MÍRIAM FERNÁNDEZ GIL  |  Fotografía: Juan Carlos Alonso

Esta semana en Inform@Uva contamos con la presencia de Juan Carlos Alonso, experto comunicador, periodista y actualmente trabajador de banca. Una de las voces con más renombre de la radio deportiva en Valladolid, con más de 30 años de experiencia en el sector de la comunicación, nos relata sus inicios y su desarrollo profesional a lo largo de su dilatada carrera.

Pregunta: ¿Cuándo le empezó a interesar el Periodismo?

Respuesta: Soy periodista desde la infancia, más que periodista, comunicador. Son cosas distintas, esa condición se tiene, otra cosa es como lo desarrolles. Desde la infancia soy un entusiasta de la radio, tenía 10 años y mi madre me tenía que arrancar el transistor que tenía debajo de la almohada. Escuchaba a José María García, soy entusiasta del deporte en general. Cuando era adolescente, en las fiestas me gustaba presentar los actos y me decían que había nacido para ello. Hubo un momento en el cual decidí que cuando llegase a la Facultad empezaría publicidad y relaciones públicas, era lo que me parecía más atractivo, priorizando las relaciones públicas. La parte que menos me atraía era la redacción periodística, me gustaba el componente audiovisual.

P: ¿Qué destacaría de su trayectoria profesional?

R: Destacaría el comienzo, me brindaron la posibilidad de hacer una sustitución en la Cadena Ser, esa fue mi primera aproximación en el mundo de la radio. Coincidió con un momento difícil del equipo del Zamora Club de Futbol en 1980, estaban a punto de descender y me tocó vivir eso como principiante y tuve que reportar esa información a nivel nacional en los programas de primer nivel de la época. Recuerdo que me producía angustia porque desvelamos un pucherazo y recuerdo que tuve que contactar con José María García y le dije que me daba miedo sacar todo eso porque era un chaval, recibí amenazas y coacciones, entonces tenía 20 años.

En ese momento se produjo un trasvase del equipo de la Cadena Ser a Antena 3 radio, donde se fue José María García, aquí en Valladolid quedó un vacío y para ocuparlo el entonces director Rafael González tuvo que buscar a alguien y me llamó. Me dijo que si me atrevía a hacerme cargo de la redacción de deportes de la radio en Valladolid, pasé la prueba y en mis primeros años de carrera me hice cargo de ella y empezó mi etapa en el periodismo activo. La precipitación a veces no es del todo buena, hay que ir cumpliendo los pasos, formarse pero también aprovechar las oportunidades.

P: ¿Qué le ha aportado el Periodismo?

R: Me permite tener criterio ante lo que acontece. José Ignacio Tornadijo ocupó mi puesto cuando tuve que irme a hacer el servicio militar. Se me suscitó la opción de iniciar un reto en el mundo de la publicidad, un proyecto en Salamanca, mientras estudiaba la carrera en paralelo. El periodismo me ha aportado muchas cosas pero al no haber cumplido los tiempos, no disfruté el mundo de la Universidad como merecía. El periodismo me lo ha aportado todo, mi personalidad, mi visión de la vida, mi propia razón de ser y el mundo de la comunicación es mi propia razón de ser.

P: ¿Tiene pensado volver a ejercer como periodista?

R: Nunca lo he dejado porque poco tiempo después de una experiencia publicitaria, me surgió otra nueva vía, la más longeva, la posibilidad de entrar en una entidad bancaria. Era un incipiente Banco Santander, me resultó atractivo. Ahí llevo 30 años, pero nunca he abandonado la comunicación como actividad paralela; durante 18 años he simultaneado eso con mi profesión periodística en colaboraciones. La salud me hizo abandonar una de ellas y desgraciadamente fue el periodismo, algo terrible para mí.

P: ¿Cree que ha evolucionado favorablemente el periodismo desde los años 80-90 hasta la actualidad?

R: Sin duda, el periodismo se ha abierto, se ha ampliado de manera muy notable en posibilidades, se ha condicionado la actividad periodística. La libertad está condicionada cuando está sometida a sesgos económicos y políticos, se ha ganado en expectativas pero se ha perdido en libertad e independencia.

Juan Carlos Alonso durante su etapa en la SER / Fotografía: Juan Carlos Alonso
Juan Carlos Alonso durante su etapa en la SER / Fotografía: Juan Carlos Alonso

P: ¿Cree que es un error estudiar Periodismo hoy en día?

R: En absoluto, otra cosa es que sea una salida rentable a corto plazo pero no un error. El periodismo es una vocación, pero otra cosa es que luego se pueda desarrollar con plenitud. Es un acierto si es por vocación, hay que desarrollarla lo mejor posible y lo que tiene mayor eco son las estrellas y las élites mediáticas, que son mínimas y residuales porque la realidad es difícil y mal remunerada. La masificación excesiva en el ámbito académico quizá se debería haber racionalizado al igual que el intrusismo.

P: ¿Qué opinión le merece que ciertas personas sin ser periodistas, dispongan de un carné que les acredite como tal, sólo por tener experiencia profesional y no la licenciatura?

R: Actualmente todo está mucho más reglamentado o debería estarlo, no cualquiera puede considerarse periodista. Muchos profesionales que vienen de otro ámbito, después de un tiempo sí lo son y ahí entramos en el difícil terreno del intrusismo profesional. Soy poco partidario de catalogar como periodista al primero que llega, pero defiendo que aquel que lleve años trabajando de ello pueda considerarse como tal. La situación socio laboral de los periodistas que emanan de las facultades debe ser exigente. Las alternativas profesionales también se han ampliado mucho. El ámbito de las empresas, las instituciones, la comunicación es algo primario en la sociedad y requiere una formación específica.

P: ¿Cuál cree que es el futuro del Periodismo?

R: El periodismo tiene que adaptarse a la realidad de los nuevos tiempos y a la inmediatez. Tiene que amoldarse a los ratios de eficiencia y convivir con nuevos modelos de comunicación espontánea de la actualidad. Todo lo virtual enriquece, pero tiende a poder contaminarlo de una forma mortal.

La radio ha vivido transformaciones pero ahora no es tan distinto a lo que hace décadas acontecía. El grado de implicación de la audiencia es mayor porque los medios se han ampliado, ya no es sólo el teléfono, sino podcast u otros medios. La radio va a seguir teniendo la magia de la inmediatez, espontaneidad, siempre en defensa del respeto al micrófono, a la audiencia y a una realidad que es el medio en sí mismo.

P: ¿Falla la profesión o los actuales estudiantes?

R: Hay una sobredosis de estudiantes que no se corresponde con las oportunidades que brinda la profesión. Aquel profesional que no sea de vocación no creo que tengan oportunidad en el Periodismo.

P: ¿Qué consejo les daría a los actuales estudiantes de periodismo?

R: El más importante es que se tenga una convicción de a dónde se quiera llegar a sabiendas de que no siempre se pueda alcanzar y que la actividad periodística es vocacional. Constancia, convicción, vocación y respeto al medio, a las fuentes, al entorno, a uno mismo y como marco fundamental, el aprovechamiento de las oportunidades sin dejar de priorizar el ámbito académico.

P: Muchas gracias por dedicarnos su tiempo y compartir con nosotros sus vivencias.

R: Gracias a vosotros y para cualquier cosa estoy disponible para vosotros, chicos.

Compartir