudiantes de una de las carreras impartidas en Filosofía y Letras, debéis estar preparados, con un mínimo de un taco de folios en blanco y un par de bolígrafos.

Tener ‘aprendido’ cuál es el aula en el que impartiréis vuestra primera clase para no empezar con mal pie e intentar llegar con un mínimo de 5/10 minutos de antelación. Si no encontráis el aula, no os cortéis, preguntad. El refrán dice que “Preguntando se llega a Roma”. En este caso igual no os indican cómo llegar a Roma pero sí cómo encontrar vuestra clase.

Tras la primera clase de presentación, os conducirán a la presentación oficial del grado. Después deberíais ir a clase pero… los veteranos no os dejarán. Aunque no guste, las ‘novatadas’ existen y se llevan a cabo en las inmediaciones de la Facultad. Preparaos para ser bañados en harina, huevo, vinagre, diferentes salsas… La imaginación de los veteranos es mayor de lo que creéis.

Finalizada la primera semana de integración a la carrera y con las novatadas de por medio, comienzan las clases. Coged las asignaturas con ganas y la carrera no será más que una etapa imborrable de vuestra memoria para el resto de vuestra vida. Incluso, como varios alumnos declaramos, la mejor etapa de nuestra vida en lo que a estudios se refiere. Serán cuatro años, si todo va bien, que no se podrán olvidar por todas las personas conocidas, todas las experiencias vividas y la gran cantidad de conocimientos adquiridos.

Cuando el curso esté avanzado, comenzarán a llegar los trabajos en grupo, las prácticas individuales y, por último, los exámenes, ya sean parciales o finales. Mantened la calma. El principal punto para triunfar es la confianza en uno mismo. Con esfuerzo y trabajo todo sale, hasta lo más inverosímil. Y no os decaigáis si llega un tropiezo porque en la vida caerse está permitido, pero levantarse es obligatorio. 

Un consejo clave para vuestro periplo universitario es acudir a las tutorías. En ellas puedes corregir fallos cometidos en los diferentes trabajos para evitar un resultado negativo, así como consultar todas las dudas que se os avecinen sobre determinada asignatura. Los diferentes profesores estarán siempre con los brazos abiertos para recibiros durante las horas destinadas a las tutorías. Pero es importante solicitar una cita para evitar que el profesor no se encuentre en su despacho o que no os pueda recibir en ese momento. 

Si en algún momento os encontráis con un problema de índole mayor, no dudéis en consultarlo con la tutora del curso. Nadie mejor que ese/a profesor/a para aconsejarte sobre qué hacer en cada momento para quitaros de dudas y resolveros los diferentes problemas que se os puedan presentar. No dejéis pasar ese problema, ya que con el tiempo se puede convertir en una dificultad de mayor envergadura y con una solución más complicada. Ellos están para ayudaros, apoyaos en ellos.

Y tras esto, sólo os queda disfrutar. 4 años de experiencias y de nuevas amistades que os permitirán crecer como persona y como profesional. Tras ese tiempo, saldréis de la Facultad de Filosofía y Letras como graduados del estudio que os gusta. Después llegará la vida real, la que se conocerá tras, como mínimo, 19 años estudiando. Sed vosotros mismos y la vida premiará vuestro esfuerzo.