ROBERTO GONZÁLEZ RENEDO  |  Fotografía: Pixabay  |

The Citizens Agenda es un proyecto de Hearken, una empresa tecnológica y de consulta para conectar con las audiencias, que busca reformular las coberturas electorales en los medios. El modelo de Hearken intenta que éstas brinden información útil a los votantes, para que puedan ejercer el derecho a voto con un mayor grado de conocimiento.

Las elecciones, tanto a nivel nacional, regional o incluso local, son eventos en los que la ciudadanía demanda mucha información. Muchos y muy diferentes grupos de audiencia utilizan los medios para informarse sobre las promesas, las trifulcas verbales o los escándalos de los diferentes políticos. En esta guerra por conseguir aumentar sus audiencias, los medios han innovado sobre cómo exponer toda esa información. Además, la llegada de Internet ha supuesto un cambio radical que forzó a los medios a reinventarse y convertir sus contenidos en elementos transmedia.

Aun con todos estos cambios, los medios aún tienen el mismo problema a la hora de afrontar las coberturas electorales. Son los políticos los que imponen los temas y sus agendas, y los medios tienen poco margen para informar sobre lo que los ciudadanos realmente necesitan o quieren saber. Bajo esta tesis surge The Citizens Agenda, que busca dar la vuelta a ese sistema y conseguir que los políticos hablen de lo que la ciudadanía entiende como problemas de interés.

Jay Rosen, profesor de periodismo de la Universidad de Nueva York y colaborador en The Citizens Agenda, ofrece algunos pasos para ayudar a las redacciones a afrontar estas coberturas:

Identificar el público al que se trata de informar

Una parte fundamental a la hora de afrontar como informar es conocer cual es el público natural de nuestro medio, y los posibles nuevos targets que podemos alcanzar. Cuanto mejor se conozca a la audiencia, mejor se formula la información.

Preguntar al público sobre qué les gustaría que hablaran los candidatos a la hora de competir por su voto

Preguntar a los votantes que les gustaría oír por parte de los candidatos podría ser una pregunta simple, pero difícil de responder. Se recomienda repetir el interrogatorio la pregunta todas las veces que sea necesario y ofrecer una respuesta a modo de ejemplo para facilitar la compresión. La cuestión es mucho más amplia que: ¿Cuáles considera que son sus problemas más importantes? De este modo, se permite abrir el debate público a temas que pueden no ser de actualidad política.

Interpretar las respuestas

Ante todas las respuestas que se recopilan, se debe interpretar cuales de ellas son los temas más demandados y, en base a ellos, crear una agenda en la que se clasifiquen según su prioridad.

Consultar a los preguntados sus opiniones sobre esa agenda

Es necesario revisar si los preguntados sienten que se han plasmado sus inquietudes dentro de la agenda. Ya sea al volver a entrevistarles o utilizando test individuales. La agenda debe estar abierta a modificaciones hasta que termine la campaña electoral.

Usar la agenda para preguntar a los políticos

Puede que las preguntas que se formulen en base a esa agenda descoloquen a los políticos. En muchas ocasiones, intentarán esquivar la pregunta del periodista y dirigir su respuesta hacia su ideario propio. En esos casos, se recomienda insistir y rehacer las cuestiones, apretando así a los candidatos hasta obtener una respuesta clara.