SELENA SAN JOSÉ VIVAS  | Fotografía: Ainhoa de la Huerga  |

Todo periodista tiene derecho a la intimidad, tal y como establece la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Pero para evitar su vulneración, hay que tener a buen recaudo la información, así como proteger la propia identidad y la de la fuente. También es importante hacer un uso responsable y seguro de las tecnologías.

Los errores más comunes que llevan a perder privacidad son, por ejemplo, unirse a una red WiFi pública, intercambiar correos sin cifrarlos, introducir contraseñas en el ordenador en lugares públicos donde puedan verte y usar varios ordenadores para trabajar.

Decálogo para mejorar el nivel de seguridad, privacidad y anonimato 

  1. Mantener el ordenador actualizado: el 90% de los errores de seguridad se debe a tener un equipo o programas desactualizados.
  2. Poner contraseñas seguras: evitar poner datos, contraseñas de diccionarios o contraseñas muy fáciles de descifrar. Para tener una contraseña segura hay que incluir mayúsculas, minúsculas, números y símbolos.
  3. Tener cuidado con las redes WiFi públicas: al conectarse a la WiFi de una biblioteca, cafetería o lugar publico hay que tener cuidado pueden ser interceptadas por una tercera persona.
  4. Cuidar los metadatos: hay que ser consciente de que los documentos, imágenes o archivos contienen información adicional que tiene que ser eliminada.
  5. Compartir información de forma privada: en la medida de lo posible se recomienda no usar servicios comerciales que no respetan la privacidad del usuario.
  6. Navegar de forma segura por Internet: muchas URL incluyen la letra ‘s’ al final de ‘http’, para indicar que la página en la que estas navegando es segura. También hay casos en los que encuentres un candado cerrado.
  7. Hablar por apps segurasSignal es una aplicación open source cifrada y con múltiples opciones para mejorar la privacidad de nuestras conversaciones. Otra opción es XMPP, un protocolo de mensajería instantánea, vídeo conferencia y transferencia de archivos a través de un cliente que se instala en el equipo.
  8. Usar correros electrónicos cifrados: en las plataformas de correo electrónicas habituales como Outlook o Gmail permiten cifrar los mensajes.
  9. Abrir la documentación sensible con apps de cifrado: un ejemplo es VeraCrypt, un software de código abierto y multiplataforma que permite cifrar de forma sencilla los documentos y crear particiones ocultas.
  10. Recurrir a sistemas operativos seguros: si se trabaja en ordenadores ajenos es conveniente usar Tails, un sistema operativo en una memoria USB. Incluye varias aplicaciones preconfiguradas pensadas para asegurar la seguridad del usuario.
Ordenador en una mesa con el símbolo europeo de la seguridad. | Fotografía: Pixabay

Cinco maneras de protegerte en Internet

Además de estos consejos, hay cinco métodos para navegar por Internet de forma mucho más segura sin que rastreen tu actividad y cuales son tus preferencias en la búsqueda:

  • Usar buscadores con un enfoque en la privacidad, es decir, que estén diseñados para mantener tu información fuera del alcance de terceras personas, como DuckDuckGO.
  • Instalar en tu navegador la extensión Privacy Badger es una aplicación que informa de los posibles riesgos de navegación y asesora sobre quién te sigue o si una página es fiable o no.
  • Activar la notificación de ‘No seguimiento’ en las configuraciones del navegador.
  • Desactivar el uso de cookies en el buscador, de esta forma las webs no tendrán acceso a las páginas que visitas.
  • Navegar en modo incógnito. Se activa en configuraciones del navegador.

Estas técnicas permiten trabajar de forma más tranquila y privada sin permitir que terceras personas intervengan en la información de tu equipo. La seguridad y la privacidad personal es el derecho de toda persona a no dar sus datos sin su consentimiento, por ello recuerda que ‘la seguridad es cosa de todos’.

Compartir