Lorente Acosta: “El machismo es la propia desigualdad, una construcción interesada de poder”

LORENTE ACOSTA
CLARA GARCÍA BERMEJO  |  Fotografías: Clara García

La lacra de la violencia machista está más presente que nunca estos días con motivo de la celebración del 8 de marzo, del Día Internacional de la Mujer, así como de la alarmante cifra de mujeres asesinadas por violencia de género: dieciséis en lo que va de año. La Universidad de Valladolid contó la semana pasada con la presencia de Miguel Lorente Acosta, médico especialista en cirugía, médico forense y experto en violencia machista. A pesar de que, tal y como afirmó la vicerrectora Felicidad Viejo Valverde, fue difícil concertar la fecha de la charla, la Sala Mergelina de la Facultad de Derecho acogió por fin el pasado viernes 3 de marzo a su esperado ponente, ante un público predominantemente femenino.

María Victoria Soto, concejala de Educación en el Ayuntamiento de Valladolid; y Marisa León Vega, presidenta de la Asociación “Igualdad es Sociedad” (ASIES) fueron las encargadas de dar comienzo a la jornada. Agradecieron la presencia del ponente y del público y mencionaron, entre otras cosas, la importancia de formación, instrumentos y coordinación en asuntos como el de la violencia de género.

“Creo que de lo que se trata hoy es de que nos acerquemos para mirar la realidad desde el mismo lado, que seamos capaces de ver lo mismo, porque la realidad sabemos que es compleja, tiene diferentes facetas, y a veces, como consecuencia de esa educación que hemos recibido, no vemos siempre lo mismo, lo que nos lleva a discutir más que a consensuar”. Con estas palabras, Lorente Acosta dio comienzo a su conferencia “De la Ley a la Costumbre: La educación y la formación de profesionales como herramientas contra las violencias machistas”, que tenía un claro objetivo: mostrar la realidad de la desigualdad y de la violencia machista, con datos objetivos y con ejemplos vividos muy de cerca; concienciar de la importancia de la cultura y de la educación, desde las aulas y los hogares, para poder terminar con los crímenes machistas, que en España suponen el asesinato de 60 mujeres de media al año; y también realizar una crítica a la forma de actuar la legislación española frente a estos casos.

2017-03-05 07.04.47 1

Según el ponente, es muy importante conocer a qué nos enfrentamos, ya que “cuando hablamos de machismo habitualmente pensamos que es una especie de exceso, una manifestación excesiva sobre una normalidad aceptada, y eso es un problema, porque el machismo es la propia desigualdad, que es una construcción interesada de poder”. La desigualdad que hace que los hombres estén por encima de las mujeres es lo que Lorente Acosta define como machismo, siendo a partir de esta desigualdad cuando aparecen sus diferentes grados. “La transmisión de la desigualdad que lleva a la violencia se considera educación, pero la transmisión de la igualdad que lleva a la convivencia es considerada como adoctrinamiento”.

Que en España “cada año 700.000 hombres maltratan y 60 asesinan” y que el 30% de los jóvenes crea que ”cuando la mujer es agredida, algo habrá hecho”, nos da un claro ejemplo, según Lorente Acosta, de la necesidad que hay en nuestro país y en todo el mundo de invertir mucho más tiempo en la solución de problemas tan graves como son la desigualdad y la violencia machista, problemas que parecen secundarios para una gran parte de la sociedad. Según un estudio del CIS, la preocupación de la población por la violencia contra la mujer no superó el 1,6% en 2016. “Un 2% de la población europea entiende que hay circunstancias que son aceptables para justificar la violencia de género”.

La cultura es otro de los aspectos fundamentales para la eliminación de la desigualdad. Lorente Acosta señaló que la cultura en la que vivimos está jerarquizada, quedando por encima lo relacionado con el hombre. “Lo masculino queda como lo universal, como aquello que permite darle sentido a la realidad e interpretarla, mientras que lo femenino queda reducido a determinados espacios, generalmente controlados por los hombres. Esta construcción de la cultura es una construcción que lleva implícita la desigualdad”.

“Un 44% de las mujeres que sufren violencia machista no denuncian porque consideran que la violencia que sufren no es lo suficientemente grave”


Durante toda la conferencia estuvo muy presente la actualidad informativa: el debate por la definición de la RAE de sexo débil y sexo fuerte, las declaraciones misóginas de un eurodiputado polaco, etc. Lorente Acosta tocó temas como el de las denuncias falsas, el machismo entre las propias mujeres, los estereotipos que dificultan que la sociedad responda ante la violencia, los roles establecidos por la sociedad en cuanto a las tareas que tiene que realizar un hombre y una mujer en un núcleo familiar, y la conciencia de impunidad de los maltratadores. “Todos los hombres son maltratadores en potencia, solamente necesitan querer maltratar, porque tienen todas las circunstancias para que cuando maltraten sea visto como un asunto de pareja”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*