ALEJANDRO DE GRADO VIÑA  |  Fotografías: Alejandro de Grado  |

Los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020 están a la vuelta de la esquina. Miguel Vicente Mariño es profesor titular de la Universidad de Valladolid y está licenciado en el Grado en Periodismo y en el de Sociología. Ya tiene su billete para el ‘macroevento deportivo’ de 2020: será uno de los siete jueces de la disciplina de Gimnasia en Trampolín. Estará formado por un alemán, el presidente del juzgado; un ruso; una ucraniana; un francés; un bielorruso y un chino.

Según la Federación Aragonesa de Trampolín, la Gimnasia en Trampolín es ‘una disciplina deportiva de la gimnasia que consiste en realizar una serie de ejercicios ejecutados en varios aparatos elásticos, donde la acrobacia es la principal protagonista’.

Con tan sólo 39 años, son los cuartos Juegos Olímpicos consecutivos a los que le han convocado: Pekín (2008), Londres (2012), Río (2016) y Tokio (2020). Además, es miembro de la Junta Directiva de la Real Federeación Española de Gimnasia desde diciembre de 2010. Ahí representa a su país en diversas competiciones de máximo rendimiento a nivel mundial. Tokio 2020 se sumará a todas ellas.

P: ¿Cómo llegó a los Juegos Olímpicos por primera vez? ¿Cuál fue su reacción al enterarse?

R: Me convocaron por primera vez para los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008. No me lo esperaba, así que me llevé una gran sorpresa. La mayor parte de la comunicación se mantenía por correo postal. Una noche, cuando llegué a casa, me encontré con una carta de la Federación Española en la que me transmitían desde la Federación Internacional que me habían convocado para los Juegos Olímpicos. ¡Una alegría inmensa!

P: Valladolid ha acogido el campeonato de España y del Mundo en Trampolín. ¿Piensa que la capital castellana es de las pocas provincias que se vuelca con este tipo de disciplina?

R: Valladolid ha sido la sede de las principales competiciones a nivel estatal desde el año 2013: cuatro fases del campeonato del mundo cada dos años y, además, un campeonato de Europa en 2016. Por lo tanto, es una ciudad involucrada desde el nivel municipal y desde el nivel de la Federación de Castilla y León. Hay otras ciudades comprometidas como Guadalajara. No obstante, si hablamos de trampolín, Valladolid es la ciudad que más se ha interesado en estos últimos años por desarrollarla y darnos cabida.

P: ¿Qué le sigue motivando para seguir como juez en sus cuartos JJ.OO. consecutivos?

R: La motivación no está orientada a estar o no estar en los Juegos Olímpicos. Está orientada a que tu deporte se consolide y a que las condiciones mejoren para que la gente que lo practica aumente su nivel técnico cada vez más. Ir a los JJ.OO. siempre es un estímulo, pero no tendría mayor relevancia. Es decir, renunciaría a todas las participaciones en los Juegos por un mayor desarrollo de mi deporte. No es algo que me motive frente a otras cosas que sí lo hacen, como organizar una copa del mundo aquí (Valladolid).

‘Renunciaría a SER JUEZ en los Juegos Olímpicos por un mayor desarrollo de mi deporte’

P: ¿Cree que los periodistas cumplen una necesidad social?

R: El periodismo es uno de los pilares de las sociedades democráticas, por lo tanto, es un elemento indispensable para formar la opinión pública en las sociedades actuales. Históricamente, siempre ha habido la necesidad de contar lo que sucede. No todo el mundo puede estar en el lugar que suceden los hechos, incluso estando en el lugar de los hechos no siempre se comprende los factores que están detrás de estos. La profesión periodística es algo consustancial en la democracia, tiene su función y debe continuarla, debe lucharla por mantener ese espacio y por ensancharlo de alguna manera.

P: ¿Cree que el periodismo sigue evolucionando?

R: Las transformaciones tecnológicas posibilitan una mayor creación de mensajes y la capacidad de seleccionar y personalizar aquello que tú quieres consumir. Por lo tanto, sí hay un espacio de mejora. Aunque desde su nacimiento, siempre se ha hablado de la crisis del periodismo. Dentro de la profesión hay elementos preocupantes en cuanto a las tendencias que se van consolidando. Sabiendo las carencias que eso conlleva, mi posición es más optimista que pesimista.

P: ¿Qué papel desempeña la Universidad en la formación de los alumnos?

R: Se dice que lo más importante es que la Universidad pase por las personas, no que las personas pasen por la Universidad. Es algo más que los estudios que haces. Para mí, es un espacio de desarrollo personal y un proceso de domesticación. Un aprendizaje que luego te tiene que dar la capacidad para enfrentarte a otra realidad. Son cuatro años durante los que tienes que madurar. Entonces, se puede llegar a la conclusión de que con lo que se aprende en las Universidades actuales puedes empezar una trayectoria profesional.  Sin embargo, es imposible que un plan de estudios te pueda preparar para cualquier situación en tu vida profesional. Pero si que te dan las claves y la capacidad para entender lo que sucede o para comprender lo que puedes hacer.

Compartir