MAYELA DE CASTRO GARCÍA  |  Imagen: Unsplash  |

Valladolid se tiñe de rojo con la Semana Internacional de Cine (SEMINCI), uno de los eventos cinematográficos mas importantes a nivel nacional, que se celebra en la capital castellana. Durante una semana, Valladolid se convierte en el centro cinematográfico más importante del país. Pero, ese festival no solo mueve a toda la industria audiovisual del país. Sino que llama la atención de una oleada de medios de comunicación que se reúnen en la ciudad para cubrir el evento.

El cine y el periodismo se han convertido en géneros fundamentales en los medios. El cine es noticia siempre y el periodismo ha servido como fuente de inspiración para multitud de películas. Muchos largometrajes, como Spotlight (2015), han tenido como argumento principal el periodismo. Otras películas que guardan relación también con el cuarto poder son El reportero del diablo (1929) o Superman (1977).

Cartel de la SEMINCI. | Fuente: SEMINCI

El tema del periodismo en las representaciones cinematográficas es muy controvertido. Y es que se trata de una profesión imprescindible a la hora de garantizar el derecho a la información de todos los ciudadanos. No obstante, muchas personas cuestionan la veracidad de la información que publican los medios por posibles intereses ocultos de los periodistas. Algo que muchos directores de cine representan en sus obras.

En gran parte de las películas, se representa a los periodistas como corruptos. Personas capaces de publicar mentiras por motivos editoriales, empresariales y políticos. Todos ellos relacionados con la posibilidad de ganar dinero fácil a costa de faltar a la verdad y engañar a los espectadores.

Por el contrario, otros cineastas han producido películas con la intención de mostrar historias verdaderas protagonizadas por periodistas profesionales. Así, películas como Los archivos del Pentágono (2018) han podido mostrar el rigor periodístico de los profesionales. En otras, como El cuarto poder (1997), se ha mostrado una imagen del periodismo que se corresponde con  la realidad. Es decir, como una profesión con función social que cumple las tareas de informar y formar a la sociedad.

La importancia del cine como medio para representar el periodismo es algo de lo que se dio cuenta el periodista Antolín de Santiago y Juárez, el primer director de la SEMINCI. Hoy, 64 ediciones después, el evento apuesta por nuevas directoras, cine internacional, europeo y un ciclo sobre el cine chino de la ultima década.

A lo largo de su historia, el festival ha contado con proyecciones de películas como Thelma y Louis, de Ridley Scott; Alguien Voló sobre el Nido del Cuco, de Milos Forman o La Naranja Mecánica, de Stanley Kubrick. Esta última película, debido a su carácter polémico, cuenta con varias historias en el festival. La asistencia masiva de universitarios de toda España a su filmación, la mentira a Kubrick para que cediese su película al festival o la presencia policial durante su proyección.  Los directores internacionales y sus actores también juegan un gran papel en el festival. Actores de la talla de Julie Christie, Woody Allen o Brad Pitt han pasado por la SEMINCI.

‘La Naranja Mecánica’. Fuente: Sunset Boulevard/Corbis (Getty Images)

La presencia del periodismo en este festival es fuerte. La prensa es una parte fundamental para dar a conocer a los directores y actores de las películas que se proyectan. La mayoría  de obras son de cine independiente y con menor reconocimiento internacional. Sin embargo, tiene también relación con el cine español, gracias al que se reconocen figuras cinematográficas nacionales. En esta edición, el director Alejandro Amenábar, la actriz Najwa Nimri y el director de casting Luis San Narciso están nominados a la Espiga de Honor de Oro.

Pero, la autentica conexión entre el festival y el periodismo son sus directores. La mayoría de ellos han ejercido como periodistas o han tenido relación con los medios de comunicación. Durante los 64 años de historia del festival, la SEMINCI ha tenido siete directores, de los que cinco eran periodistas.

Antolín de Santiago y Juárez fue el primer director de la SEMINCI, desde 1956 hasta 1973. El salmantino fue abogado, profesor, político y ejerció como periodista. Bajo su dirección, el festival cambió dos veces el nombre original. Al principio se llamó Semana del Cine Religioso. En 1960, pasó a llamarse Semana del Cine Religioso y de Valores Éticos, ya que las temáticas de las películas se ampliaron. En 1973, en su ultimo año de director, el nombre del festival paso a llamarse con el nombre que todos le conocen: Semana Internacional de Cine de Valladolid. Esto ocurrió tras eliminar el carácter religioso del festival.

La segunda conexión entre la SEMINCI y el periodismo tiene nombre propio: Rafael González Yañez. Era un periodista vallisoletano por vocación y el director del festival durante las ediciones de 1976 y 1977.

Los siete directores que ha tenido el festival a lo largo de su historia. | Fuente: SEMINCI

Otro de sus directores más reconocidos fue Fernando Lara. Madrileño de nacimiento y también periodista, fue director entre 1984 y 2004. Importante su relación con el cine por su colaboración en el Festival de Cine de Berlín. El siguiente director y antecesor del actual fue el argentino Juan Carlos Frugone, entre 2005 y 2007. Fue crítico de cine y escritor de tres libros dedicados a importantes figuras cinematográficas: los directores Mario Camus y Stanley Donen, y el guionista Rafael Azcona.

El director actual desde 2008, es Javier Angulo Barturen. Periodista bilbaíno vinculado al mundo cinematográfico desde 1995, cuando se fundó la famosa revista Cinemanía que dirigió hasta 2006. Durante ese tiempo asiste a numerosos festivales de cine como parte del jurado internacional. Desde 2006 es miembro de la Academia de Cine Europeo. Ha sido colaborador en Hoy por hoy, programa radiofónico sobre cine. En 2007, crea TVMálaga, primer festival español de cine y ficción para televisión. En el mismo año, es coordinador del Festival de Cine Español de Tánger.

Uno de los mayores logros de Javier Angulo es el de añadir a la SEMINCI un tipo de cinematografía reivindicativa y revolucionaria, el ‘Cine contra el Cambio Climático’. Este género busca concienciar sobre el problema de la destrucción del ecosistema. Otras de las grandes propuestas del periodista es abrir el panorama cinematográfico a las nuevas generaciones. Uno de los proyectos que ha propulsado en este sentido es el concurso de microcortometrajes de SEMINCI Joven entre los estudiantes de la UVa.

El director también defiende la implantación de las nuevas tecnologías en el cine y el periodismo. Así, ha impulsado nuevos formatos de cine transmedia con la visualización de películas en Realidad Virtual y en formato fulldome. Otras de sus funciones  es impulsar la colaboración de la SEMINCI con la Universidad de Valladolid. Así, patrocina la creación de cortometrajes por alumnos, entrevistas a estudiantes de periodismo y cede un espacio entre la prensa a la hora de cubrir eventos.

Muchos de los directores de la SEMINCI han sido también periodistas. Eso ha permitido que el periodismo haya obtenido gran importancia en el festival, de manera que pueda mantenerse una estrecha relación entre este y el cine.

Compartir