Los nuevos perfiles periodísticos traen aires de esperanza

0
78
INÉS MODRÓN LECUE  |  Fotografía: Laura Pena  |

Cuando el final de la etapa universitaria se acerca, se siente más próximo el abismo. Ese precipicio al que cuesta mirar comienza a resultar amenazante. ¿Qué hay después de la carrera? Es hora de decidir, quien tenga oportunidad para ello, si continuar con la formación tradicional a través de un máster u otro grado o tratar de encontrar un trabajo, en un mundo laboral incierto.

Todo parece aún más complicado por culpa del constante murmullo que recuerda la precariedad de la profesión periodística. Ante esta situación, la desesperanza del alumnado de Periodismo no es de extrañar. Por eso, son de agradecer los encuentros con jóvenes profesionales que, hace muy poco, miraban a la pizarra en esas mismas aulas y ahora son un ejemplo de éxito.

El seminario ‘Perfiles periodísticos emergentes. Encuentros con ex alumnos de la UVa’, celebrado este martes 23 de noviembre en la Facultad de Filosofía y Letras, ha permitido conocer a dos graduados de Periodismo en la UVa, que son auténticos referentes. Gloria Martínez y Guillermo Gallegos finalizaron sus estudios en 2019 y 2020, respectivamente. Ambos, trabajan actualmente en el ámbito del Periodismo y ocupan puestos innovadores en sus empresas.

Como cualquier recién graduado, experimentaron miedos e incertidumbres al terminar su etapa en la UVa. ‘En el primer septiembre después de la titulación, se siente frío’, ha asegurado la profesora Pilar Sánchez, presentadora de la sesión. Pero, los dos compañeros supieron superarlo y trabajar en sus logros. ‘Tienen en común una actitud ante el periodismo y ante la vida’, ha añadido.

Gloria Martínez ha sido la primera en intervenir. En su último curso de Periodismo, ocupó el cargo de directora de esta revista universitaria y, en la actualidad, trabaja como redactora en Prodigioso Volcán, un medio innovador, referente en inteligencia artificial y periodismo especializado. Está dirigido por Mario Tascón, experto en perfiles periodísticos digitales.

Soy una persona normal, no soy ejemplo de nada’, ha declarado Gloria al inicio de su exposición. Su intención era mostrar que no se diferencia tanto de quienes ocupan ahora las aulas por las que pasó hace tan solo unos años. ‘Quiero deciros que hay trabajo, el camino es complicado, pero todos tenemos un hueco’, ha añadido. Se ha presentado como una persona inquieta desde pequeña, a la que le gustaba leer y escribir. Así, entró a la carrera de Periodismo y descubrió una profesión con muchas más salidas de las que imaginaba.

En sus cuatro años de grado, no se limitó a asistir a las clases. Compaginó el estudio con voluntariados, su trabajo en Inform@UVa, RadioUVa y demás actividades extracurriculares. Al finalizar esta etapa y ante la ‘llegada del abismo’, comenzó a enviar correos electrónicos con su currículum y su porfolio. En septiembre de ese mismo año, recibió una llamada de Prodigioso Volcán, donde dos años después continúa. Esta empresa se define como ‘una compañía de transformación con ADN Periodístico’.

Su equipo multidisciplinar de compone de periodistas, diseñadores, creativos y demás perfiles diversos. Apuestan por ‘contenidos disruptivos y de calidad’ y ‘estrategias de comunicación diferenciales’. Esto les ha permitido estar detrás del trabajo de grandes marcas como Atresmedia, con el proyecto ‘Levanta la cabeza’, o la revista Insight, de la IESE Business School.

Gloria ha reivindicado la necesidad de los perfiles periodísticos emergentes. Ha explicado que se solicitan muchos periodistas de datos, gestores de contenidos multimedia y especialistas en redes. Aunque, ha insistido, lo fundamental y la ‘esencia de todo es informar con rigor, esa base del periodismo está siempre presente’. A pesar de no haber cursado ningún máster, ha tenido la oportunidad de incorporarse a una empresa referente. Cree que su entusiasmo y la recopilación de trabajos hechos durante la carrera que presentó en su porfolio pudieron influir en su contratación.

Después, ha llegado el turno de Guillermo Gallegos, un alumno que, según Pilar Sánchez, no ‘destacaba mucho en clase, pero se hacía notar al entregar los trabajos’.  En su paso por Periodismo, colaboró también con Inform@UVa y RadioUVa, además de en la comunicación del equipo de fútbol de la universidad. Realizó sus prácticas en la COPE y comenzó a trabajar en El Mundo en cuarto curso. Ahora, forma parte del equipo de El Debate, como analista de datos.

En segundo, realizó un curso de periodismo de datos de la USAL y el Colegio de Periodistas de Castilla y León y observó que tenía muchas salidas. Por ello, cuando, al terminar la carrera, tuvo que elegir entre continuar en El Mundo o estudiar un máster de Periodismo Digital y de Datos, se decantó por esto último. Gracias a su esfuerzo, un profesor de este posgrado contactó con él para que se incorporase a El Debate.

‘Hay que dedicar mucho tiempo a buscar trabajo’, ha insistido, ‘no nos tenemos que desanimar por los noes’. Considera fundamental estar en constante formación y tener la mente abierta. De hecho, su trabajo ‘no es estrictamente periodismo’, ya que trabaja con datos, pero no para realizar una información. Es otra posible salida, derivada de esta formación.

Considera que ‘el mundo digital es el futuro’ y, si se invierte tiempo y esfuerzo, es posible hacerse un hueco. ‘Trabajad mucho, haced todas las prácticas que podáis, comeos a vuestros compañeros, no hay que ser conformistas, porque salimos muchos graduados’, ha recomendado.

Desde el público, se ha formulado una pregunta acerca de la necesidad de cursar un máster para la entrada al mundo laboral. Ambos han coincidido en que la formación ha de ser constante, pero esta no tiene que ser necesariamente un máster. Guillermo ha recomendado estudiar muy bien las opciones y ‘fijarse en los convenios de prácticas’. Gloria, por su parte, ha insistido en la necesidad de diferenciarse de los demás perfiles, aportar algo distinto.

Con el consejo de esforzarse mucho y trabajar en algo que genere pasión, se han despedido estos dos exalumnos, que inspiran a todos los que hoy, desde las aulas, se han sentido un poco más cerca de vivir de lo que realmente les entusiasma. Quizás el primer otoño como graduados, sea duro, pero la primavera llegará con merecidas recompensas.