Perdamos el miedo a los trabajos académicos

1
25
Trabajos Académicos
PALOMA AGUADO CARRO  |  Fotografía: Unsplash  |  

Sí, otro trabajo. Comienzan los suspiros y las miradas con tus compañeros. Todos esperan ansiosos las normas del profesor sobre la nueva entrega. Y vuelves a suspirar. Se te acumulan las tardes en la facultad y no sabes cómo afrontar muchas de las tareas. Año tras año encuentras más dificultades y comienzan los trabajos académicos, sin olvidarnos del esperado Trabajo de Fin de Grado (TFG). Pero, ¿podemos afrontar estos proyectos sin agobios, sin estrés y disfrutando del aprendizaje? Y si es posible, ¿cómo conseguirlo?

Vale. Es una pregunta muy ambiciosa. Pero no podemos olvidar que los trabajos son una parte fundamental del aprendizaje académico y nos acompañan de forma continua en nuestro camino profesional. Por esta razón, debemos considerarlos como nuevas oportunidades de mejorar, aprender y superar nuestros miedos. Las dudas que compartimos los estudiantes pueden resolverse, en muchas ocasiones, conociendo los consejos clave y los errores comunes que debemos evitar. Veamos a continuación cómo vivir más tranquilos.

Nuestros miedos y cómo afrontarlos

Muchos de los problemas que nos generan estrés y agobio surgen de nuestras dudas a cerca de cómo comenzar un trabajo académico. A continuación, veremos cómo resolver diferentes cuestiones gracias a pequeños trucos y consejos.  

  • ¿Qué tema elijo?

En algunas ocasiones son los profesores quienes proponen el tema o el campo de investigación del trabajo académico. Sin embargo, el alumno siempre debe orientar la materia hacia sus gustos e intereses. Alicia Gil Torres, profesora en la Universidad de Valladolid en el Grado de Periodismo, asegura que es vital “elegir un tema que nos motive, porque sin querer vamos a realizar un trabajo interesante”. Además, si tenemos dudas a cerca de lo que nos gusta, primero podemos descartar todo aquello que no nos interesa, con el objetivo de delimitar nuestros intereses.

Y una última clave. Puede ser muy útil pensar en las asignaturas que hemos cursado en la carrera y seleccionar las más interesantes para nosotros, comenta Alicia Gil. De esta forma, empezaremos a elegir un campo de investigación más concreto.

  • Y ahora, ¿qué?

Ya tenemos nuestro tema. El siguiente paso consiste en organizar nuestras ideas y estructurar nuestro trabajo. Lo más importante es fijar los objetivos que queremos conseguir para no desviarnos de la cuestión principal. Realizar en un papel un plan provisional de las partes más importantes del trabajo es un consejo muy valioso de John Clanchy y Brigid Ballard en su libro Cómo se hace un Trabajo Académico.

  • ¡Necesito nuevas ideas!

Antes de comenzar a redactar es importante investigar, leer y reflexionar sobre el tema. Puede ser de gran ayuda leer otros trabajos similares, revistas especializadas, noticias, artículos o autores relacionados con el campo de investigación. En realidad, las fuentes de información dependen mucho del tema escogido. Este proceso nos ayudará a organizar mejor el planteamiento inicial y a avanzar en el proyecto.

Un truco final de la profesora Alicia Gil: ver conferencias de la organización TEDx, dedicada a difundir ideas y conocimiento.

  • ¿Qué fuentes son fiables?

Esta es una de las principales dudas a la hora de realizar cualquier trabajo. A lo largo de nuestra vida académica hemos estado acostumbrados a utilizar un libro de texto en el que se encontraba toda la información necesaria y al que además, dabamos absoluta credibilidad. Sin embargo, para realizar un buen trabajo académico no existe un libro principal que contenga toda la información necesaria. Será fundamental consultar diferentes fuentes de información y realizar una lectura crítica, profunda y prolongada de las mismas. 

Uno de los consejos que nos brindan John Clanchy y Brigid Ballard en su libro consiste en consultar las bibliografías generales que entregan los profesores en las diferentes asignaturas del grado. Sin embargo, puede resultar insuficiente y poco específico. Además, nos encontramos con el problema de la sobreinformación en Internet y es difícil distinguir las informaciones cuidadas y veraces de las menos honestas. Por esta razón, debemos consultar varios documentos: libros, revistas científicas, tesis doctorales o enciclopedias. Sin olvidar también los nuevos recursos que nos ofrece internet: blogs, wikis o redes sociales. Después, será nuestra labor contrastar toda la información y establecer los criterios de importancia y relevancia oportunos.

Las claves para realizar un Trabajo Académico | Elaboración: Paloma Aguado
Las claves para realizar un trabajo académico | Elaboración: Paloma Aguado

Los errores que debemos evitar

Después de conocer los mayores miedos de los estudiantes a la hora de realizar sus trabajos académicos, vamos a determinar los principales errores que debemos evitar. Eva Campos Domínguez, profesora del grado de Periodismo, comenta los más frecuentes en los Trabajos de Fin de Grado. Fallos que también pueden extrapolarse a la elaboración de otros trabajos académicos.

  • Una incorrecta elección del tema. Campos garantiza que “es el error más común porque la mayoría de los alumnos plantean temas muy genéricos o muy amplios que son imposibles de abordar en un TFG”. Nos asegura que para poder mejorar el proyecto es importante trabajar desde el principio con el tutor, y de esta forma, concretar y pulir el tema.
  • Dudas referentes a la metodología. “A la mayoría de los alumnos les cuesta formular hipótesis y objetivos”, asegura Campos. Por esta razón, invita a los estudiantes a entrenarse en esta tarea durante un tiempo, para poder realizar el trabajo con mayor facilidad.
  • Escaso conocimiento de Office. Eva Campos confiesa que “le llama mucho la atención el escaso conocimiento que muchos tienen de las funciones del Office”. Funciones como introducir una nota a pie de página en un documento de texto o como trabajar con datos en Excel. Además, asegura que la Universidad no tiene la función de enseñar al alumnado, debe ser el estudiante el que aprenda por su cuenta.
  • No leer los documentos relativos al TFG. “Es habitual que los alumnos no lean los documentos que contienen la información relativa al formato, a la extensión del trabajo, a su estructura o a la diferencia entre un trabajo profesional o académico”, explica Campos. Este es un trabajo que deben realizar los alumnos en casa, sin esperar que el profesor les explique todas las cuestiones.

¡Lo más importante!

Después de observar las miedos y los errores en la elaboración de los trabajos académicos concluimos con dos reflexiones primordiales. Gracias a la experiencia de la profesora Eva Campos, descubrimos que la mayoría de los alumnos desarrollan su trabajo con interés y motivación. Por su puesto, su correcta ejecución exige tener capacidad de trabajo y un alto nivel de exigencia. Sin duda, una labor que será mucho más fácil si realizamos un trabajo que nos apasiona, como afirma Alicia Gil sonriente.

Compartir

1 Comentario

Dinos tu opinión

Please enter your comment!
Please enter your name here