KATERINA PLAMENOVA PETROVA  |  Fotografía: Pixabay  |

Halloween es sin duda una de las épocas más esperadas del año para disfrazarse y pasarlo bien. Pese a que esta celebración se conozca por la importación de Estados Unidos y Reino Unido, se lleva a cabo en España desde muchos siglos antes de que se pusiera de moda en los países anglosajones.

El origen de Halloween está en el Samhain. Esta palabra fue tomada como significado y representación del final de verano y la llegada de otoño. Lo que es lo mismo, el fin de las cosechas y la entrada a una nueva estación.

Fotografía de Ignacio Repilado

El Samhain es una tradición celta que da comienzo al periodo de frio y oscuridad. Según cuenta la leyenda, los espíritus aprovechaban para regresar y mezclarse entre la gente. La muerte se infiltraba entre los vivos con la intención de llevarse algunas almas al mas allá.

Pero los druidas celtas fueron mucho más perspicaces e inteligentes e intentaron engañar a los muertos. Se disfrazaban de espíritus y les dedicaban ofrendas para mantenerlos contentos y alejados, cosa que funcionó. Esta tradición tuvo mucha repercusión en Centroeuropa, las Islas Británicas y el norte de España.

Tras la conquista romana de los pueblos celtas, los principios del Samhain tomaron otro sentido. El festejo comenzó a relacionarse con Pomona, diosa romana de las frutas y los jardines.

A partir el siglo IV, en España se empezó a celebrar el Día de Todos los Santos. Esta celebración conmemora a todos los mártires perseguidos durante los primeros siglos del cristianismo. La fiesta tuvo lugar el 13 de mayo, pero, por orden del papa Gregorio III, la fiesta se pospuso al 1 de noviembre con la intención de sustituir el Samhain.

Fotografía de Ignacio Repilado

Es a partir del siglo XIX cuando la fiesta llega a Estados Unidos debido a la inmigración de los irlandeses durante la La Gran hambruna irlandesa de 1845. En ese momento, la fiesta se convierte en una mezcla entre el Samhain celta y la católica víspera de Todos los Santos.

Estados Unidos comienza a crear por su parte una fiesta totalmente desvinculada de ambas religiones. Un día dirigido hacia la celebración de una fiesta propiamente dicha, como se la conoce actualmente. Disfraces, calabazas, dulces y el famoso “truco o trato” se han convertido en iconos de esta fiesta celebrada del 31 de octubre.

Hoy en día referirse a Halloween es referirse a la fiesta estadounidense. Cada vez más países la conocen, se adaptan y disfrutan de esta costumbre. En España se celebra de la misma forma que en Estados Unidos y de hecho, se puede destacar una obra artística típica de esta época, ‘Don Juan Tenorio. Se representa todos los años y en ella se puede ver el origen de la fiesta.

Fotografía de Ignacio Repilado
Compartir