El manual de RSF para ayudar a los reporteros internacionales

0
26
Un hombre, reportero de guerra con una camera en la mano mirando las consecuencias de la guerra
Andrés Barreira Baños   |   Fotografía: Pixabay  |

Todos los periodistas que ejercen de corresponsales de guerra se exponen al riesgo de sufrir problemas, que pueden llegar a solucionarse o no. Es por ello, que la asociación Reporteros Sin Fronteras, RSF, ha concretado cuatro medidas de seguridad para evitar las máximas dificultades y adversidades posibles.

La cooperativa ha tomado como punto de partida la creación de un manual para periodistas. Donde se tratan todo tipo de situaciones; desde las más simples como la  preparación del viaje, así como la búsqueda de un lugar en el que hospedarse. Hasta las más temibles y complicadas como qué hacer en caso de atentados y emboscadas, trampas u otros tipos de conflictos. Las catástrofes naturales también tienen cabida en el argumento.

El manual es completamente gratuito y está en formato PDF, lo que facilita su disposición a todo aquel que quiera. Puede ser utilizado en cualquier lugar y se encuentra en varios idiomas. Los consejos recogidos en el libro han salido de la mano de reporteros con experiencia en estas situaciones y de gente acostumbrada a pisar terrenos peligrosos.  El objetivo es ofrecer al periodista la máxima seguridad posible durante el transcurso de su trabajo.

El segundo paso realizado por la asociación ha sido ofrecer a los reporteros independientes o freelance, un chaleco antibalas y un casco. Protección imprescindible e indispensable para  cualquier movimiento a través del territorio realizado por el periodista, vaya o no acompañado de un ejercito. Debido a la alta capacidad de conflictos y como contraposición, la seguridad que proporciona el chaleco, gracias al material altamente cualificado. No obstante, a diferencia del paso anterior, para poder utilizar esta protección tienes que cumplir una serie de requisitos.

Esta seguridad fue creada junto a la colaboración de la Fundación Miguel Gil Moreno, responsable encargada de los cascos y chalecos. El motivo de su creación fue por el experiodista bélico, Miguel Gil, quién perdió la vida durante uno de los atentados que cubría. El objetivo es ayudar y disminuir en todo lo posible la repetición de este tipo de sucesos.

Camara Grabando una ciudad en guerra./ Fotografia. Pixabay

El tercer apartado trata sobre los seguros médicos. Donde la fundación trabaja en colaboración de Escapade Assurance Voyagec. Entre ambos, ofrecen dos tipos de seguros, que cubren todo tipo de problemas de guerra y terrorismo. Además de estar vigente las veinticuatro horas del día, en todo tipo de viajes. Sin embargo, para su acceso es necesario ser socio de RSF.

El primer seguro es la Formula Esencial el cual cubre los accidentes y enfermedades que ocurran en el viaje. Aparte también encubren los gastos necesarios para llevar al herido al país de origen. El precio de este plan varía dependiendo de la de edad del corresponsal y su destino. La fórmula esencial está disponible en todos los países, excepto aquellos de alto riesgo. Obligatorio entregar los datos del seguro médico para realizar la inscripción a este plan.

En caso de necesitar mayor cobertura, se puede ampliar el seguro con la Formula Reforzada. Ya que, cuenta con las ventajas del `Esencial´ y además, añade otras aparte. Como por ejemplo la cobertura de todos los países incluidos los de alto riesgo, condiciones extremas, fallecimientos, etc. También incluye los gastos médico-hospitalarios dentro del plan. Al igual que el anterior el coste también varía, en este caso, en función del lugar y la duración del viaje.

El último apartado, es el de la seguridad digital, la página helpdesk.rsf.org ofrece ayudas para mejorar el conocimiento en seguridad digital y también habla de problemas como el acoso en redes, bloqueo de contenidos etc.  Se encuentra disponible para todos los periodistas del mundo y esta página también ofrece manuales, vídeos y otros tipos de explicaciones para ampliar conocimientos en seguridad digital.