MAYELA DE CASTRO GARCÍA  |  Imagen: Pixabay  |  Fotografía: Getty Images  |

El humor es algo que siempre ha estado presente en el periodismo. Desde tiras cómicas hasta artículos de carácter humorístico. La sátira en el periodismo no suele tener como intención informar, sino criticar o hacer denuncias sobre un tema concreto. En algunas ocasiones a través de noticias reales, pero otras mediante noticias ficticias. Su objetivo es representar una realidad mediante una parodia o una exageración.

En España, el humor está muy presente en el periodismo desde la aparición de la prensa. Han existido decenas de periódicos con esta temática o con pequeñas pinceladas humorísticas. La forma más conocida de transmitir el humor en prensa es mediante las columnas de opinión y viñetas. En Valladolid destaca el Norte de Castilla con el escritor vallisoletano Cesar Pérez Gellida. En el ámbito de las viñetas el referente es Antonio Fraguas, más conocido como ‘Forges’. Es uno de los caricaturistas más conocidos de España, a través de diarios como El Jueves, El Mundo o El País.

Antonio Fraguas ‘Forges’ con su premio Premio Iberoamericano de Humor Grafico ‘Quevedos’ 2014. | Fuente: Juan Naharro Gimenez (Getty Images)

Actualmente la revista humorística más destacada es la conocida El Jueves. Por sus portadas exageradas y sus críticas hacia la sociedad española y el panorama político. Con la aparición de Internet, apareció también la revista en línea El Mundo Today, que actualmente tiene gran fama por su contenido totalmente ficticio. Utiliza la parodia y la sátira a través de fake news. Una manera de representar la realidad sin exponerla. También en Internet se usan los conocidos memes como imágenes en muchos artículos.

En televisión hay más demanda de periodismo de humor. Destacan actualmente varios programas como El Intermedio o La Resistencia. Emisiones donde sus presentadores, El Gran Wyoming y David Broncano respectivamente, hacen chistes y bromas mientras realizan entrevistas o dan noticias sobre la actualidad.

También destaca un programa catalán de gran audiencia a la vez que muy controvertido por su contenido paródico, Polónia. Se caracteriza por su sátira política a través sketchs donde se imitan a personajes de la política española. También existía un programa asociado a Polónia, llamado Crackóvia, cuya temática era deportiva.

A través del humor se suele buscar atraer al público, sobre todo el más joven. Pero también existen medios de comunicación que lo usan para otros fines. Es el caso del proyecto brasileño MemeNews. Consiste en mezclar el periodismo y el humor para poder concienciar a la gente sobre la urgente transformación social. Pretenden que la risa se vuelva acción.

Actualmente hay un debate en el mundo periodístico sobre si el humor tiene un hueco en el periodismo o no, si puede ser fiable una noticia con carácter humorístico. Algunos periodistas y medios afirman que no puede ser utilizado para informar, ya que no da credibilidad ni seriedad.

Otros defienden que es una difícil apuesta. Ya que un mal chiste puede afectar al publico sensible. El caso más destacado es el del programa Polónia. Algunos de sus sketchs políticos enfurecieron a cierta parte de la población, sobre todo en lo relacionado al independentismo catalán.

El argumento más destacado es la dificultad para saber hasta que punto se puede mofar un medio de la realidad. Las personas que están en contra suelen utilizar el caso del programa Chumel x HBO como ejemplo. El programa tuvo duras criticas por sus insultos hacia la forma de hablar en Chile y en otros países latinoamericanos.

A pesar de que hay mucha gente en contra del uso del humor en el periodismo, gran parte de la población mundial y de medios de comunicación defienden su uso a la hora de informar. Su principal argumento es que sirve para olvidar los problemas del día a día. El público afirma que es una manera de informarse y, a la vez, disfrutar de las noticias de manera divertida.

El humor bien usado puede ser una gran manera de llegar al público generalista. Informando y haciéndole reír, utilizando información de calidad, fuentes fiables y chistes que no terminen en polémica. El futuro del periodismo de humor está aún por ver, pero todo apunta a que puede ser la perfecta manera de informar a través de la sátira.

Compartir