LAURA GARCÍA BORGES | Fotografía: Raúl Rodrigo |

Raúl Rodrigo decidió que no pasaría el tercer año de carrera en Valladolid, sino que quería estudiar en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla y, ya que había dejado su casa atrás en Soria para empezar a estudiar periodismo, esta vez se le antojaba una aventura más lejana. Se enamoró de la tierra andaluza nada más pisarla y tuvo claro que ese sería su destino.

P: ¿Por qué decidió hacer una Séneca?

R: Me apetecía cambiar de aires durante un año. Esto no significa que estuviera mal en Valladolid, de hecho, estaba muy a gusto, pero quería un cambio y las opciones que te ofrece la Universidad de Valladolid es irte de Erasmus o ir de Séneca. En mi caso mi nivel de inglés es bastante bajo, lo que me complicaba el Erasmus, por lo que me decidí por la Séneca.

P: ¿Sevilla fue desde el principio su primera opción o barajó otras posibilidades? ¿Por qué la elegiste?

R: Yo soy de Soria, y estudio en Valladolid y estoy a unas dos horas de mi casa, por lo que me apetecía irme un poco más lejos, ya que me iba a otra ciudad por lo que me decanté por Andalucía. Escogí como primera opción Sevilla y como segunda, Málaga. A esto hay que sumarle que los dos primeros años de carrera viví en la Residencia Alfonso VIII y a lo largo del curso todos los de la residencia hacíamos un viaje y el primer año fuimos a Sevilla y nunca había estado en Andalucía y me encantó. Luego, hablando con unas amigas de risas empecé a decir “me voy a venir un año a vivir a Sevilla, me voy a venir de Séneca” y cuando se abrió el plazo en 2º lo pedí, pensando que no me lo darían porque solo había una plaza, pero me lo concedieron, así que se lo dije a mis padres y ellos me apoyaron.

P: Tengo entendido que los alumnos Erasmus tienen actividades para la integración en su país de destino ¿Existe algún programa parecido para los alumnos de Séneca? En el caso de que no exista, ¿eso le complicó la integración en Sevilla?

R: Para los alumnos Erasmus hay actividades de integración, hay una compañía llamada ESN que desde el principio les hacen fiestas de bienvenida, le programan viajes, les dan una pulsera para que tengan descuentos en los bares, o en compañías como Ryanair. Sin embargo, para los alumnos de Séneca no hay nada, y estaría genial que hubiera algo similar porque en España muchísimos alumnos nos movemos con la beca Séneca. En mi caso no se me complicó la integración porque desde el principio se empiezan a crear grupos de Facebook y yo me metí, y de ahí se crean grupos de Whatsapp. Y una vez que estás en la ciudad, por ese mismo grupo la gente empieza a proponer planes para hacer juntos. También es cierto que como yo empecé a vivir con una chica que también era Séneca cuando llegamos a Sevilla íbamos a todos los planes juntos. Para conocer gente tienes que hacerlo por tu cuenta, y si eres una persona tímida pues tener más dificultades a la hora de integrarte.

P: Antes de aventurarse en una ciudad nueva ¿Se informó sobre ella y pidió ayuda o consejos a otros alumnos que ya habían estado allí de Séneca en cursos anteriores?

R: Sí, antes de irme pedí consejo y ayuda a una veterana que había ido de séneca a Sevilla el curso anterior. A mí la ciudad me llamaba mucho, pero lo que me echaba un poco para atrás era llegar y que el nivel de la universidad fuera mucho menor a la de Valladolid o que la ciudad no fuese lo que yo esperaba, por eso le pedí consejo sobre ella. Además, le pedimos consejo a la prima de la chica con la que yo iba a vivir, que estuvo residiendo en Sevilla un tiempo y tampoco queríamos alejarnos mucho del centro, aunque nuestra facultad estaba bastante lejos.

P: Como el plan de asignaturas cambia según la universidad ¿pudo organizarse bien las asignaturas respecto a los horarios?

R: Fue un caos. En principio tienes realizar el acuerdo académico, se lo entregas a la coordinadora y ella te dice si te acepta todas las asignaturas o no. En mi caso, busqué las asignaturas más similares que se iban a dar en 3º de la Universidad de Valladolid para ir acorde con mis compañeros al volver de la Séneca. Sin embargo, había mucha gente que no cogió asignaturas similares y se las aceptaron igualmente. Mi consejo es que si tienen un coordinador que deja un poco de libertad a la hora de elegir asignaturas, que elijan materias como Radio, Televisión o Redacción para fomentar y ampliar sus conocimientos ya que en Valladolid solo se dan en un cuatrimestre y es un tiempo muy escaso. Como yo quise tener las asignaturas más similares posible, acabé teniendo asignaturas de todos los cursos, por lo que tuve clase mañanas y tardes y en ninguna repetía con compañeros que tenía otras asignaturas, por lo que se me hizo más complicada la integración. En todas las clases tenía que ir haciendo amigos y buscando gente para hacer grupos de trabajo.

P: ¿Cambia la forma de impartir las clases de un lugar a otro? ¿Cómo eran las clases?

R: Eran muy similares, la verdad. Lo que sí que cabe destacar es que en Sevilla hay una facultad exclusiva para el área de comunicación que engloba Periodismo, Publicidad y Relaciones Públicas y Comunicación Audiovisual por lo que al estar especializada solo en este ámbito los medios y las infraestructuras están mucho mejores; había tres platós, dos o tres emisoras de radio, muchísimas cámaras, micros y focos para alquilar y aulas solo para la edición. Se suele decir que en Andalucía hay un nivel más bajo en educación, sin embargo, yo no lo noté. El nivel de exigencia era igual al de Valladolid, aunque allí se le daba muchísima importancia a la asistencia a clase, en casi todas las asignaturas tenía un porcentaje de nota y en muchas pasaban lista.

P: ¿Qué es lo más complicado de esta experiencia? ¿Cambiaría algo?

R: Para mí lo más complicado ha sido irme a vivir con gente que no conocía. En Valladolid me fui a vivir a una residencia por el hecho de que iba a tener una habitación individual, por lo que iba a tener mi independencia, pero a la vez, como hay tanta gente, siempre acabas encontrando a tu grupo de amigos. Sin embargo, en Sevilla me fui a un piso y con la chica que antes mencioné me llevo genial, pero vivíamos con otro chico y con él hubo más problemas, y es que en la convivencia no te queda otra que intentar llevarte bien con los compañeros. Sí que cambiaría algo, si lo hubiese sabido hubiese preferido dar asignaturas como radio o televisión o tener todas las materias en el mismo curso para mejorar la integración en la universidad.

P: ¿Recomendaría a otros alumnos que lo hicieran?

R: Sí, sin duda. Sobre todo, se lo recomendaría a gente que aún vive con sus padres porque su universidad está en su ciudad porque creo que es totalmente necesario salir de casa para madurar y valerse por sí mismo.

P: Y para finalizar ¿Qué es lo que aporta una experiencia de este tipo? ¿Puede describir su experiencia de forma breve?

R: Principalmente lo que te aporta es madurez. Yo me comparo desde que me fui a Sevilla a cuando he vuelto y me siento más maduro y con la experiencia de haberme integrado de nuevo en otra ciudad, hacerme con sus costumbres y su estilo de vida. A mí me encantó la experiencia, yo iba con unas expectativas altas y las he cumplido con creces. Es una experiencia increíble que repetiría sin duda y es totalmente necesaria para todo el mundo.

Compartir