Mayores libres y sin prejuicios

4
667
María Esther Duque Martín impartiendo el taller
PALOMA AGUADO CARRO  |  Fotografías: Paloma Aguado 

Nosotros los mayores es el nombre que he decidido para el taller, ¿qué pensáis?”. Susurros entre los asistentes. María Esther Duque sostiene en sus manos un papel con el título escrito y vuelve a preguntar con la mirada. El silencio y la timidez de los comienzos se apoderan del aula. Y de repente un rasguido, la hoja en dos trozos y todas las cabezas hacia arriba con las dudas a flor de piel. “Nuestros mayores. Los mayores no son nuestros, ¿os he comprado a alguien de vosotros en una tienda?”, argumenta Duque. Y es que los mayores no son nosotros, ni son nuestros. Son suyos, libres, modernos, felices, rurales, con genio, amables, tuiteros y tradicionales. Son personas sin perjuicios.

El arranque sorprende a los asistentes y transmite la pasión de Duque por el periodismo especializado en la tercera edad. El primer taller de las Jornadas de Periodismo Social de la Universidad de Valladolid arranca con fuerza de la mano de su profesionalidad y del entusiasmo de los alumnos que deciden acudir. Es periodista, editora y directora de Gaceta de Castilla y León –publicación semanal dirigida a los mayores–, aG actualidad rural y Palencia FREe. Y desvela que se enrojece cuando escucha de otra persona, toda su trayectoria.

No son “nuestros mayores”, los mayores son suyos y libres.


Bajo el nombre Las personas mayores en los medios de comunicación la periodista pretende analizar en el taller la visión que tiene la sociedad de este sector de la población y el papel del periodismo en su difusión. A partir de este momento, comienza un continuo debate en el aula y Duque arranca con la primera pregunta: ¿cómo vemos a las personas de la tercera edad?

María Esther Duque conversando con los asistentes al taller "Las personas mayores en los medios de comunicación"
María Esther Duque conversando con los asistentes al taller Las personas mayores en los medios de comunicación | Fotografía: Paloma Aguado

Sí. Todos piensan lo mismo. Las personas mayores representan la sabiduría y la experiencia, pero también la fragilidad y la debilidad. Esta es la visión general de este sector de la población, condicionada siempre por los medios de comunicación. Los asistentes vuelven a reflexionar, en este caso, sobre los valores que nos transmiten los medios de los mayores. Destacan la longevidad y un perfil vinculado al mundo rural. ¿Qué provoca esta percepción de la prensa, la televisión o la radio? La respuesta es sencilla: noticias sobre “abuelos” haciendo yoga o “abuelas” que tuitean –actividades normales, que como todas las personas, pueden realizar sin ser hechos noticiosos-.  “No hay que olvidar que los mayores son personas, como nosotros”, asegura Duque. “El 95% de la sociedad no tenemos nada que contar. No por ser mayores, cualquier actividad que realicemos, tiene que convertirse en noticia”, añade convencida y sonriente.

Entonces, ¿cómo enfrentarnos a este público? Duque asegura que “en los medios especializados cuidan mucho la información y tratan de mostrar otras muchos aspectos de la vida en esta etapa”. Esta es la razón por la que decide comenzar con su proyecto y crear la Gaceta de Castilla y León. “Cuando empecé  había una gran carencia. Los abuelos eran quienes cuidaban a los nietos y no veíamos más allá”, afirma contundente. Muchas personas mayores son abuelos, sí. Pero primero son personas con una trayectoria, unas pasiones, unos intereses y una vida.

“No por ser mayores, cualquier actividad que realicemos, tiene que convertirse en noticia”.


 El taller despierta el entusiasmo de los participantes, que asienten y sonríen a las reflexiones de Duque. Comienza el primer trabajo para poner en práctica lo explicado con anterioridad. Se trata de escribir una noticia sobre un accidente de tráfico, cuyos protagonistas son un hombre de 70 años y una joven de 20, con una víctima mortal. La periodista, cuando escucha los sucesos que se redactan, sonríe aliviada y asegura “que se nota que son periodistas y estudiantes”. Sin embargo, los sucesos en la prensa generalista distan mucho de los escuchados en el aula. Siempre remarcan la edad en los titulares si una de las víctimas es una persona mayor. Esta información siempre debe ir en el cuerpo de la noticia, pero nunca en un titular puesto que “provoca estigmatizar y focalizar la información en lo incorrecto”.  ¿Qué es noticia, que alguien ha muerto o a resultado herido y las circunstancias del accidente, o la edad de las víctimas? De esta forma, evitamos caer en tópicos: las personas mayores no deben conducir, no tienen reflejos o son muy lentas cruzando un paso de cebra. 

Alumnos del taller analizando diferentes noticias en relación con la tercera edad
Alumnos del taller analizando diferentes noticias en relación con la tercera edad | Fotografía: Paloma Aguado

La dinamización del taller y las continuas sonrisas de Duque provocan, muy pronto, la existencia de un debate entre amigos. Y las horas pasan volando. El taller comienza a orientarse hacia la publicidad. Todos los asistentes tenemos en frente diferentes anuncios protagonizados por personas mayores. Muchos de ellos, cargados de estereotipos y prejuicios. De la misma forma, el taller continúa analizando noticias y artículos de prensa generalista y especializada.

Una información en especial, provoca el asombro de los asistentes. En la imagen, aparece una mujer de unos 80 años, rodeada de objetos anticuados y leyendo una publicación con el títular La tercera edad, oración de atardecer. “Poco más y les dice que se están muriendo”, asegura entre risas la periodista, inrédula de la existencia de este tipo de titulares. Otra frase que destacaron los asistentes en uno de los artículos fue la siguiente: “A la vejez se llega por sucesivas renuncias, ya que se deja de hacer lo que se hacía, se deja de sentir lo que se sentía, se deja de soñar”. Publicación que alzó las voces de crítica de los alumnos. 

Al
Alumnos en el taller impartido por María Esther Duque Martín | Fotografía: Paloma Aguado

“La imagen que se transmite es horrible”, confiesa Duque. En muchas ocasiones, los medios ignoran que existe un público muy amplio de personas de la tercera edad que desean consumir información. Se olvidan de que son lectores y necesitan publicaciones que se adapten a sus necesidades. El diseño debe ser más sencillo, los textos claros y las letra más grande. Características que sí cumple su Gaceta y que muestra a los asistentes la periodista a través de un ejemplar. “Los mayores necesitan información cultural que les informe y nuestra labor es informar, formar y entretener”, afirma convencida.

Los medios ignoran que las personas de la tercera edad desean consumir información.


 Las personas de la tercera edad están avanzando mucho más rápido que la sociedad. Sus intereses y sus demandas cambian constantemente. “El periodismo, tiene un papel fundamental para cambiar la visión de los mayores. Nunca podemos hablar muy positivamente ni muy negativamente, porque no hay que estereotipar. Cada persona es diferente”.  Olvidemos la imagen que aparece en nuestras cabezas cuando hablamos de la tercera edad: abuelos amables, sonrientes, entrañables y tradicionales. Los mayores desafían estos falsos mitos cada día. Y los medios son quienes deben saber valorar y educar a la sociedad, para que todos podamos continuar caminando juntos. Jóvenes y mayores, mayores y jóvenes.

Compartir

4 Comentarios

  1. La profesionalidad es importante, pero en este campo la implicacion lo es aun mas. Y Esther es de las que se implica

    • Muchísimas gracias, a los asistentes, a la Universidad por invitarme, a la autora del artículo y a las personas mayores en general

      • Gracias a ti por transmitirnos tu ilusión y tu experiencia. Un placer y un gusto acudir a este taller.

Comments are closed.