AINHOA DE LA HUERGA CELESTINO  |  Fotografía: Pixabay  |

En el momento actual, las redacciones continúan siendo un lugar de predominancia masculina, en las que la figura femenina sobresale raramente. Aunque estamos en una escala creciente en la que la igualdad de géneros en el trabajo puede parecer cercana, siguen permaneciendo brechas salariales, techos de cristal y abuso. El acceso a puestos de responsabilidad tiene grandes obstáculos para la figura femenina y los abusos, tanto de índole sexual como de poder, no son cosa del pasado.

Logo de PressForward. / Fotografía: Twitter de la asociación

La asociación PressFoward nace con el objetivo de cambiar la industria y hacer de los medios un entorno de trabajo inclusivo y seguro para hombres y mujeres, dando igualdad de oportunidades independientemente del género. Esta iniciativa comienza en marzo de 2017. La asociación se crea de forma informal el mismo día en que la revista Times nombra Personalidad del año a The Silence Breakers. Este grupo denuncia los abusos sexuales que ocurren en la industria cinematográfica.

En medio de la oleada del movimiento viral #MeToo contra de la agresión sexual, se conforma el proyecto final de PressForward, que busca cambios reales en la industria mediática y que estos se adapten y apliquen en otros campos. Su visión de futuro es una cultura de trabajo en la que se defienda la integridad de la prensa, trabajando de forma igualitaria, lejos de abusos de poder y del acoso.

Los ejes principales de esta asociación se resumen en la concienciación contra el acoso, la evaluación de las redacciones, la creación de medidas efectivas y su mejor aplicación posible. Para ello consideran una herramienta fundamental el conocimiento y la educación en valores como la inclusividad, el respeto o la integridad; a través de mesas redondas, divulgaciones y eventos. Para Kelly McBride, fundadora de PressForward, estas medidas deben venir de la mano de líderes aptos para la creación de redacciones equilibradas.

“Realmente sólo se trata de cambiar el punto de partida. Sé que suena simple y básico, pero ¿y si el punto de partida fuese que una mujer con un problema pueda acudir a alguien en quien confíe, y que ese alguien le crea? ” -Dianna Burgess.

Uno de sus proyectos más recientes es la elaboración de un estudio que analice las redacciones estadounidenses durante un período de 6 meses para conseguir unos datos objetivos que en palabras de Elisa Lees Muñoz, directora de International Woman´s Media Foundation, faciliten la difusión del impacto del problema y proponer soluciones.

Respecto a esto, se observa uno de los problemas a los que se tiene que enfrentar la asociación: la obtención de recursos. Hasta el momento, PressForward se ha alimentado del voluntariado y las donaciones, con lo que con una economía reducida resulta complicado mantener la nomina de especialistas para este estudio. Otro de los obstáculos es la posible bajada del impulso que ha tenido el movimiento, dejando que el proyecto muera en las redes.

PressForward nace del afán de decir aquello de lo que de necesitaba hablar, como explica en IJnet, Eleanor McManus, fundadora de la asociación, en las siguientes declaraciones: “Nos dimos cuenta de que éramos un grupo de periodistas y productoras talentosas que salían al terreno para hacer una diferencia, para ayudar a contar una historia”.

Compartir