EVELING Y. DÍAZ SORIANO | FOTOGRAFÍA: OxfamIgualdad de género

La violencia de género está presente en todos los ámbitos, incluso en los medios de comunicación y la publicidad. Se observa, sobre todo, en el trato secundario, pasivo e inferior que se denota a la mujer, en el trato que no es equitativo entre hombres y mujeres, en el interés que se le da a los feminicidios y en el tratamiento de la información relacionada con la violencia machista.

Violencias machistas son aquellas que se ejercen dentro del marco de una relación desigual de poder que de manera directa o indirecta afecta a la vida, la libertad, la dignidad, la integridad física y psicológica de las mujeres. Los medios son conscientes de la desigualdad que sufre la mitad de la población, sin embargo no la abordan de manera integral y transversal en todas sus informaciones. Se limitan a reflejarla en piezas complementarias o en especiales que elaboran con mas o menos periodicidad.

Las perspectivas de género permiten tener en cuenta las desigualdades y las relaciones de poder entre los géneros. En periodismo consiste en plantearse y señalar cómo afectan de manera distinta a hombres y a mujeres los hechos y fenómenos sobre los que informamos. Cómo se redacta para darle eco a la realidad específica de las mujeres, destacar sus aportaciones y ofrecer su punto de vista. Del mismo modo, los estereotipos de género, ideas e imágenes deformadas, son generalizaciones y simplificaciones sobre los atributos de hombres y mujeres que son aceptadas socialmente como reales e indiscutibles por su reiteración.

El uso sexista y androcéntrico del lenguaje discrimina a las mujeres y supone un obstáculo para darles visibilidad de una manera justa y adecuada en los medios de comunicación. Los principales mecanismos de discriminación a través del lenguaje son el uso del masculino como genérico y el tratamiento sexista.

Para evitar el uso del masculino como genérico, usamos sustantivos colectivos no sexuados, desdoblamientos, términos que incluyan ambos sexos, aposiciones explicativas, alternancia de géneros en las enumeraciones y el uso de formulas impersonales y negativas, entre otras. Para obviar el tratamiento sexista debemos normalizar en lugar de infantilizar o ser paternalistas, evitar calificativos que perpetúen roles de género, citar a hombres y mujeres de la misma forma y evitar el uso de frases hechas que escondan roles de género.

La realidad es que las mujeres aparecen como sujetos de las noticias en un porcentaje notablemente inferior al de los hombres.

En España lo hacen en un 30% de los casos. El porcentaje se eleva hasta el 51% del total en las informaciones sobre crímenes y violencia, datos del Proyecto Global de Medios del año 2015 (GMMP). La elevada representación de las mujeres como víctimas es un claro trato de violencia machista. Por ello es importante no caer en procesos de “re-victimización” que refuerzan el estereotipo que muestra a las mujeres como entes pasivos, débiles e inferiores.

El periodista antes de afrontar una información debe diversificar su mirada y centrarse en conflictos olvidados que no están tratados en los medios de comunicación. La dirección contraria en el periodismo es una herramienta fundamental para fijarnos en conflictos olvidados y en aquello que no se trata.

Es imprescindible prestar atención a las fuentes. EL GMMP de 2015 recoge que las mujeres son en mayor medida fuentes de opinión popular representando el 43%, seguida de experiencia personal con un 37% y de sujeto de noticias con 35%. El porcentaje más bajo lo tienen como expertas con 9%. En los diarios digitales representan un 33%. Las representaciones de las mujeres en los medios se relacionan con el papel de víctimas y de personajes del mundo de la farándula, política, realeza y mujeres que participan en el mercado laboral.

Para impedir que una noticia tenga connotaciones machistas, es necesario no tratar la violencia de género como un suceso, lo que le otorga sensacionalismo. Es imprescindible tener informaciones precisas, contar con testimonios y declaraciones de expertos y buscar enfoques distintos que pretendan suscitar el interés del lector.

Oxfam Intermón y La Marea defienden los derechos de las mujeres y el periodismo comprometido, por ello el 8 de marzo 2017 organización un taller titulado “Violencia contra las mujeres” con el objetivo de analizar cómo se configura y qué se esconde bajo los feminicidios.

La marea ofrece un taller virtual, impulsado por Oxfam Intermón, para cualquier persona interesada en adquirir técnicas y recursos periodísticos que permitan comunicar con perspectiva de género. Este taller permite hacer una reflexión sobre la relación existente entre la violencia contra las mujeres y el modo que estas se representan en los medios de comunicación y la publicidad. El fin de este taller persigue el aumento de la presencia de las mujeres en los medios de comunicación hasta que ocupen el lugar que le corresponde, mostrando su diversidad y las aportaciones que hacen a la sociedad. Estos fines se logran desmotando las rutinas periodísticas y aplicando la perspectiva de género a la información.

La página web para la realización del taller virtual: https://www.informarsobreviolenciamachista.com/

Compartir

Dinos tu opinión

Please enter your comment!
Please enter your name here