SOFÍA CASASOLA HERNÁNDEZ  |  Fotografía: Inés Modrón Lecue y Sofía Casasola  |

Juan Antonio Bayona (Barcelona, 1975), célebre director catalán que tiene a sus espaldas dos Premios Goya, tres Premios Gaudí y un Premio Nacional de Cinematografía, acude al Aula Mergelina de la Facultad de Derecho para dar una masterclass ‘de cine’ (conducido por Javier Angulo, director de la Seminci) con motivo de la 63 Seminci.

El director recibirá la Espiga de Oro de Honor de esta edición junto con: Icíar BollaínMatt DillonMohammad RasoulofMargarethe von TrottaEduard FernándezAntonio Giménez-Rico y el programa de televisión “Versión española“.

Al hablar de su primer contacto con el cine, Bayona rememora los programas y películas de su infancia que le hicieron amar el cine. Recuerda “Superman” (1978) de Richard Donner y “Superman II” (1980) de Richard Donner y Richard Lester como unas de las primeras películas que vio. El programa “Sesión de noche” le trajo tanto a él como a toda una generación de cineastas (no había tantas cadenas como ahora) la oportunidad de descubrir grandes clásicos del celuloide que de otra forma no habrían podido ver. Gracias a este tipo de programas un joven Juan Antonio Bayona se dio cuenta que esos directores de los que ponían ciclos en la televisión como Kurosawa, Truffaut, o Hitchcock, eran los artífices de esas películas sacadas de cuento, en definitiva, en lo que se quería convertir él, en director.

Siendo muy joven, ya montaba sus propios programas de televisión local y radio sobre cine con amigos, lo que les permitió ir al Festival de Sitges con acreditación y ver películas gratis y donde pudo conocer a directores como Alejandro Jodorowsky y un joven Guillermo del Toro del que se hicieron amigos

Durante la clase magistral, también se repasaron otros momentos y personas que influyeron en la carrera del cineasta, como su paso por ESCAC (Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Cataluña) y su trato con directores de talla mundial como Guillermo del Toro y Steven Spielberg. Guillermo del Toro le ayudó a hacerse ver en Hollywood y le apoyó económicamente con la película “El orfanato”(2007), con la que recibió su primer Goya y reconocimiento. Spielberg por su parte, ha confiado en él para dirigir la última entrega de la saga de “Jurassic Park”, cuyo éxito en taquillas no es nada reprochable.

Más tarde Bayona dio clases en la ESCAC. Allí recordó a los alumnos que no debían pretender ser el siguiente Almodóvar, sino a ser su propio yo, seguir su instinto creativo y proyectar su propia versión de la realidad a través de su cine, en definitiva, hacer un cine honesto. Con el paso de los años, el director ha ido viendo rasgos de su padre que compartía con él y que no conocía y que le ha ayudado a entender mejor quien es él, sus orígenes y a mejorar su cine.

Cuando se le pregunta por su forma de trabajar con los actores, dice que nadie te enseña a dirigir a actores, pero según él la clave está es tener una idea clara de lo que quieres filmar. Independientemente de que sean famosos o no, hablar con el actor y hacerle entender que es lo que quieres que transmita es importante. No se debe ignorar o apartar la opinión del actor ya que a veces los cambios que proponen, según él, pueden ayudar a mejorar la escena.

Pese a ser de los pocos directores españoles que han triunfado en Hollywood, la presión de agradar al público americano no es algo que le quite el sueño. Según Bayona se deben hacer películas que el público quiera, no que esperen. Lo importante es hacer una película fiel.

Reconoce ser un cinéfilo empedernido. Le gusta ir como espectador a festivales como CannesSitges y al festival de cine de Lyon, especializado en cine clásico, además de intentar ir al cine todas las semanas. A parte de sus consejos para jóvenes interesados en ser cineastas, Bayona nos deja una carpeta llena de citas sobre cine: “Las películas no son buenas o malas, son honestas o deshonestas” o “El cine es como un espejo deformante. La imagen que da de nosotros mismo es más perfecta que la propia realidad”.

Durante la ronda de preguntas se vio sorprendido por una proposición de alguien del público que literalmente dijo: ”He decidido que quiero trabajar contigo” ¡Bum! ¡Ala! La reacción del público no se hizo esperar y al momento se oyeron risas. Tras mucho insistir, Bayona dijo que hablarían en privado. ¿Tenemos a su próxima protagonista? Habrá que esperar.

 

Compartir