KARINA MENDOZA MATAMOROS  |  Fotografía: Ignacio Repilado  |

José Luis Kaele es un amante del jazz desde que era un niño, toca con soltura las notas en un piano de cola, cosa que le convierte en un prodigio porque nunca ha recibido clases de este instrumento. Con una gran tradición de músicos flamencos en su familia, él ha decidido emprender un camino totalmente distinto, ser pianista de jazz. Este género musical que, como él dice, ‘le hace vibrar, emocionarse y sentir’.

‘Soy un pianista de jazz, toco desde los cuatro años. Desde entonces ESTOY MEtido en la música.’

Originario de Rioseco, con diecinueve años tiene una habilidad sensorial que le permite reconocer las notas sin haberlas estudiado y reproducirlas a la perfección. Sabe sacar provecho a su oído privilegiado y trabajar arduamente junto con Cesar Linares, su manager, y llevar su música a más escenarios. En su camino ya tiene entrevistas con TVE, El Mundo y La Razón. No descarta terminar el mes con la agenda llena.

Kaele concede una entrevista en las oficinas de Seventhe, la agencia de manangment, dispuesto a contar sus inicios, sus inquietudes y sus proyectos a futuro.

Pregunta: ¿Por qué el piano? ¿Por qué el jazz y no otro género?

Respuesta: Porque el jazz es muy llamativo, en la improvisación es distinto a los otros géneros de la música. A través del jazz puede dar un contenido nuevo, lo que es interesante.

P: ¿De dónde viene la influencia de su música?

R: En mi familia son todos flamencos, todos. Mi abuelo canta en el culto y hasta el vecino de mi abuelo le roba los coros en el culto, también tengo dos tíos que son músico pero ninguno es de jazz. El jazz no existe en mi casa, ni siquiera en Rioseco. Yo les escuché en la radio cuando tenía doce años y ahí empezó todo.

P: ¿Cómo estampa en su trabajo el sello del arte gitano?

R: Simplemente me salen las raíces flamencas. No suelo meterlo. Puedo tocar algún tema de Chano pero es raro que haga algo de flamenco. Soy más de jazz puro.

P: ¿La entrevista de TVE llegó en un buen momento de su carrera profesional? Cuéntenos su experiencia.

R: La verdad es que sí, fue un empujón bastante bueno, ya que antes de esos yo tocaba en casa. Conocí a César (manager) a los pocos días y llegó la entrevista a TVE. Fue todo de inmediato. Cuando vinieron me lo tomé con mucha calma.

P: ¿Cuál es la imagen que quiere dar a conocer al público?

R: La imagen que quiero dar es ser yo mismo, quién soy realmente. Esa es la mejor imagen posible.

Kaele en la oficina de su manager en Seventhe Comunicación.

P: ¿Cuándo llegó ese esperado primer concierto ante un público distinto al coro de la iglesia? Ese momento tuvo que ser único.

R: Fue en el centro cívico José María Luelmo hace un año. Es algo que ya me lo esperaba porque antes tenía una red social que se llama Wikiloops que es para músicos y yo subía ahí mis grabaciones y la gente lo escuchaba.

P: ¿El público estuvo muy receptivo?

R: Sí, me acuerdo que todos estaban en silencio porque escuchaban pero al acabar arrancaron a aplaudir. Estaban muy atentos.  En un año he mejorado mucho (al tocar).

P: ¿Qué comparte con Chano Dominguez y Chick Corea en la forma de sentir e interpretar la música?

R: Cuando quise aprender jazz me fijé en ambos. Entonces cogí de los dos pero de quien más fue de Chano, tenía que haber sido de Chick, pero Chano está muy bien.  He conseguido descifrar el código del jazz a través de él pero a partir de ahí ya he hecho mi propio código. De Chano he cogido la forma en que improvisar el jazz, el cómo lo hace.

P: ¿Cuáles son sus debilidades y/o manías musicales?

R: Sí, las tengo. Alguna debilidad, por ejemplo, es que tengo una pulsación muy fuerte pero a la vez no soy fuerte por lo que necesito pianos blandos, en un piano duro yo me mato tocando. Una manía: el piano tiene que estar afinado.

Kaele tocando el piano en la cafetería del Teatro Zorilla / Fotografía: Ignacio Repilado.

P: ¿En qué otros géneros ha incursionado al intentar fusionar?

R: Con el funky. Es algo que no se ha hecho mucho con el piano. Funky y jazz juntos. Espero sacarlo en el futuro.

P: ¿Ha cambiado el panorama del jazz en España? ¿Ve progresos?

R: No, aquí no. Para mí los únicos han sido Chano Dominguez y Tete Montoliu. El verdadero jazz y el bueno está en Estados Unidos, donde realmente ha surgido. Ahí están los grandes, reconocidos internacionalmente. Es necesario salir de España, uno no puede quedar aquí.

P: ¿Veremos algún proyecto pronto realizado?

R: Voy a sacar un CD que ya he empezado a grabar. En este CD habrá dos colaboradores españoles de talla internacional.

P: ¿Cuál es su lista de cinco canciones de jazz indispensables?

  • Giant steps de John Coltrane.
  • Spain de Chick Corea.
  • Donna Lee de Charlie Parker.
  • Blue in green de Miles Davis.
  • Let´s get close de Brian Simpson.

En el piano de la cafetería del Teatro Zorrilla, donde es bien recibido por los trabajadores del local, suele ir a tocar algunas veces. Además, participa en el programa Emprende y luego existo en ClickRadioTv, al que envía un tema musical cada viernes y que es los locutores comentan.

Compartir