Mario Martín Fernández: Colombia y un periodismo más social

0
355
ANA ROIG ALONSO  | Fotografía y vídeo: Ana Roig  |

Mario Martín Fernández, alumno de cuarto curso de periodismo en la UVa, desengrana las claves de su experiencia de Erasmus en Colombia.

P: ¿Cómo se decidió a irse de Erasmus +?

R: Mi experiencia de Erasmus la concreté primero yo solo y luego con mi familia. Claro, siempre tienes que consultar a la familia que te vas a Colombia. Yo tenía muy claro que me quería ir de Erasmus. Lo primero, miré los destinos que había, a mi me llamaba Sudamérica, entonces quise echar en Chile, Brasil y Colombia. Eché esos tres. Al final si que me dieron Colombia, que es el primero que puse, y luego un poco convencer a los padres que siempre les da mas miedo que te vayas tan lejos, en vez de a Italia, pero al final fue eso fue fácil.

P: ¿Por qué Colombia?

R: Pues Colombia al final porque yo tengo un amigo de allí. Desde pequeños hemos estado juntos y siempre habíamos hablado de ir a Colombia, de ir juntos. También a mi siempre me ha llamado por García Márquez, los libros, todo el realismo mágico, lo que había escuchado… Se me dio la oportunidad de ir a Barranquilla y, pues… ¿Por qué no? Es un país que siempre me ha llamado, en Sudamérica que me enamora y, para allá que me fui.

P: ¿Qué ha sido lo mejor de su experiencia?

R: Pues lo mejor de la experiencia al final: la gente. Porque es otro mundo. Tu aquí estás acostumbrado a no valorar ciertas cosas que allí valoran más. Al final hace mucho porque llegas allí de Erasmus sin conocer a nadie, te meten a vivir, por lo menos a mi, con doce mejicanos en un piso gigantesco, con patio además. Pero claro realmente no conoces a nadie, y todos son de su país menos tú, eres como un poco el extraño y la gente se vuelca desde el primer día que llegue, me senté y ya tenía alrededor un grupo de personas: “hola, ¿qué tal?, tú eres el español y, ¿qué tal allí..?”  Al final es mucho mas cercano, yo creo, que si te vas de Erasmus, por ejemplo, a Italia o lugares así, por la experiencia de mis amigos. Al final allí haces tu grupo cerrado de amigos españoles o italianos y te quedas ahí. Aquí al final pues no me quedó otra. Iba yo solo, tuve que estar con todo el mundo y, es lo mejor, sin duda.

P: ¿Y lo peor?

R:  Bueno pues lo peor es, al final, lo típico. Estás lejos de la familia y demás. Lo mas fastidiado es estar lejos, en mi caso, de mis amigos pero bueno al final yo solo estuve cuatro meses. No se hace tan pesado como si te vas un año… Y así como una anécdota concreta, por ejemplo: un día que estábamos de fiesta y a las 4 o 5 de la mañana estábamos en un taxi montados unos cuantos, seríamos seis o siete. Tuvimos problemas con la policía, nos querían llevar a la prisión… que al final lo que querían es sacar tajada y no lo consiguieron. Pero eso, tienes que tener un poquito de cuidado en donde te metes porque en estos países sobre todo, tener cuidado con los sobornos de la policía, que son los mas interesados.

P: ¿Eran muy diferentes los estudios allí?

R: Pues sí que son bastante distintos los estudios, la verdad. Sobre todo porque en Colombia no se estudia periodismo como tal, es “Comunicación y medios digitales”, en Barranquilla. Entonces, la carrera tiene un enfoque mucho más amplio. Asignaturas como diseño, marketing, periodismo, comunicación… una mezcla de todo. Lo que yo estudié, evidentemente, fueron las asignaturas relacionadas con el periodismo, y un par de ellas de diseño. En él, el manejo que tienen ellos con las cámaras, con photoshop, con adobe after effects era una pasada… Yo no sabía ni lo que era after effects… ¡La gente hacía montajes y de todo! Si que es verdad que en este sentido están por encima, pero luego en asignaturas como redacción e historia  estamos mas formados aquí en España. Son diferentes.

P: ¿Cree que está experiencia ha afectado a su visión del periodismo?

R: Sobre todo me ha afectado en cuanto a un periodismo más social. Allí hacen muchas salidas de campo, que llaman, son excursiones cortitas en las que van a barrios obreros, pobres, o bueno no tiene porque, van a la playa… a cualquier lado y simplemente hacen  crónicas de lo que ven, lo que hablan con la gente. Van a bibliotecas… Son como salidas muy muy breves en las que se ponen en contacto con la gente de ese sitio al que van. No siempre tienen que ser sitios pobres, un día van a la playa, otro a la biblioteca… Hablas con la gente y te cuentan historias de vida. Eso me gustó mucho e incluso me llegó a emocionar. Es algo que aquí no tenemos. Creo que se debería poner mas en práctica el hablar con la gente, contar historias no sólo noticias. Relatar historias humanas.

P: ¿Se ve ahora con más autonomía? ¿Más capacitado para viajar si la profesión se lo pide?

R: La verdad es que sí, si que me veo con más autonomía para viajar. Sobre todo si el día de mañana, ojalá, entrara en la redacción de un periódico y necesitaran un corresponsal, un enviado especial… a cualquier lugar un poquito de guerra o simplemente una zona que no es lo habitual para nosotros como puede ser Europa. A mí me encantaría ir porque una vez que viajas tú solo… Yo hice el viaje con muchas escalas, y todo el rato yo solo: pasaporte, problemas en las aduanas… al final si que consigues cierta habilidad para desenvolverte, que puede que una persona que no haya viajado. Puede que tenga otras cosas mejores, pero bueno esa picardía en aduanas, moverte por los aeropuertos, el contacto con la gente… eso sí que es algo que te da el Erasmus y mas si es en un sitio al que vas tu solo. Y que está tan lejos.

P: ¿Recomienda a sus compañeros el Erasmus?

R: La verdad es que sí. Yo recomiendo encarecidamente el Erasmus a cualquier estudiante de la universidad, porque es una historia de vida fantástica la que puedes sacar de allí. Puedes sacar cosas que no tiene una persona que se ha quedado aquí, que seguramente luego el tenga más conocimientos que los que estudiamos nosotros porque sigues con el hilo de la UVa, pero no te dan otras cosas que te da el Erasmus como el desenvolverte, viajar, ver mundo… Yo no viaje tanto como los que se van en Europa, porque en Colombia es obligatoria la asistencia a clase todos los días. Entonces al final viajas cuando tienes ratos, fines de semana y demás. Pero sobre todo eso, la experiencia que te da viajar y conocer gente nueva, de otras culturas… el contacto entre una persona de Perú, una de Argentina, un venezolano, un norteamericano y un español en la misma casa me parece una pasada. Es compartir todos. Recomiendo si o si que se vayan de Erasmus  y si alguno se anima a Colombia pues…

Compartir