Juan José Tamayo en Filosofía y Letras: teología y feminismo van de la mano

1
560
'Feminismo, género y masculinidades'
PATRICIA LUCEÑO MARTÍNEZ  |  Fotografía: Pixabay  |  Cartel: organización del acto

Teología y feminismo parecen discurrir por caminos separados. Demos un paso más allá: por caminos enfrentados. Pero, ¿son conceptos irreconciliables? Juan José Tamayo, director de la Cátedra de Teología y Ciencias de la Religión “Ignacio Ellacuría” de la Universidad Carlos III de Madrid, nos demostrará que no tiene por qué ser así. Lo hará en la conferencia ‘Feminismo, género y masculinidades’, que impartirá el jueves 3 de marzo a las 19 horas en el Aula Magna Lope de Rueda de la Facultad de Filosofía y Letras de la UVa. La entrada es libre y gratuita.

Su charla, presentada por Milagros Alario Trigueros, decana del centro, es una de las actividades programadas para la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, fijado en el 8 de marzo desde 1975. Se trata de una actividad organizada por la Facultad de Filosofía y Letras, la asignatura Historia de las Religiones y el Colectivo Contra el Olvido.

.

El palentino que concibe la teología de otra manera

Juan José Tamayo (Amusco, Palencia, 1946) es profesor de Teología en la Universidad Carlos III de Madrid y secretario general de la Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII. Su formación de base: es licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas y doctor en Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de Madrid.

Pero vayamos más allá. Es uno de los referentes de la teología de la liberación y del compromiso social. Aboga por un enfoque progresista que muestra una mirada crítica hacia la jerarquía eclesiástica -también a algunas de sus prédicas, como su marcada homofobia- y que promueve una lucha constante contra la desigualdad, sea esta del tipo que sea -también la que se ejerce, por tanto, contra la mujer-.

Y todo esto lo plasma en letras. Ha escrito más de una veintena de libros entre los que se encuentran Invitación a la utopía. Ensayo histórico para tiempos de crisis (2012) o Cincuenta intelectuales para una conciencia crítica (2013). También elabora textos para diferentes revistas y publicaciones (es, por ejemplo, articulista de El País) y cuenta con una amplia producción científica. Participa en foros, encuentros y cursos.

Firme y público denunciante de la misoginia, va mucho más allá de la mera plática. En una entrevista concedida a Filosofía Hoy, se mostraba indignado “por el carácter excluyente del catolicismo oficial hacia las personas y los colectivos que viven un estilo de vida diferente del impuesto por la jerarquía católica, por la falta de respeto a la diferencia, por la agresión que supone a la dignidad de la persona, especialmente de las mujeres, y por la discriminación de personas por su identidad sexual”. “El catolicismo oficial excluye más que incluye”, añadía señalando que la solución, dentro de la Iglesia Católica, se encuentra en seguir el ejemplo de “los movimientos cristianos de base”: “El problema se encuentra en quienes gobiernan la Iglesia”.

Puede que todo esto nos suene nuevo, nos suene raro y nos suene lejos, pero, como indicaban el propio Tamayo y Octavio Salazar el año pasado en un artículo en El País en el que hablaban de la creciente desigualdad -en todos los ámbitos-, “precisamente por eso es más necesario que nunca recuperar propuestas utópicas, ensayar nuevas políticas y reflexionar críticamente sobre el orden político, económico, moral y cultural sobre el que se construye la convivencia”. 

En ese mismo texto, instaban a la “reflexión serena” sobre los retos que tenía el feminismo por delante en el “espejismo de igualdad” reinante, alertando de una férrea “alianza capitalismo/patriarcado/colonialismo/depredación”. ¿La solución? La multiplicidad de miradas, un enfoque que supere el etnocentrismo de cada sociedad -por lo general, la dominante occidental- para arribar en múltiples feminismos, en “un feminismo transnacional en el que quepan todas las diversidades del planeta, sin que desemboquen en desigualdades”. ¿El objetivo? Romper ese “binomio jerárquico entre poder masculino/subordinación femenina” que nace de un marco jurídico y político construido únicamente en torno al hombre como sujeto de derechos.

cartel conferencia tamayo

Compartir

1 Comentario

Comments are closed.