Los judíos: persecución y expulsión de España

1
841
fyl ponentes
Mario Moyano, Laura Gómez y Lucía Cordero    |    Fotografías:  Alba Carbajal

El inicio de la segunda sesión de “Hombres, mujeres y credos. Usos y abusos de la religión en la Baja Edad Media peninsular (c.1300-1500)” corrió a cargo de Enrique Cantera Montenegro, Catedrático de Historia Medieval, en el Salón de Grados de la Facultad de Filosofía y Letras, a las 16.00 horas. El licenciado en Geografía e Historia y Doctor en Historia Medieval trató el tema de los enfrentamientos de naturaleza religiosa en el seno de las comunidades judías castellanas en el tránsito de la Edad Media a la Moderna y dio una interpretación de la expulsión de 1492.

Enrique Cantera comenzó haciendo un breve balance de la expulsión de los judíos en 1492 y de la escisión de estos con la comunidad cristiana. Esta separación religiosa no fue un hecho espontáneo, sino que se vino desarrollando entre los siglos XIII-XV. La charla prosiguió con una explicación de la organización social de la comunidad judía. Enrique Cantera comentó que se trataba de una sociedad jerarquizada en que la clase más elevada era la aristocracia. Esta se asimilaba a los aristócratas cristianos, tenían inmunidad jurídica y social, y un libre pensamiento próximo al liberalismo. El segundo grupo estaba formado por los agricultores y artesanos quienes criticaban al alto linaje judío por sus privilegios. Y el tercer grupo estaba representado por los asalariados y mendigos, despreciados y con un nivel de vida paupérrimo.

El siglo XIII estuvo marcado por un enfrentamiento constante entre la fe y la razón. El conflicto interno debilitaría mucho al pueblo hebreo, así que, como indica el catedrático, “el filósofo Mainómides trata de conciliar la fe y la razón a quienes vacilan entre las enseñanzas de la religión judía y las doctrinas filosóficas aristotélicas”. Durante este siglo, también surgieron nuevas corrientes que se unieron al pensamiento aristocrático: las místicas, que criticaron el judaísmo presente, y el cabalismo, que se esforzó por unir a todos los hebreos.

Según indica Enrique Cantera, “el cabalismo intentó combatir las costumbres deplorables de la aristocracia judía; defendían la pobreza voluntaria, asimilándose, de esta manera, a los franciscanos”. Los cabalistas hicieron una reforma ético-social y una crítica violenta, que acabó con la excomunión de muchos judíos.

conferencia medieval
Asistentes a la conferencia en el Salón de Grados  |  Alba Carbajal

El ponente continuó hablando sobre las persecuciones a los judíos. La primera se llevó a cabo en 1391, denominada con el término “progromo”, y hace referencia a una revuelta antijudía caracterizada por saqueos, incendios, matanzas y conversiones forzadas. Los judíos que se convirtieron al cristianismo, tanto por obligación como por voluntad propia (ya que vivían mejor), serían conocidos como cristianos nuevos o judeoconversos. Los que continuaron en su religión vivían en un estado de ruina.

A raíz del abandono masivo del judaísmo, Enrique Cantera señala que “durante el siglo XVI los teóricos, los mismos que guiaron la organización social por aquel entonces, tratan de buscar una respuesta del porqué de esta renuncia a su religión; se llegaron a interesantes especulaciones, entre ellas la posibilidad de que se debiera a un castigo divino por los pecados del pueblo: desmedido orgullo, afán de riqueza y particularidad de los hábitos alimenticios”.

“Se fijó un plazo de cuatro meses para que los judíos abandonasen la Corona de Aragón y Castilla”


El catedrático indica que a mediados del XV la persecución judía empezó a ser más violenta y feroz. En Castilla se vivió un período de crisis económica y política, que desencadenó en el estallido de revueltas populares contra el pueblo judío. Para justificar los ataques se afirma que son falsos cristianos y que siguen escondiendo la religión judía. En 1492 los Reyes Católicos firmaron un decreto de expulsión de los judíos, que partía de una iniciativa de la Inquisición. Como indica el ponente “se fijaba un plazo de cuatro meses para que los judíos abandonaran la Corona de Aragón y la Corona de Castilla”. De esta manera explica Enrique Cantera Montenegro la persecución y posterior expulsión de los judíos durante la Baja Edad Media en España. Toda esta información procede de estudios que ha realizado el mismo licenciado, además de sus múltiples referencias a pensadores judíos como Shelomo Bonafed, Abraham Saba, Yishaq Abravanel o Yishaq Caro.

Y para finalizar la jornada del miércoles, Yolanda Moreno Moreno, de la Universidad de Castilla-La Mancha, y César Pacheco Jiménez, de la UNED, acercaron dos de las minorías del siglo XV en Talavera de la Reina. Durante la breve pero intensa conferencia, mostraron los distintos cambios y modificaciones espaciales que tuvieron tanto judíos como moros durante el siglo XV.

Como conclusiones que se pudieron sacar del análisis que realizaron se puede ver claramente cómo las minorías durante este siglo coexistían, no convivían entre ellos; además de la reagrupación de edificios religiosos todos ellos próximos al centro de poder político y religioso de la villa. Para finalizar, los ponentes también explicaron a los alumnos que, a medida que pasaban los años, se realizó un reagrupamiento paulatino de la mayor parte de judíos y moros en barrios de exclusión tras las Cortes de Toledo de 1480. Esta gran jornada de historia medieval en la facultad se alargará a lo largo de toda esta semana.

Compartir

1 Comentario

Comments are closed.