María Monjas: “LA TESIS ES UN PROYECTO CASI VITAL”

0
753

Esta profesora abulense licenciada en Periodismo por la Universidad Pontificia de Salamanca es una trabajadora incansable. Tras realizar el master de RNE en la Universidad Complutense, comenzó a trabajar en Canal Cocina y Videomedia, hasta que llegó al Diario de Ávila para quedarse allí cinco años. De ahí a ser profesora en la Universidad de Valladolid… Y todo esto lo ha compaginado con colaboraciones en pequeñas publicaciones, talleres de periodismo en la Universidad de la Experiencia e incluso la labor de docencia en un FP de imagen y sonido.

Informauva entrevista a María Monjas con motivo de su reciente tesis doctoral.

I.- ¿Qué le llevó a la elaboración de una tesis?

M.M.- La historia de mi tesis es algo larga… Tenía la idea de hacerla casi desde siempre. Acabé la carrera y comencé a realizar los cursos de doctorado. Después de realizar el CAP me seleccionaron para hacer un máster en Madrid y me trasladé allí. Al año siguiente comencé a trabajar y la cosa quedó un poco estancada. El trabajo en los medios era y es muy absorbente, por lo que no tenía tiempo para estudiar a fondo. Sin embargo, la idea de volver al ámbito universitario no me abandonó en ningún momento, ni tampoco la de retomar la tesis. Finalmente, me surgió la posibilidad de desempeñar un trabajo como profesora asociada en la UVa y me metí de lleno en la preparación de la tesina. En resumen: comencé el trabajo de investigación en Madrid, pero por comodidad lo terminé en Valladolid.

Pienso que el periodismo es una vorágine que nos envuelve muy rápido y creo que el estudio permite hacer un parón y una reflexión sobre el ejercicio del mismo. De hecho, creo que se deberían habilitar espacios para complementar la formación de los periodistas actuales.

I.- ¿Sobre que versa su tesis? ¿Qué le llevó a investigar esa temática en concreto?

M.M. – Cuando terminé Periodismo en la Universidad Pontificia de Salamanca, mi trabajo fin de carrera trataba sobre la comunicación durante la Transición. Hubiese seguido esta línea, algo relacionado con la historia, pero por mi experiencia profesional me incliné por otro tema: el tratamiento periodístico del patrimonio cultural. Trabajé sobre todo en el Diario de Ávila y me di cuenta de que muchas de las informaciones que hacíamos tenían que ver con bienes culturales o patrimoniales. Aquel me parecía un tema muy poco tratado en el periodismo… De hecho lo es.

I. – ¿La realización de una tesis es un trabajo duro? ¿Son necesarios los ánimos?

M.M.- Es un trabajo muy duro. Creo que todos los que hemos empezado una tesis alguna vez hemos pensando en dejarlo. Llega un momento en el que aunque el tema lo hayas escogido tú, te agota. Aunque es un trabajo muy solitario se necesita mucho apoyo. Siempre digo que las cosas importantes  de la vida no se hacen sin compañía.

Para mí, un apoyo muy importante fueron mis directoras de tesis: Salomé Berrocal y Eva Campos. Sin ellas, naturalmente, no estaríamos hablando de esto. Carmen Herrero también me ha ayudado mucho, sobre todo con la bibliografía. Otros compañeros me han animado y aconsejado, pero esto último lo ha hecho con mayor intensidad familia ya que la elaboración de mi tesis coincidió con mi reciente maternidad. Fue complicado compaginar ambas cosas… Sin el apoyo de mi marido no lo hubiese podido conseguir. Además mi padre es doctor y sabía a qué me enfrentaba.

I. – Grosso modo, lo mejor y lo peor de realizar una tesis

M.M.-  Lo mejor es la sensación de tener una meta y experimentar una gran satisfacción personal cuando la alcanzas. Es muy importante porque en España la tesis no está especialmente valorada en el Periodismo. En este país no llegas a un sitio y te tratan de doctor, como sucede en otros lugares. También se siente una especie de orgullo por haber aportado algo al campo científico.

Lo peor son esos ratos que se tienen de bloqueo, de no saber por dónde seguir.

I.- Tras haber analizado lo mejor y lo peor de la elaboración de una tesis, ¿aconsejaría a sus alumnos hacer el doctorado?

M.M.- No es algo que aconsejaría en general, pienso que no todas las personas tienen el interés necesario para elaborar una tesis… No es como hacer un cursillo de especialización en diseño de páginas web, por ejemplo. Este trabajo implica un proyecto casi vital porque, insisto, la tesis se tiene siempre en mente y no todo el mundo está preparado para ello. Hay que tener una cierta vocación investigadora y académica. Yo hablo mucho con el alumnado y entiendo que hay gente con un interés muy enfocado al ámbito profesional. Por eso, hay alumnos a los que sí se lo recomendaría, pero a otros pienso que sería más útil hablarles de hacer un máster con un perfil más profesional.

I.- Decía que hablaba mucho con sus alumnos ¿Cómo ve al alumnado de Periodismo?

M.M.- En general estoy muy contenta con mis alumnos de la UVa. Llevo ya siete años aquí y la satisfacción es plena. Sí es cierto que en todos los grupos hay diferencias: personas más volcadas en el ámbito profesional que en el intelectual y viceversa. También es cierto que hay muchos alumnos desencantados, pero no hay que asustarse… Tiendo a ser positiva. El Periodismo ha estado en crisis, podríamos decir, toda su vida. Cuando yo terminé la situación también era mala y cerraban bastantes periódicos, pero tengo compañeros que trabajan en Antena 3 o Telecinco desde hace una década.

Por otra parte, tengo que decir que falla un poco la cultura general, leer algo más. Animo constantemente a la lectura, me da igual el qué: novelas, artículos, revistas… Pero siempre sin dejar de defender a mis alumnos, porque hay muy buenos ejemplos en las aulas.

I.- El desencanto de los alumnos está relacionado con la crisis en el Periodismo. ¿Cuál es su opinión sobre la situación actual?

M.M.- La situación que se da en el periodismo hoy en día es la suma de muchos factores, pero sobre todo hay que decir que los periodistas se han olvidado de hacer periodismo. Ahora los periódicos hacen portavocía. Unos de unos, otros de otros… Hay muy poca investigación, poco análisis crítico. El periodismo vive cada vez más de las notas de prensa y las personas no pagan para leer eso. Entonces, o se hace periodismo o se hace otra cosa.

No me parece mal que los medios tengan una línea ideológica pero confío en que la información que se de en ella sea elaborada y de calidad, que haya crítica y opiniones fundamentadas.

Respecto al tema de las nuevas tecnologías, estoy segura de que nos acostumbraremos a pagar por leer los diarios en Internet. Se saldrá de esta crisis si se vuelve a hacer periodismo de verdad porque la solución es el periodismo de calidad.

I.- Gracias por habernos concedido la entrevista.

M.M.- Ha sido un placer.

Carlos de la Roca