SELENA SAN JOSÉ VIVAS  |  Fotografía: Parlamento Europeo |

Tras un debate en el pleno de enero, el Parlamento Europeo aprobó (con 580 votos a favor) una resolución que condena la no remuneración de las prácticas y piden que la salud mental se convierta en una parte integral de la recuperación socio-económica de Europa.

 

Prácticas no remuneradas

Los eurodiputados han pedido a los estados miembros que presenten un marco legal común para garantizar una remuneración justa durante las pasantías y la capacitación. Muchas de las prácticas no incluyen una remuneración, por lo que el texto subraya que se trata de “una explotación de los jóvenes trabajadores y una violación de sus derechos”.

Con el objetivo de llegar a los jóvenes de forma más efectiva, los eurodiputados plantean el establecimiento de un espacio digital único que fusione las plataformas existentes: Portal Europeo de la Juventud, Europass y Eres. Esta nueva plataforma puede servir como punto central para ayudar e informar a los jóvenes sobre posibilidades de formación, empleo, prácticas, apoyo financiero, programas de movilidad y derechos relacionados con la ciudadanía europea.

Además, el Parlamento Europeo recuerda que el programa Refuerzo de la Garantía Juvenil puede ser vinculante para hacerla mas eficaz e inclusiva, y utilizarla como un puente entre los jóvenes y el empleo.

 

Apoyar la salud mental de los jóvenes

Los eurodiputados piden que se de prioridad a la salud mental en el marco del esfuerzo para la recuperación socio-económica de Europa. Con la finalidad de ayudar a disminuir la ansiedad y depresión que sufren los jóvenes tras la pandemia. Además, los eurodiputados hacen hincapié en que los servicios de salud mental deben de ser accesibles y asequibles.

Los miembros del Parlamento Europeo están de acuerdo en que los jóvenes son esenciales para las políticas futuras de la Unión Europea. Por ello, recalcan que los jóvenes deben desempeñar un papel fundamental en la configuración de las políticas sociales y de empleo en Europa. También insisten que el gasto en las prioridades de la juventud debe complementar otros programas europeo como el Refuerzo de la Garantía Juvenil, Infantil y Erasmus+. De esta forma impulsaran la capacitación, la educación, la formación y la integración de los jóvenes en el mercado laboral.