Suicidio, tema tabú en los medios y cómo tratarlo

0
311
Ainhoa Díez Ruiz  |  Fotografía: Ainhoa Díez Ruiz  |

En España se producen diez suicidios al día. Se trata de una de las principales causas de muerte entre los jóvenes, de un problema grave de salud pública y de un tema prácticamente tabú en los medios de comunicación. En busca de una solución, se han lanzado múltiples programas de prevención en los que desempeña un papel muy relevante, el llamado «cuarto poder», el periodismo.

“La difusión apropiada de información y una campaña de sensibilización del problema son elementos esenciales para el éxito de los programas de prevención.” Señala la Organización Mundial de la Salud (OMS). Es decir, el tabú debe acabar.

Antes de saber cómo informar sobre un caso de suicidio, es importante conocer por qué es tan importante que se haga de manera adecuada. La noticia puede derivar en dos resultados: el efecto Werther (producirá un incremento de los suicidios) o el efecto Papageno (ejercerá un papel preventivo). Que se produzca uno u otro efecto depende en gran medida del tratamiento de la noticia por parte de los medios. De ahí la relevancia de hacerlo correctamente.

A la hora de informar sobre un suicidio es básico partir de fuentes fiables, como son el banco de datos de la OMS, el Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (UNICEF) y el Instituto Interregional de Investigación del Crimen y la Justicia de las Naciones Unidas (UNICRI). Independientemente de que se trate de una celebridad, no se debe caer en el sensacionalismo y la noticia no debería aparecer en portada.

Es importante una redacción sin exageraciones y sin entrar en detalles sobre el método o el lugar del suicidio. Según algunas investigaciones, los medios de comunicación influyen también en la forma o lugar en el que se lleva a cabo, aumentando el riesgo de que más personas los utilicen. Por otro lado, mencionar las secuelas ocasionados por intentos fallidos, como parálisis o daño cerebral, puede ayudar a disuadir otros intentos.

Sobre todo, el periodista debe recordar y transmitir que el suicidio no es algo simplista o inexplicable. No ocurre por un solo factor aislado, sino que es cúmulo de varias situaciones. Tampoco se trata de una solución a los problemas. En este punto, resulta imprescindible resaltar las alternativas al suicidio, las ayudas de las que se puede disponer (como las líneas telefónicas de ayuda) y las señales de advertencia que pueden manifestar las personas que quieran quitarse la vida.

Y, tanto a los supervivientes como a las personas cercanas a las víctimas, es importante ofrecerles un mensaje de solidaridad, números de ayuda y la oportunidad de dar declaraciones, si así lo desean, siempre respetando su dolor.

En cualquier caso, hay que informar, el velo que se ha creado alrededor de este tema poco a poco debe ir despareciendo para solucionar este problema de salud que tiene una repercusión a nivel mundial.

Compartir