MATEO TRAPIELLO IZAGUIRRE  |  Fotografía: Mateo Trapiello  |

Jasper Johns, Robert Rauschenberg, Roy Lichtenstein y Andy Warhol. Cuatro nombres que pasaban de boca en boca en la escena cultural estadounidense de los años 60, y que ahora se han convertido en iconos intemporales. La influencia del Pop Art, un movimiento cultural nacido en el Reino Unido y expandido por todo el globo como oposición al arte elitista y abstracto, perdura hasta el día de hoy, y su espíritu no ha dejado de transformarse sin perder sus elementos cruciales: imágenes y temas inspirados en la publicidad y la comunicación de masas, reivindicación de iconos sacados del mundo del cómic y la música pop…

EEUU fue uno de los países que más fuerza y difusión dio al movimiento, especialmente gracias al trabajo de los “cuatro fabulosos” artistas arriba citados, por los que el galerista neoyorquino Leo Castelli apostó con gran éxito y cuya obra cuelga ahora de los muros de La Pasión. Más de un centenar de trabajos esenciales de estos creadores conforman la exposición “Pop Art. The Fab4”, una muestra en la que los rasgos esenciales no sólo de esta corriente artística, sino de la sociedad estadounidense de los 60, palpitan con fuerza ante nuestros ojos. Hasta el día 6 de enero podrá visitarse esta exposición inédita y “hecha a medida” para el museo de La Pasión, que incluye también piezas de otros artistas como Jean Michel Basquiat, Jeff Koons o Félix González-Torres.

 

Compartir