TAMARA CRESPO | Fotografía: Fidel Raso  |

El periodista y escritor Carlos Santos, trasladó el sábado a Urueña, la Villa del Libro, al un pasado reciente pero decisivo de la historia de España: los años 80. Lo hizo al presentar su último libro, Avión Club, subtitulado así, Una historia de los 80, y acompañado de una colega con la que compartió parte de las experiencias que relata, Nieves Concostrina.

Organizado por la Librería Primera Página, especializada en periodismo, fotografía y viajes, el acto contó con un aforo completo, en un escenario, el bar de un antiguo restaurante, que recordaba en algunos aspectos al mítico café cantante, el último de Madrid: hubo mucha gente en un espacio reducido, música y pipas, que en el verdadero Avión se servían en platillos con las bebidas. Este bar sirve como  excusa perfecta al autor para rememorar 333 historias de esa época. La cifra no es casual, pues su anterior libro, un ensayo, recoge 333 historias de la Transición. En esta ocasión, Santos eligió la fórmula de la novela, pero con mucho de crónica e historia, con personajes que como él mismo reconoce, son reales pero podrían ser ficticios y viceversa. El paradigma del personaje  tan singular que podría ser ficticio, es el del propio protagonista, César Martínez, el pianista, que tocó cada noche en el Avión Club durante 40 años y cuya interesante vida reconstruye Santos hasta donde puede con una exhaustiva y novelesca investigación periodística que le lleva incluso hasta la España del siglo XIX o de la Guerra Civil.

Avión Club fue uno de los locales más singulares de la época de la llamada ‘movida’. Por él pasó media España, gentes muy diversas que cantaban al son que tocaba César, que sonreía siempre, «sin el menor atisbo de melancolía». En esta novela, Santos rememora aquellos años, aquel bar, aquellas gentes, la música que les acompañaba, el humo que lo rodeaba todo con su neblina…, y compone un relato lleno de vivencias ochenteras, incluidas sexuales y políticas, que a todos los presentes, independientemente de su edad y de si vivieron o no la movida, les trajo vívidos recuerdos. Entre los presentes había, eso sí, varios que habían conocido el Avión, cerrado en 1994, e incluso hubo una sorpresa especialísima cuando el escritor se fundió en un abrazo con uno de los personajes que se mencionan en la novela, «el Chino», un hombre que en realidad se llamaba Ángel Ballesteros y que se acercó hasta Urueña desde Toledo. Autor y personaje real llevaban 30 años sin verse.

Otra de las sorpresas de la tarde fue la revelación de que una de las escasas fotografías del protagonista del libro, el pianista César Martínez, había aparecido en Urueña. El autor es el encuadernador Fernando Gutiérrez, quien en aquellos años trabajó como fotógrafo para La Guía del Ocio y que captó toda la esencia de este hombre singular que puso «banda sonora» a las vidas de los clientes, personas de toda clase y condición, que pasaron por el Avión. La imagen capta la sempiterna sonrisa de César, parapetado tras la barra, con su cigarrillo en la boca, las manos al piano, sobre la tapa, la cajetilla de Peninsulares y rodeado de cajas de cerveza y cachivaches.

De izquierda a derecha el músico Luis Delgado, Fernando Gutiérrez, encuadernador, Carlos Santos y Tamara Crespo
De izquierda a derecha el músico Luis Delgado, Fernando Gutiérrez, encuadernador, Carlos Santos y Tamara Crespo.

La música la puso la librería Primera Página, con un trabajo de recopilación de todas y cada una de las referencias musicales (temas, autores y estilos no solo de los 80 sino de las más diversas épocas) que pueblan el libro. Son 170, que suman exactamente 11 horas y un minuto de música, disponibles en una lista pública de la aplicación Spotify llamada ‘Avión Club’. De ella, el autor eligió para reproducir durante la presentación 15 temas agrupados en una segunda lista (‘Avión Club, selección de Carlos Santos’), con la inevitable El calor del amor en un bar, de Gabinete Caligari, entre ellas, pero también con el tema central de Casablanca, As Time Goes By, que César interpretaba dos o tres veces al día a petición de su público.

La de Urueña fue prácticamente la primera presentación del libro, ya que solo hubo una anterior en Almería, donde Santos creció y ejerció durante sus primeros años como periodista, siendo director de La Voz. Actualmente es subdirector del programa de RNE  No es un día cualquiera, dirigido por Pepa Fernández, en el que colabora Nieves Concostrina, que fue compañera suya en el extinto Grupo 16 en la época de la novela, por lo que se generó una interesante conversación entre ambos. La siguiente presentación de Avión Club tendrá lugar en Madrid el próximo día 28.

Compartir

Dinos tu opinión

Please enter your comment!
Please enter your name here