TLAYTMAS EL HATTACHI CHAHBOUN  |  Fotografías: Natacha Alfageme  |

Natacha Alfageme es periodista deportiva y licenciada por la Universidad de Valladolid. Está especializada en el motor, y cuenta con una larga trayectoria, ya que trabaja en televisión en el canal Movistar MotoGP, y ha estado, entre otros medios, en Radio Marca o la Cadena Ser, además de en prensa escrita.

Pregunta: ¿Le gusta su trabajo? ¿En un futuro se ve haciendo otra cosa que no sea periodismo deportivo?

Respuesta: Mi trabajo me apasiona. Tengo la inmensa suerte de ejercer como periodista y hacerlo. Además, es un mundo que me encanta y estoy rodeada de profesionales a los que admiro desde muy joven. Sigo el Mundial de motociclismo desde hace muchos años, siempre fue un sueño llegar a donde estoy. Me gusta mi día a día en este trabajo tanto en redacción en Barcelona como en los circuitos que componen el Mundial. Me siento muy afortunada de poder vivir este deporte desde adentro y de formar parte de él. Me gustaría dedicarme muchos años más al periodismo deportivo, sobre todo enfocarlo al motor, aunque no cierro puerta a otros ámbitos como el entretenimiento, que me llama mucho la atención.

P: ¿Cree que las mujeres están infravaloradas en este tipo de trabajos?

R: Creo que cuando empiezas en deportes, el hecho de ser mujer hace que tengas que esforzarte más para que te tomen en serio, pero si eres profesional y demuestras que estás preparada, que te lo tomas en serio, que trabajas duro…, te terminan respetando. Cada vez hay más mujeres en el periodismo deportivo y podemos estar tan preparadas para desempeñar esta labor como lo puede estar cualquier hombre. El género no es indicativo de nada, hace muchos años que eso quedó claro. Afortunadamente, en el mundo del motor, que es el que yo conozco, cada vez es más común ver a mujeres llevando a cabo trabajos de todo tipo, que históricamente han sido “cosa de hombres”. Y no es cuestión de género, es cuestión de mentalidad.

P: ¿En un futuro ve posible una competencia en MotoGP de mujeres y hombres?

R: MotoGP es un deporte mixto. Es de los pocos deportes en los que compiten, en igualdad de condiciones, mujeres y hombres. Ahora mismo no hay ninguna mujer piloto en el Mundial de motociclismo, pero las ha habido y han competido contra hombres.

Natacha Alfageme-Movistar MotoGP-motociclismo-deportes-UVa-periodismo
Natacha Alfageme, durante una conexión en Movistar MotoGP.

P: Ha hecho entrevistas a varios pilotos importantes como Rossi, Márquez… ¿Con cuál de las entrevistas se queda? ¿Alguna le ha marcado?

R: Bueno, todas te marcan, de todas sacas algo. Es verdad que la primera vez que entrevisté a Valentino Rossi, Marc Márquez o a Jorge Lorenzo, te impresiona. En mi caso, yo ya era seguidora de este deporte cuando empecé a trabajar en Movistar MotoGP y el hecho de sentarme frente a estos pilotos para entrevistarles es algo que no olvidaré nunca. De hecho, cuando grabo algún reportaje con ellos, todavía me acuerdo cuándo veía las carreras por televisión de pequeña. Como te digo, valoro mucho el hecho de haber llegado a donde estoy y lo valoro cada día.

 

P: ¿Por qué ha elegido el periodismo deportivo? ¿Qué o quién le inspiró?

R: Empecé a seguir MotoGP con 14 o 15 años por “culpa” de una amiga. Nos sentábamos juntas en clase y ella no se perdía ni una carrera, era una autentica fanática. Y al final, tanto oír hablar de carreras de MotoGP empecé a verlas y me enganché. Me enganché tanto que decidí estudiar periodismo e intentar hacer de eso mi afición, mi profesión. Afortunadamente me salió bien. Es un trabajo duro, implica mucha dedicación, muchos esfuerzos, pero la recompensa es tremenda.

P: La muerte de Luis Salom marcó el mundo del motociclismo. ¿Cómo lo vivió?

R: Fue duro, fue un enorme palo para el paddock. Trabajábamos mucho con Luis como con el resto de pilotos españoles, y le echamos mucho de menos a día de hoy. Yo no estaba en el circuito ese día, estaba en la redacción. Lo pasamos muy mal. No podíamos creerlo, siempre te queda la esperanza de que no ocurran cosas así. Fue un golpe muy duro y el hecho de que el Gran Premio continuara no lo hizo más fácil de llevar. Este deporte puede ser muy injusto y con Luis lo fue. A día de hoy, todo el paddock le echa de menos, a él y a su madre, María, que siempre le acompañaba a los circuitos.

deportes-periodismo-Natacha Alfageme-motociclismo-Movistar MotoGP
Natacha Alfageme está muy contenta por trabajar en su pasión.

P: ¿Hay mucha competencia dentro de su trabajo o cree que es un trabajo al que le falta demanda?

R: Para nada le falta demanda. Es el Mundial de motociclismo, está en el top de competiciones de motor. Cualquier amante de la gasolina querría trabajar aquí y formar parte de él. Hay mucha competencia, pero a día de hoy es sana. Nos ayudamos mucho entre compañeros. Cuando dedicas tantas horas a algo y pasas tantos días al año fuera de casa, creas una familia paralela en el trabajo.

 

 

P: ¿Cree que alguna vez el motociclismo llegará a la misma cima del fútbol o el baloncesto?

R: Son deportes que mueven mucha gente y muchísimo dinero. Pero el motociclismo tiene una afición muy especial, muy respetuosa, muy “forofa”, pero sana. Los moteros se hacen querer por cómo son, cómo respetan a los pilotos, cómo admiran a todos aunque los colores sean distintos. Para mí, la de las motos es la mejor afición del mundo.

P: ¿Le ha costado trabajo llegar donde está ahora?

R: Sí. Nadie regala nada. Han sido años de mucho trabajo, de sacrificios personales, de mucho esfuerzo, de largas temporadas lejos de mi familia y mis amigos… Pero fue decisión mía volcarme de esta forma. Quien me conoce sabe que mi carrera es muy importante para mí, muchísimo. Desde que salí de la universidad, siempre la he priorizado. Llegar a trabajar en Movistar MotoGP es la recompensa a años de esfuerzo y dedicación. Aún es duro pasar meses sin ver a mi familia y a mis amigos, o hacer otros sacrificios, pero a cambio he logrado llegar donde quería. Cada día, me levanto y voy a trabajar en lo que más me gusta, me dedico profesionalmente a algo que me apasiona. Y eso es la mejor recompensa.

Compartir