Manual para irse de Erasmus

0
184
ELVIRA CAFARO  |  fotografía: cedidas por los entrevistados

Es noto que los futuros estudiantes erasmus, poco antes de marcharse de su casa y empezar esta nueva experiencia, viven un conjunto de emociones contrastantes, a las ganas de irse cuanto antes se le contrapone el miedo a lo desconocido.

Seguro que la curiosidad de conocer personas de diferentes parte del mundo es mucha, las ganas de aprender un nuevo idioma lo es aún más, y la emoción que te invade pensando en los innumerables viajes que harás ni se puede explicar.

Pero, por otro lado, hay que tener en cuenta también la melancolía que te llega porque dejas tu casa, la ciudad donde has crecido y donde hay tus raíces, tu familia y tus amigos de toda la vida.

Es normal también estar preocupado por si durante el periodo de tu estancia hay el riesgo de que van a cambiar muchas cosas. “Si las relaciones con mis amigos se modifica con la distancia? Si todos los kilómetros que nos separarán físicamente acabarán separando también nuestras vidas?”

Tranquilo, son sensaciones normales que todos los estudiantes erasmus sienten antes de irse. Por eso, y por otras razones también, algunos ex estudiantes erasmus de la universidad de Valladolid han decidido dejar unos consejos para los que pronto vivirán esta experiencia.

UNIVERSIDAD

Antes de nada, a la hora de elegir en qué universidad quieres vivir tu estancia, hay que revisar bien las asignaturas compatibles con las tuyas, así que no tendrás ninguna “sorpresa”, una vez que llegas ahí, de asignaturas que no puedes hacer o que no sean adecuadas a la carrera de tu país.

Aunque el grado sea igual, puede pasar que el programa de las asignaturas sea diferente, por esa razón esta es la parte más importante de toda la preparación para irte de Erasmus.

IDIOMA

Es verdad que el idioma se aprende practicando y viviendo en el lugar donde se habla cada idioma, pero, como aconseja también Omar (25 años, Túnez), ex estudiante erasmus en la universidad de Valladolid, en el grado de arquitectura: “es importante conocer las bases de la lengua para que sea más fácil hacer amistad con los estudiantes de otros países. O, al menos empezar el erasmus con un nivel de inglés que te permita comunicar con los demás”.

La parte más complicada del erasmus es cuando empieza, porque te encuentras en un sitio nuevo, con personas que todavía no conoces, que hablan un idioma diferente del tuyo, y ser capaz de comunicar con los que pronto serán tus nuevos amigos es esencial para vivir bien los primeros días de tu estancia.  

Evento nacional ESN

COMIDA

Una vez que has dejado tu país, olvídate de tus platos favoritos y de la cocina de tu madre. Durante tus meses en el extranjero aprenderás a prepararte tu solo la comida, que seguramente no siempre será de las mejores, tendrás la oportunidad probar los sabores de comida típica de otros países, es decir, se te va a desarrollar una “flexibilidad culinaria”.

Lorenzo y su café italiano

Lorenzo (21 años, Lecce), ex estudiante erasmus en el grado de Historia del arte, lo tiene claro: “para mi comer juntos es una manera de compartir tradiciones y para transmitir una parte de lo que para mi es Italia. Aunque me guste probar las diferentes comidas de otros países, tengo que admitir que la primera cosa que puse en mi maleta antes de irme de Erasmus fue el café que producen en mi ciudad. De hecho, uno de mis logros ha sido hacer conocer mi marca favorita de café a todas las personas que he conocido”.

 

ZONA DE CONFORT

Deja todas las comodidades en tu casa. Solo de esta manera podrás disfrutar completamente de tu Erasmus.

Fabjola (Tirana, 20 años), ex estudiante erasmus de economía, afirma: “es importante que los que se irán de erasmus tengan claro que cambiarán sus zonas de confort. Así aprenderán que conocer personas y culturas de todo el mundo es algo que enriquece”. Es necesario salir del nido para empezar algo totalmente nuevo y para aprender a adaptarte a un ambiente diferente al que estabas acostumbrado antes.

Cabe mencionar un estudio publicado hace pocos meses en El País, según el cual “Seis meses de movilidad internacional cambian a una persona tanto como cuatro años de una vida normal”. 

 

Gracias al Erasmus tendrás la oportunidad de desarrollar un crecimiento personal y de descubrirte a ti mismo.

Y como dice Xavier, el protagonista de la película “L’auberge espagnole”, una vez que ha acabado esta experiencia: “soy francés, español, inglés, danés. No soy uno, soy una multitud. Soy como Europa. Soy todo esto. Soy el caos”.