Martín Caparrós: trayectoria de un periodista de galardón

1
602
Martín Caparrós, XXI Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes
JULIA SANCHEZ FERNANDEZ  Fotografias: Fernando Sanz, APV y Juan Postigo, APV

Más de 40 años en la profesión más bella del mundo. Martín Caparrós, de característico bigote y acento argentino, se ha convertido en el primer periodista extranjero en ganar el Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes. “Los 20 premiados anteriores habían sido peninsulares, me pareció muy interesante y me dio mucho orgullo ser yo quien fuera el objeto de ese cambio”, expresó el premiado.

‘’Me dio mucho orgullo ser yo quien fuera el objeto de ese cambio”


La creatividad y originalidad de sus artículos, y “su agudo sentido crítico y humorístico”, fueron determinantes para la resolución del jurado, así como “su arraigo con la actualidad y con el mundo del periodismo y su perfecto encaje con la filosofía del Premio Delibes“, según ha comunicado la Asociación de Prensa de Valladolid.

.Pero, ¿quién es Martín Caparrós?

Periodista, historiador, activista y escritor de estilo sofisticado y reflexivo, nació el 29 de mayo de 1957 en Buenos Aires. El joven Caparrós, de  tan solo 16 años, comenzó su carrera periodística en el diario Noticias de Argentina en 1973, donde trabajó con el controvertido periodista Rodolfo Walsh en su sección policial. Sin embargo, al año siguiente fue cerrado por el gobierno y, tras su clausura, se introdujo como colaborador de la revista deportiva Goles hasta 1976.

Un hombre perseverante y apasionado que emigró de su país natal tras el golpe de Estado y que se marchó a Europa para seguir formándose. Se licenció en historia en la Universidad La Soborna en París, y vivió a caballo entre su amada Argentina y España, donde colaboró con el periódico El País y ejerció de corresponsal para Radio Belgrano a mediados de los 80.

Martín Caparrós en el Teatro Calderón de Valladolid. Fotografía: Juan Postigo, APV
Martín Caparrós en el Teatro Calderón de Valladolid. Fotografía: Juan Postigo, APV

Fue en esta década cuando Caparrós, que se considera así mismo más novelista que cronista, publica su primera novela, Ansay o los infortunios de la gloria, que trata sobre la revolución argentina. Este sería el preludio de una pasión por la literatura que daría paso a la impresión de una veintena de libros más, como por ejemplo La noche anterior (1990), Valfierno (2004) o Los living (2011).

Curiosamente, el primer trabajo del argentino fue de fotógrafo en un pequeño estudio en un barrio porteño, pero el destino le tenía reservado un enorme hueco como cronista. En una entrevista para la Jot Down Magazine decía: “cuando entré a mi primer diario, Noticias, se suponía que iba a trabajar de fotógrafo, una serie de azares me hizo escribir”. Con los años no ha perdido la afición por este arte, incluso llegó a publicar Pali Pali (2012), un libro que es una perfecta crónica visual con fotografías propias sobre sus viajes en Corea del Sur.

“Se suponía que iba a trabajar de fotógrafo, una serie de azares me hizo escribir”


Pero es precisamente en la crónica y en el ensayo donde más despunta como periodista, sobre todo política, estilo que trata de dejar más a un lado cuando se mete en el papel de novelista. Destacan La voluntad (1999), Boquita (2005), Contra el cambio (2010), crónica crítica a la agenda mundial sobre el cambio climático;  y El Hambre (2014), libro de investigación sobre la pobreza en Argentina, país al que más se ha dedicado en describir literariamente.

También destaca por su trabajo en la sección de cultura del periódico Tiempo Argentino, como editor de la revista El Porteño y como director y fundador de la revista Babel y de Cuisine & Vins. En 1992 recibía el primer gran reconocimiento a su carrera con el Premio de Periodismo Rey de España, por ‘Crónicas de fin de siglo’, título con el que sellaba sus relatos de viajes para la revista mensual argentina Página/30.

Caparrós en la actualidad

El buen gusto de Caparrós en su escritura le permitió crear distinguidas obras con las que continuó obteniendo galardones como el Premio Planeta Latinoamérica, el Premio Konex o el Premio Heralde; el más reciente el XXI Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes, con el que se recompensó el buen uso de la lengua castellana en sus artículos publicados en El País semanal:La palabra viral‘, ‘Ladramos Sancho‘ y ‘Contra las letras‘, en las que el jurado destacó, entre otras cosas, su perfecto encaje con la filosofía de Delibes.

Martín Caparrós en su discurso de agradecimiento. Fotografía: Fernando Sanz, APV
Martín Caparrós en su discurso de agradecimiento. Fotografía: Fernando Sanz, APV

En su discurso en el Teatro Calderón de Valladolid, Caparrós mencionó la crisis que sufre el uso del idioma que trató de reflejar en sus artículos premiados. Sin embargo, afirmó sentirse esperanzado y defendió la búsqueda de formas nuevas en el castellano, “si en casi todo lo demás tendemos a modernizarnos, por qué no aceptar que el idioma también lo haga”. Así, la Asociación de Prensa de Valladolid junto a CaixaBank y la Fundación Miguel Delibes apelaron a esa apertura a la universalidad haciéndole entrega del galardón al argentino. La gala se celebró en recuerdo del periodista y poeta nicaragüense Rubén Darío, con motivo del 150 aniversario de su nacimiento, convirtiéndose en un magnífico homenaje a la literatura latinoamericana. 

 

Compartir

1 Comentario

Comments are closed.