MARTA LERA IGLESIAS  |  Fotografía: Pixabay  |

En medio de la crisis sanitaria, el regreso a las aulas ha cambiado radicalmente. La Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Valladolid, que ha abierto sus puertas el lunes 28 de septiembre, ha iniciado el protocolo de actuación con diferentes medidas y limitaciones frente al COVID-19. Estas están dirigidas tanto hacia el profesorado como hacia el alumnado.

La principal medida que se ha tomado en el centro es la señalización de los diferentes accesos de entrada y salida, que se realizan preferentemente por la puerta del río Esgueva. De esta forma, la puerta de la plaza del Campus queda únicamente como entrada y la puerta del Prado de la Magdalena, de salida. Medidas tomadas para evitar las aglomeraciones en horas puntas.

Dentro de las aulas, los asientos están señalizados e identificados con marcas a 1,5 metros. Por tanto, es muy importante que los alumnos ocupen el mismo lugar cada día. Una vez sentados en su lugar, se ruega evitar, en medida de lo posible, la movilidad dentro del aula. La UVa, además, apela a la puntualidad de alumnos y profesores y a evitar las salidas al baño durante las clases.

También será necesario dejar cinco minutos al comienzo de las clases y otros cinco al final para una correcta ventilación. Las ventanas tendrán que mantenerse abiertas mientras la climatología lo permita. En caso de que no sea posible, se debe realizar una pausa de diez minutos cada tres cuartos de hora durante los que no será posible salir del aula. De está forma, es necesario llevar ropa de abrigo para el interior cuando haga poca temperatura.

Por otro lado, es obligatorio respetar las distancias y medidas de seguridad en toda la Facultad, tanto en el interior como a la entrada de la misma. Además, los alumnos no pueden compartir ningún tipo de material y deben evitar las conglomeraciones. Asimismo, queda restringido el acceso a las diferentes dependencias mediante un aforo limitado. Será de un máximo de dos personas en reprografía y de dos a tres en los aseos, donde se han desconectado los secadores de mano y sustituidos por papel para evitar la propagación del COVID-19.

En caso de utilizar las salas con ordenadores, estas estarán equipadas con desinfectante y papel para utilizarlos al entrar y salir y evitar cualquier posible contagio. El resto de aulas cuentan con un kit básico de higienización que cada profesor debe usar para desinfectar su mesa y materiales compartidos. Igualmente, los equipos deben permanecer encendidos de una hora a otra hasta el final de la jornada.

El responsable COVID-19 de la Facultad es Juan Carlos Martín Cea, Secretario Académico de FyL. En caso de que algún individuo diera sintomatología compatible con la enfermedad sería el encargado de activar el plan de actuación. Para contactar con él es necesario hablar con conserjería. En la página web de FyL están recogidos los diferentes protocolos a seguir en cada uno de los espacios del centro.

Compartir