Los periodistas y directores de comunicación firman un acuerdo deontológico

0
84
periodistas
ALBERTO DOMINGO SAEZ | Fotografía: Pixabay |

La FAPE, la APIE, la APM y Dircom presentaron un documento conjunto el que expone los principios y criterios que deben orientar las profesiones con las que colaboran y las relaciones entre ellas. Este proyecto, llamado ‘Periodistas y directores de comunicación: un compromiso ético para el futuro’, es un documento que expone las mejores prácticas y principios que deben orientar ambas profesiones y las relaciones entre ambas.

El acuerdo se divide en tres partes fundamentales. Comienza con un preámbulo donde se pone de manifiesto la necesidad de actualizar una serie de retos éticos fruto de los acontecimientos y cambios que han vivido en los últimos años los profesionales de la información. Son conscientes de la especial responsabilidad que tienen de cara lograr a una sociedad mejor informada y, por tanto, más democrática.

Un segundo apartado recoge una serie de compromisos de los directivos de la información, en torno a la información veraz. Buscan canalizar y facilitar los contactos entre los profesionales de los medios y los responsables de las empresas de acuerdo con la política de comunicación.

Es imprescindible conocer  plazos, medios y dinámicas del trabajo de los medios para facilitar su labor y de esta forma ajustar, si se ajusta, en la medida de lo posible, sus respuestas a esas condiciones, trasladar claramente las expectativas de respuesta; la formación a los directivos de sus organizaciones en las dinámicas de trabajo de los medios y un uso adecuado del lenguaje; y evitar la discriminación entre periodistas y medios. También se busca que no se condicionen el contenido de las informaciones y no utilizar nunca en beneficio propio aquellas primicias conocidas de forma anticipada, confidencial o privilegiada como consecuencia de su ejercicio.

El último apartado se ocupa de las relaciones informativas entre dircoms y profesionales de los medios, y se refiere en primer lugar a los acuerdos institucionales y los vínculos publicitarias entre empresas y medios, que no deberán condicionar las informaciones a difundir ni el tratamiento editorial, tampoco si no existen esos acuerdos. Además, engloba otras cuestiones como el mutuo reconocimiento de la buena fe como punto de partida; la manifestación a la otra parte de eventuales conflictos de interés; el uso de las herramientas tecnológicas de forma responsable; y el respeto al derecho a la conciliación personal y familiar.

Las asociaciones que firmaron animan e invitan a sumarse a este compromiso a todas aquellas organizaciones públicas y privadas profesionales del ámbito periodístico y de la comunicación que compartan su contenido.