‘La zona de interés’, el horror del Holocausto en la Seminci

0
197
ALEJANDRO DÍEZ GARCÍA  |  Fotografías: Póster de la película

Tras su estreno en Cannes, donde se esperaba que ganase la Palma de Oro, llega a la 68 edición de la Seminci ‘La zona de interés’. Dirigida por el británico Jonathan Glazer, también director de la aclamada ‘Under the skin’, con Scarlett Johansson, La zona de interés se basa en la novela homónima de Martin Amis.

Póster alternativo de la película

La película trascurre durante la Segunda Guerra Mundial, centrada en la vida dentro de la casa del comandante de Auschwitz y su familia, que se encuentra pegada al muro del campo de concentración. Esta premisa puede hacer imaginar al espectador que está ante una película bélica, o una película que retrate de forma explicita los horrores del Holocausto, sin embargo, nada más lejos de la realidad.

La zona de interés juega con la sugestión, con la insinuación. Jonathan Glazer no permitirá que el público olvide que está viendo una película enmarcada en un contexto terrible, y no un drama familiar. Los personajes resultan lejanos (así los muestra también el director, no hay apenas primeros planos), los vemos inmersos en su realidad, con sus problemas, sus charlas, sus besos y sus risas. Como si el espectador se asomase desde una ventana hacia el interior de la casa. Durante la película, se muestran detalles que no permitirán desviar la atención, y que generan una gran sensación de incomodidad . No se ven el campo ni los prisioneros, solo los tejados de algunos edificios, pero se escuchan. A través de metáforas y la forma de la cinta se hacen analogías entre la vida dentro del campo y la vida dentro de la casa.

Es una película que, sin mostrar imágenes impactantes, como otras obras sobre el Holocausto (Europa, Europa o el documental Noche y Niebla, por ejemplo), es profundamente perturbadora. Hace una minuciosa tarea en la disección de los elementos que llevan a la normalización de los homicidios en masa. Explora la evasión de la realidad social, el asilamiento y la profunda grieta que puede existir entre dos realidades opuestas a pesar de estar solamente separadas por un muro de hormigón y un alambre de espino.

Una película única en su tipo. Un experimento exitoso. La zona de interés es una película que analiza un suceso no tan lejano en la Historia. Jonathan Glazer mastica la historia y nos sirve el engrudo emplatado con un estilo deslumbrante; nos insta a digerirlo nosotros también.

La zona de interés es un relato de horror, una pieza que ayudará a quien venga a conformar una visión real sobre el genocidio.