ÁLVARO PÉREZ FERNÁNDEZ  |  Fotografía: Ainhoa de la Huerga  |

Las elecciones siempre están marcadas por la influencia de los medios de comunicación. En este caso, las estadounidenses han sido una vez más un claro ejemplo de ello. Según el diario digital americano de Infobae, el nuevo presidente electo de los EE. UU., Joe Biden invirtió más dinero en publicidad para su campaña que su oponente Donald Trump, que decidió rebajar gastos en propaganda electoral en estados clave. Esto pudo ser un factor determinante para el partido demócrata a la hora del triunfo.

A pesar de la diferencia de inversión en publicidad de cada partido, el super PAC `Preserve America´ destinó veinticinco millones de dólares a la publicidad televisiva de los estados pendulares, aquellas naciones que no se decantan por un candidato claro en las encuestas. Además de esta organización independiente, los partidos cuentan con multitud de donantes que inyectan millones de dólares para ayudar a financiar sus campañas.

El caso más evidente es el del ex precandidato a la presidencia, Michael Bloomberg, quien donó cien millones de dólares a la campaña del partido ganador solamente para ayudar en la pugna de Florida. Mientras que otro super PAC, `América First Action´, invirtió otros cuarenta millones para comprar comerciales a favor del ex presidente de los EE. UU. Esta campaña, se ha convertido en una de las más caras de la historia.

Pixabay

Al otro lado del charco, en España, los partidos políticos también utilizan los medios de comunicación para hacer campaña con el objetivo de ganar votos. Siempre y cuando se cumpla la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del régimen electoral general.

El artículo 66.2 fue uno de los más polémicos durante el periodo de campaña electoral en las elecciones generales de abril del pasado año. En él se especifica los principios de pluralidad e igualdad que deben respetar en todo momento las emisoras de titularidad privada. Además de aportar una información proporcional y neutral en los debates y entrevistas.

La Junta Electoral Central se vio obligada a recurrir a este artículo, ya que el formato de Atresmedia no cumplía los criterios de proporcionalidad. Esto es debido a la resolución en la que se consideraba la participación de Vox en el debate, quién participó junto a la colaboración del Partido Popular, el Partido Socialista, Unidas Podemos y Ciudadanos. Por su parte, Pedro Sánchez, actual presidente del gobierno, se decantó por aceptar el debate ofrecido por TVE y no participó en el organizado por la cadena privada.

Compartir