CRISTINA MARTÍN SÁNCHEZ  |  Fotografía: Cristina Martín  |

“Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”, decía Rosa Luxemburgo, teórica marxista de origen judío y figura que sirve de inspiración para los que buscan la transformación. Con Rosa Luxemburgo y una de sus inspiradoras frases fue con la que terminó su ponencia Virginia Martín, profesora de Periodismo y miembro de la Cátedra de estudios de Género de la UVa cerró el primer día de las II Jornadas ‘Comunicando igualdad: violencia de género y medios de comunicación’, una actividad que ella misma coordina junto a Dunia Etura y otros miembros de la Cátedra de estudios de Género de la Universidad de Valladolid.

Entrada al salón de actos del Museo de la Universidad de Valladolid. / Fotografía: Cristina Martín
Entrada al salón de actos del Museo de la Universidad de Valladolid. / Fotografía: Cristina Martín

El Salón de Actos del Museo de la Universidad de Valladolid, situado en la Plaza de Santa Cruz, fue el lugar elegido para llevar a cabo las jornadas. Pasadas ya las cinco de la tarde, Carmen Domínguez, periodista y miembro de la Junta Directiva de la Asociación de la Prensa de Valladolid, junto a María Victoria Soto, concejala de Educación e Igualdad del Ayuntamiento de Valladolid, daban paso a Virginia Martín, quien a través de ejemplos, vídeos y datos mostraba a los presentes temas como la desigualdad, el trato de los medios de comunicación o la violencia de género.

Carmen Domínguez, María Victoria Soto y Virginia Martín al comienzo de la conferencia. / Fotografía: Cristina Martín
Carmen Domínguez, María Victoria Soto y Virginia Martín al comienzo de la conferencia. / Fotografía: Cristina Martín

“Si ponemos una rana en una cazuela con agua hirviendo, la rana salta para salir. Sin embargo, si ponemos la rana dentro y vamos calentando el agua poco a poco, muere”, comenzó explicando la docente a través de la visualización de un vídeo que tiene por protagonista una rana, animal que utiliza para comparar el efecto que hace en la población la cultura y todo aquello que nos rodea. “En esta rana está la clave para entender el mensaje que quiero transmitir. Esta tarde vamos a hablar de género”, introdujo Martín.

¿Por qué realmente fueron invisibles las mujeres periodistas, novelistas, humoristas…? A través de Google, la profesora quiso mostrar los estereotipos formados en la sociedad. “Es importante perder el miedo a cuestionarnos hasta nuestros pensamientos más arraigados”, señaló Martín. Deportistas, científicos, periodistas… fueron tres términos que, a través de las imágenes del explorador, se asociaban a los hombres, porque las 50 fotografías que aparecían en la primera página eran de figuras masculinas. Una base cultural que hace que no se vea la realidad. “El problema es que Google, al igual que nosotros, no ha sido creado para tener perspectiva de género”, apoyó la profesora.

Los medios de comunicación juegan un papel fundamental al respecto. La representación de las mujeres profesionales en ellos es inferior a la del hombre. “Los medios deben romper los estereotipos”, declaró la informadora. Y es que, cuando las mujeres aparecen en ellos, se tiende a hablar de su físico o su parentesco con alguien. ‘Las candidatas más seductoras para el 26J’ o ‘¿Pueden sobrevivir las astronautas sin maquillaje?’ fueron dos de los ejemplos de titulares de noticias publicadas que se mostraron. En deporte, esta situación resulta aún más visible. El análisis del aspecto físico de la mujer gana en protagonismo. Es por ello, por lo que Martín recalca la importancia del lenguaje que utilizan los medios de comunicación. “Los periodistas deben usar bien el lenguaje porque la gente piensa como ellos hablan y el lenguaje moldea nuestros pensamientos”, sentenció la periodista.

Con la violencia de género y las redes sociales se llegó al tramo final de la conferencia. Las redes sociales como arma de doble filo, por afianzar el pensamiento a través de algoritmos. “Internet y las redes sociales conducen a bucles comunitarios de los que es difícil escapar”, concluyó Martín.

“La igualdad de género tiene que ser una realidad vivida”. Michelle Bachelet

Compartir