La Universidad de Valladolid organiza una jornada sobre la “Ley Rider”

0
300
LAURA CENALMOR SÁNCHEZ | Fotografía: Universidad de Valladolid|

La Universidad de Valladolid ha organizado una jornada alternativa universitaria llamada “Los Riders: historia, situación y objetivos en el contexto de la Ley Rider”. Esta conferencia está organizada por la organización “RidersxDerechos”. Este es un colectivo que se encarga de luchar por los derechos y condiciones laborales que merece la clase obrera, y en especial de los trabajadores del sector de reparto a domicilio.

La jornada tendrá lugar el jueves 2 de diciembre en el Salón de Grados de la Facultad de Derecho de Valladolid y la entrada será libre hasta completar el aforo. El evento se llevará a cabo desde las seis de la tarde hasta las ocho. Estará dirigido por los portavoces de Felipe Corredor y Nuria Soto.

El objetivo de esta jornada es conocer el contexto y los objetivos de la “Ley contra la huida del derecho del trabajo a través de las nuevas tecnologías” o más conocida como “Ley Rider”. Esta ley entró en vigor en agosto de 2021 tras ser aprobada en mayo. Su objetivo es que los trabajadores de las plataformas online de comida a domicilio (como Glovo, UberEats o Deliveroo) estén regulados específicamente.

Esta ley se centra en dos puntos concretos que modificarán el Estatuto de los Trabajadores. En primer lugar, reconoce a los repartidores de plataformas digitales como trabajadores asalariados. Esto es así porque la Ley considera que, al ser plataformas que dirigen el trabajo de los repartidores, estos se deben considerar empleados. Por otro lado; estas plataformas deben informar al comité de empresa sobre los parámetros en los que se basan los algoritmos sobre los que se toman las decisiones que afectan a las condiciones de los repartidores.

Los sindicatos y los repartidores dieron su punto de vista en el momento en el que se aprobó esta ley. Por su parte, los sindicatos querían que estas medidas se tomasen con todos los trabajadores dependientes de plataformas digitales. Por otro lado, los repartidores estaban divididos. Una parte de ellos están de acuerdo con esta normativa; otros, en cambio, prefieren seguir siendo autónomos.