Las palabras libres de Gamoneda reverberan en Lope de Rueda

0
468
SANDRA FERNÁNDEZ LOMBARDÍA  |  Fotografía: Irene Ruíz

“En esta facultad se estudia poesía, se escriben poemas y se recibe a los poetas”. Así resumía el decano Javier Castán la razón por la que el Ciclo de Poesía “Ciudad de Valladolid” acogió ayer en el aula Lope de Rueda de la Facultad de Filosofía y Letras a los poetas Antonio Gamoneda y Rafael Saravia, que protagonizaron la tercera jornada de esta iniciativa con un recital poético de sus obras después de realizar una firma de ejemplares en la librería El Árbol de las letras.

Manuel González, organizador del evento, presentó a Rafael Saravia como “una de las voces más interesantes y consolidadas” del panorama poético actual. No obstante, el poeta aclaró que, en esta ocasión, limitaría el tiempo de su lectura para ceder un mayor protagonismo a Antonio Gamoneda, “el maestro”. Saravia, que quiso recalcar la labor organizativa de la asociación Grupo Pergamino y de la universidad por ser consciente del “enorme esfuerzo que supone crear un evento de poetas”, comenzó su lectura con poemas de tono más intimista, recogidos en los versos que recuerdan su infancia en “Alcances”.

“Yo no conocí el hambre,

mis huesos crecieron con crujidos pretéritos.

No conocí el hambre ni los platos dorados que mitigan la fatiga”.

Rafael Saravia
Rafael Saravia ayer en Lope de Rueda | Sandra Fernández

El malagueño aportó también un toque de humor con la lectura de “George Walker”, poema recogido, como el anterior, en Llorar lo alegre (2011). Inspirado por la figura política de George W. Bush, el poema vuelve a estar de moda, según Saravia, por las semejanzas del político con el actual presidente de los Estados Unidos:

“Serás recordado con la vuelta del disparo,

con el devenir que ofrece la pólvora hambrienta

y el péndulo que lame con su hoja los exiliados cuellos”.

Después de leer otros temas de temática más romántica, como “Tú y tu inercia”, y finalizar su aportación con un divertido poema de reivindicación política, Saravia cedió el turno a Gamoneda, que bromeó con su compañero por haberle dado a él más tiempo de lectura. “Al final me quedo yo con más trabajo y piensa que me está haciendo un favor”.

Antonio Gamoneda, nacido en Oviedo en 1931 pero residente en León desde los tres años de edad, se mostró orgulloso y contento por haber recibido una buena acogida en la ciudad. “Valladolid es una ciudad a la que quiero mucho, son dos generaciones de mi familia las que viven aquí”, explicó. Después de bromear con el público y desearles “suerte” durante su lectura, el ovetense repasó los poemas incluidos en La prisión transparente (2016), su último título publicado. El libro está compuesto por tres poemarios que recogen poemas sin título: La prisión transparente, No sé y Mudanzas. El final del libro incluye un diccionario de términos definidos por el propio autor y supone una recopilación del “pensamiento libre” del poeta, que incluye versos de temática tanto intimista como amorosa:

“Yo

no lo comprendo pero,

incomprensiblemente,

te amo”.

Antonio Gamoneda
El poeta Antonio Gamoneda, ayer | Fotografía: Sandra Fernández

Al final de su lectura, interrumpida en un par de ocasiones por anécdotas que se escapaban del poeta y despertaban la risa general entre el público, Gamoneda se despidió de los asistentes recitando el último poema del libro, el único encabezado por un título, “Israfel”, que hace referencia a un ángel mencionado en el Corán:

“Ciertamente,

si en la mansión donde Israfel canta mi naturaleza cubriese la del

Ángel, él habría de enmudecer.

No podría catar ante mí que amo mi especie sangrienta y espera

la última sed”.

IMG_2815
La sala Lope de Rueda de la facultad durante la lectura de Gamoneda y Saravia | Irene Ruíz

Esta tarde, a las 19:30 horas, el ciclo acogerá en el Aula Triste del Palacio Santa Cruz a los poetas Francisco Tapiador, Manuel Fuente Vidal, Nuria Antón y Juan Manuel Uría en un recital que culminará con una sesión de micrófono libre para todos los curiosos que se animen a leer sus propios poemas. Mañana, a las 13:00 horas, las jóvenes voces de Pablo Macías, David Galán (Redry) y Julia Conejo sonarán en la librería Margen como colofón a este fin de semana literario. “Ciudad de Valladolid” ya recibió el pasado mes los versos de Raquel Lanseros, Karmelo Ibarren o Carlos Aganzo, y continuará celebrando jornadas poéticas durante los próximos meses.

Compartir