PABLO MARCOS BAZ  |  Fotografía: Pixabay
Foto: Pixabay

Vox realizó un mitin que destacó por su incidente con el periodismo el jueves 7 de noviembre en la Feria de Valencia. El público rodeó a la tribuna de prensa e increpó con silbidos e insultos a los periodistas allí presentes. Finalmente, el presentador del evento tuvo que intervenir y calmar el ambiente. Santiago Abascal, eufórico por el ascenso de su partido en las encuestas, aseguró que el resto de candidatos habían ‘entrado en pánico’ y que los medios de comunicación iniciaron una campaña de manipulación periodística para criminalizar su partido. Además, defendió personalmente el veto que se impuso a PRISA por un editorial en El País.

La libertad de prensa es un derecho constitucional, tal y como se recoge en el artículo 20. Los medios de comunicación se acercan a tendencias políticas diferentes, asimismo, siempre se ha de tratar la información en pos de la verdad. No obstante, esta verdad casi nunca es absoluta y puede ser interpretada de distintas formas. Eso hace que la prensa en nuestro país sea rica, ya que expone la información desde un amplio abanico de puntos de vista. Cada individuo es libre de consumir aquella que se acerque más a su forma de pensar.

Con este veto, VOX no solo toma una medida anticonstitucional, sino que demuestra que es partidario de la censura y quiere imponer su propia verdad e ideología a la población. Además, opta por desacreditar las opiniones contrarias a las suyas. Hasta el momento, el único partido que prohibió la presencia de medios de comunicación en sus eventos y ruedas de prensa desde la instauración de la democracia fue Batasuna, vinculado a ETA. Esta no es más que otra medida del partido de extrema derecha que supone una pérdida de libertad de los ciudadanos españoles. Su programa electoral incluye numerosas propuestas xenófobas, homófobas, machistas y racistas que entran en conflicto con los derechos humanos.

Desde la fundación del ente político, este se ha postulado defensor de España, a la par que afirma que sus medidas harán un país mejor. Sin embargo, quieren proponer un avance mientras echan mano a la censura, se posicionan en contra del aborto y atentan contra numerosos derechos. El progreso no consiste en privar a la gente de elegir, sino de ofrecer múltiples opciones para que la población pueda escoger.

Compartir