ANDRÉS FERNÁNDEZ GUTIÉRREZ  |  Fotografía: Pixabay  |

La crisis del coronavirus ha abierto un nuevo escenario en el mundo de la educación. Al igual que en muchos otros campos de la sociedad, las medidas de distanciamiento social le han dado un gran protagonismo a la tecnología. Los estudiantes se han visto obligados a finalizar este curso a distancia, vía online. A la espera de cómo se evaluará este segundo cuatrimestre, el medio digital puede dotar al alumnado de herramientas para preparar los exámenes finales.

Las aplicaciones gratuitas para estudiar son de gran ayuda para organizarse, una tarea fundamental en la educación a distancia. Estas facilitan la creación de horarios y metas de trabajo o la creación de calendario de entregas. También son idóneas para realizar trabajos en grupo. Ya que permiten compartir ideas, listas de tareas o documentos importantes para su realización. También existen herramientas destinadas a bloquear durante un tiempo otras aplicaciones o páginas web que distraen del estudio.

MyHomework o Timetable son dos de las aplicaciones útiles para organizarse y anotar fechas importantes. Ambas permiten estructurar tareas y asignaturas, añadir notificaciones relativas a próximas entregas de trabajos y crear un calendario e estudio. Este tipo de aplicaciones son las que más proliferan dentro del abanico de opciones a elegir.

Otra necesidad fundamental que tratan de resolver algunas aplicaciones es la organización de trabajos en grupo. Una opción muy conocida nos la ofrece Google Drive. Esta plataforma da la opción de crear documentos compartidos, en los que todos los integrantes del grupo pueden participar. Otra aplicación válida para esta tarea es Slack, que permite a los miembros del equipo dialogar, editar, compartir documentos y crear un calendario de tareas común.

Por último, para evitar tentaciones o distracciones, herramientas como Focus Lock o Self Control pueden ser de gran ayuda. Estas bloquean por un tiempo determinado las aplicaciones o páginas que el usuario especifique. Algunas de ellas son incluso más radicales e impiden el acceso a Internet del propio dispositivo, solo permitiendo llamadas a determinados contactos previamente seleccionados.

Este tipo de aplicaciones móviles, muchas de ellas también disponibles para ordenador, permiten tener un estudio más ordenado y eficaz. Ante la actual situación han ganado un alto grado de importancia entre la comunidad estudiantil. Sin embargo, estas opciones digitales también son válidas en las condiciones de enseñanza habituales. Pueden facilitar también el trabajo presencial de los alumnos cuando esto vuelva a ser posible.

Compartir