Javier Castán: “Mi mayor objetivo es salvar las Humanidades y lo estamos logrando año tras año”

1
121
Diego Arias

100º Aniversario de la Facultad de Filosofía y Letras


MARÍA GUERRA VALCÁRCEL  |  Fotografía y vídeo: Diego Arias Martínez

Cambió de edificio, cambió de régimen, cambiaron sus titulaciones… La Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Valladolid cumple un centenario desde su apertura, e InformaUVa quiere celebrarlo entrevistando al actual decano, Javier Castán. Ha sido doctor en Historia del Arte y profesor titular de Arte Antiguo y Medieval en la Universidad de Valladolid. Desde el 15 de junio de 2016 asumió el cargo de decano de la facultad relevando a Milagros Alario Trigueros, aunque durante 8 años ocupó el puesto de vicedecano. Después de un año presidiendo la facultad, cuenta anécdotas, mejoras y curiosidades sobre la institución en la que lleva estudiando, investigando y trabajando desde 1975.

La creación de la Facultad de Filosofía y Letras en realidad fue hace más de 100 años, pero no como se entiende actualmente. Las materias propias de esta facultad, lo que se consideran las Humanidades, eran un preparatorio para estudiar Derecho, sin el rango de carrera universitaria. La facultad nació con las titulaciones propias de las Humanidades, las cuales se encuentran en peligro porque económicamente no parecen rentables. Ante la limitación de recursos, la pretensión de Castán es mantener lo que ya tiene la facultad, como es el caso de las Humanidades. Cada año le argumentan a nuestro decano que “son poco rentables”: “Mi mayor objetivo es salvar las Humanidades, y lo estamos logrando año tras año”, argumenta Castán. Con una provincia que pierde población, y con ello, una universidad que pierde alumnos, se convierte en una tarea complicada el poder mantener todas las titulaciones, porque defiende que “hay que seguir conociendo para el futuro”, lo que significa incluir también los textos de Homero y Virgilio. Para Castán, ninguna carrera es menos importante que otra.

Con el desarrollo del país y la demanda de personas que querían estudiar carreras, las distintas universidades españolas gestaron estos estudios. Por ello, en el año 1917, la Facultad de Filosofía y Letras abrió sus puertas en Valladolid. Empezó siendo una Facultad de Historia, por lo que las 10 titulaciones que hay ahora se fueron sumando a lo largo de los años.

Castán recuerda con especial cariño la conferencia de Manuel Tuñón de Lara en los primeros tiempos de la Transición Española. Tuñón de Lara era un intelectual exiliado durante el franquismo que, con la llegada de la Transición, visitó la Facultad de Filosofía y Letras. Esta se encontraba en esos momentos en el edificio de la Plaza de la Universidad, y acudió para dar una conferencia reivindicativa. Sin embargo, Castán señala que ha habido muchas ponencias de Honoris Causa que han dejado con la boca abierta al público a través de sus discursos, como el historiador catalán Josep Fontana.

“Todo se puede mejorar; otra cosa es que la situación actual permita unas cosas y otras no”, señala Castán sobre las renovaciones que se pueden llevar a cabo en la facultad, y recordó el debate que había escuchado esa mañana en la radio sobre los Presupuestos Generales del Estado. El decano comenta que “en un ambiente de recortes en la educación, es evidente que nuevas implantaciones no se pueden hacer”. En cuanto a las instalaciones de la facultad y su profesorado cualificado, considera que son “muy aceptables dado los tiempos que corren”. Sin embargo le gustaría rejuvenecer la plantilla porque “un buen profesor no se improvisa”, y lo mejor sería que un alumno, al terminar la carrera, hiciera trabajos de investigación para formarse y conseguir ser un buen profesional de la educación.

Castán, antes de ser decano, fue vicedecano por 8 años, y durante este tiempo estuvo satisfecho de haber conseguido hacer todo lo que se propuso. “He traído exposiciones de esculturas, de pinturas, he traído grandes conciertos, hemos traído conferenciantes… Es decir, yo como vicedecano nunca he tenido ningún problema”, apunta Castán. También señala que nunca se ha excedido en las propuestas para las conferencias, talleres o exposiciones, ya que solo pedía aquello que creía que podría conseguir: “No pretendíamos traer a Justin Bieber o a una estrella de ningún nivel que no pudiéramos abordar”, bromeó el decano. 

Diego Arias
Javier Castán responde a las preguntas de María Guerra. | Fotografía: Diego Arias

Los esfuerzos de Castán van dirigidos a la esencia de la universidad, que es la formación académica, ya que la facultad es un centro de enseñanza, y todo lo que pretenda acercar a los alumnos debe tener una finalidad didáctica. Ahora, como decano, está intentando abordar reformas en distintos grados para, por ejemplo, conseguir mejoras en desdoblamientos de grupos, al igual que ampliar los fondos de la biblioteca. Esta, según Castán, “es la joya de la Universidad de Valladolid, una biblioteca inmejorable con 300.000 documentos de todas las fechas”. Pero es consciente de que, en tiempos de crisis, los fondos disponibles son limitados y hay que repartirlos. “Nuestra facultad es la mejor de todas, pero eso no deja de ser un acto de tontería, porque todas las facultades son estupendas”, manifestó Castán para justificar la distribución de los recursos en todas las instituciones de la universidad.

Titulaciones fyl
Lista de todos los grados ofertados en la Facultad de Filosofía y Letras. | Fuente: www5.uva.es/fyl/

La facultad y su equipo de gobierno siempre han pedido algo de lo que puedan justificar su necesidad, sin peticiones viciosas para originar presión y que así se concedan mayor número de elementos. Esto hace perder su significación al “pedir diez para que te den cinco”. Por ello, los decanos y las decanas (porque esta facultad siempre ha sido muy equilibrada en su equipo directivo) han hecho aquellas peticiones que pueden justificar.

Para Castán, la facultad ha evolucionado de una manera drástica, principalmente por el hecho de pasar de ser una institución predemocrática a una democrática, y señala que la universidad en la que entró era una universidad franquista. Durante la dictadura había purgas de profesores, expulsiones e incluso cierres al manifestarse en contra del gobierno que había entonces. En la facultad misma ha habido dos cambios que cabe destacar: uno es el cambio de edificio, ya que antes la facultad se encontraba donde ahora está la Facultad de Derecho en la Plaza de la Universidad, y otro es que se han modificado los planes de estudio y la incorporación de nuevas titulaciones para hacerlas especializadas.

La última titulación implantada ha sido la de Periodismo, y con éxito, aunque el decano opina que “pueden existir disfunciones, ya que es la titulación más nueva y no lleva desde 1917 como las otras, que han ido rodando y mejorando”. Además, la Universidad de Valladolid es la única universidad pública de Castilla y León que oferta el Grado en Periodismo. Esto hace que, al estar concentrado en una sola universidad, se puedan ofrecer unas mejores condiciones. También permite economizar costes por el hecho de que solo exista este grado en toda la Comunidad Autónoma.

Diego Arias.
Javier Castán rememorando algunos de los momentos más destacados de la Facultad de Filosofía y Letras. | Fotografía: Diego Arias.

El Estado subvenciona a todos los alumnos y profesores de la Universidad de Valladolid ya que es una institución pública. El importe de la matrícula de aquellos alumnos no becados (ya que los becados están subvencionados al  100%) “cubren menos del 40% de lo que realmente cuesta el asiento”, aclara Castán. El decano considera que los medios de comunicación están atravesando una crisis, y sumado a una provincia que se está despoblando, es difícil ofrecer en más universidades el Grado en Periodismo. “Para mí, los medios de comunicación son fundamentales en la vida”, defiende Castán, argumentando que no puede vivir un solo día sin abrir un periódico y encender la radio.

Siempre se ha dicho que el mejor castellano se habla en Valladolid, y para Castán, este dicho favorece la llegada de alumnos Erasmus a esta universidad. Cada año la Facultad de Filosofía y Letras recibe un total de 300 alumnos Erasmus y, sin embargo, solo se envían a 150 a estudiar fuera. Lo que favorece la llegada de estos alumnos es que vienen a estudiar lenguas, pero los que la facultad envía van a estudiar todo tipo de carreras. Castán, que es aragonés, cree que él ha aprendido castellano tan bien como cualquier otro vallisoletano, pero sí percibe que en esta ciudad hay mucha riqueza léxica.

Además, Castán señaló que “la Facultad de Filosofía y Letras es el segundo centro docente de investigación de la Universidad de Valladolid por detrás de Ciencias”, un hecho relevante que no todos conocen. Solo entre Ciencias y Filosofía y Letras se concentra el 50% del trabajo de investigación reconocido en la Universidad de Valladolid. Pese a que cada año le sugieren al decano que las Humanidades no son rentables, cumplen una labor muy importante en el campo de investigación de la universidad. Y es que, para Castán, todas las titulaciones tienen la misma importancia y su pretensión es salvarlas cada año para que sigan formando parte de esta facultad centenaria.

Compartir

1 Comentario

Dinos tu opinión

Please enter your comment!
Please enter your name here