ADARA GÓMEZ MARTÍNEZ  |  Fotografías: Varguardia MX |

La presencia de las redes sociales e Internet en nuestra vida cotidiana permite que las noticias y las opiniones se divulguen a una velocidad de vértigo. Es esta la realidad que ha motivado al periódico norteamericano The New York Times a lanzar un manual de normas para todos sus empleados sobre el uso de sus redes sociales personales y el cual deben seguir al pie de la letra.

El anuncio de esta medida ha sacudido a todo el mundo periodístico y ha abierto un nuevo tema de debate entorno a si las empresas mediáticas pueden o no controlar lo que sus redactores, presentadores o locutores publican en sus cuentas de Twitter, Instagram o Facebook.

redes sociales

Dean Baquet, director de la cabecera, se excusa diciendo que busca blindar el medio y así evitar la pérdida de credibilidad ante el mundo por culpa de algún trabajador. Sin embargo, esta no es más que otra forma de manipular y censurar el periodismo.

Prohibir a los redactores escribir en sus cuentas de Twitter comentarios políticos o reclamos a empresas viola los derechos del individuo a opinar y expresarse libremente. Esta prohibición permite también la revisión de contenidos así como el descarte de aquellos que no son adecuados. Además, impidiendo ciertos temas como la política consiguen acercarse al gobierno, sea de la rama ideológica que sea, y eso supone incluso un mayor control.

No es necesario que las empresas mediáticas impongan normas sobre el uso personal de las redes sociales que pueda interferir con su derecho a la libertad de expresión, sino que es el propio periodista quien, desde su propia ética, debe regularse. Un redactor del New York Times o de cualquier otro diario del mundo es consciente del alcance de influencia en el mundo virtual y eso le obliga a conocer cuáles son sus límites a la hora de hacer pública su opinión. La deontología y el periodismo, a mi juicio, permiten la autorregulación de los propios periodistas en cuanto al uso de sus cuentas en redes. No necesitan que un manual le diga cómo usar sus perfiles en Internet.

Compartir