Marta Ropero González  |  Fotografía: Pixabay  |

La violencia de género, por desgracia, es una de las lacras que a día de hoy sigue estando de manera muy presente en la sociedad. Aún así, son muchos los procedimientos usados para intentar erradicarla; uno de ellos es La guía para el tratamiento informativo de la violencia de género’ que La Junta de Castilla y León ofrece de manera gratuita a través de un soporte on-line.

En la presentación de la guía, se menciona cómo la estrategia regional para internar erradicar la violencia de género, pasa por colaborar con la campaña ‘Objetivo Violencia Cero’. Pero exactamente, ¿qué es esta guía? Se podría analizar como una herramienta que únicamente pretende servir de documento de apoyo para introducir un enfoque sensible a la violencia de género en las acciones de comunicación, haciendo hincapié en las coberturas periodísticas.

Un tratamiento mediático correcto en relación con este tema llevaría implícito una mayor concienciación con el problema, así como mejoras y ayuda. Por ello, la guía va dirigida a los estudiantes de periodismo para que puedan completar su formación y puedan enfocar su labor en clave de género.

Se suma la importancia de respaldar la extensa normativa y las declaraciones institucionales que proclaman la igualdad de todas las personas. Es necesario un hilo conductor que aclare todas ellas y sea capaz de explicarlo, de ahí que se lleve a cabo la elaboración de esta guía para aclarar dudas y luchar para acabar con la violencia de género.

¿Por qué es importante informar con perspectiva de género? Porque es importante admitir las diferencias aún existentes entre hombres y mujeres. Pero realmente esta guía ¿qué entiende por violencia de género? Cualquier tipo de violencia contra las mujeres. Dentro de este apartado también aparece la explicación de por qué únicamente se considera violencia de género el maltrato del hombre a la mujer y se analizan las dimensiones de este problema.

La amplia guía ofrece más apartados como son: la objeción de las fuentes, el tratamiento de la información (donde hay que tener en cuenta siempre el contexto en el que se enmarca el hecho y las consecuencias derivadas de éste) y un punto muy importante a tener en cuenta, cómo se enfocan los hechos, ya que la violencia de género no es un suceso, ni un delito aislado, tampoco es una situación ocasional, ni un suceso puntual, ya que sucede con mucha más frecuencia de lo que pensamos.

Dentro del apartado de ‘¿Cómo han sucedido los hechos?‘ se ofrecen técnicas, como consejos para evitar el sensacionalismo, no atender únicamente a lo sucedido en las últimas horas y tener en mente siempre quién es la víctima, rechazando estereotipos y contrastando siempre bien la información. Especialmente importante es tener en cuenta quién es el agresor, atendiendo, si los hubiera, a posibles antecedentes penales y comunicando siempre las consecuencias derivadas de ese delito para el agresor. Acto seguido se explican las diferentes causas de estas agresiones, como son el machismo y la desigualdad, y así evitar información que en algún momento pueda culpabilizar a la víctima.

Para resumir, hay que tener en cuenta que, en cuanto a la difusión de la información, siempre hay que seleccionar la información, tener en cuenta que es lo verdaderamente importante en la noticia, seguir siempre un hilo conductor y dejar claro el apoyo mediático y social que tiene este problema, así como dar información relevante para las mujeres que se encuentran en esta misma situación.

Compartir