ALEJANDRO LOSADA FERNÁNDEZ  |  Fotografías: Alejandro Losada Fernández  |

Los pequeños detalles marcan el devenir de los partidos y, por consiguiente, poder o no levantar un título. Como muestra, lo sucedido en La Gasolinera, donde hubo que esperar al tercer lanzamiento en los penaltis para que el Hertha de Bertín consiguiera alzarse con el Torneo de Periodismo ante un Bayern de los Caídos que había encaminado muy bien el choque.

Locales y visitantes se daban cita en la gran final en un partido que prometía mucho, pues, además de su rivalidad, habían sido los dos mejores conjuntos de la fase regular y, por tanto, se habían clasificado de manera directa para las semifinales, donde habían eliminado al Topozo y al Hachís Saint-Germain, respectivamente.

La final comenzó eléctrica, con la dupla Gálvez-Tierno haciendo de las suyas. Sin embargo, y de forma extraña, ninguno de los dos quiso probar a Cuko cuando tenían todo a favor para estrenar el marcador. Tierno quiso redimirse de su error y en un mano a mano regateó al portero, pero su disparo no vio puerta. El Hertha había perdonado y a punto estuvo de costarle caro. Kun tuvo la primera para el Bayern, pero se encontró con la madera.

El Hertha siguió intentándolo de la mano de Gálvez, que llevaba peligro en cada balón que tocaba. El delantero azul recibió en banda, recortó hacia el interior y engatilló un buen zurdazo ante el que Cuko tuvo que emplearse a fondo para mandar a córner. Kun, en cambio, escorado en la derecha, no perdonó la segunda que tuvo. Sin apenas tiempo para reaccionar, Silos recibió de espaldas y, presionado por Potes, fue más rápido que su rival y con gran habilidad logró girarse y enchufar el segundo. Todo ello pese a que el jugador del Hertha se había empleado a fondo, incluido un importe agarrón a la camiseta negra.

El delantero del Bayern tuvo en sus botas el 3-0, pero su remate fue repelido por el palo. El Hertha respiró y se sacudió el susto del cuerpo. Otra vez Gálvez fue el encargado de organizar la jugada de ataque y con un pase filtrado dejó solo a Moyano, que recortaría distancias con un remate con el interior al palo largo. El tanto espoleó a los visitantes y Tierno tuvo el empate tras regatear a Cuko en una baldosa, pero la volvió a mandar fuera.

El 8 azul siguió repartiendo juego. Moyano, con todo a favor, remató fuera un buen saque de esquina de su compañero. Si Gálvez se crecía por momentos, todo lo contrario le ocurría a Silos, cuya figura se iba apagando y su indignación aumentaba como consecuencia de las decisiones arbitrales. El delantero del Bayern agarró a Moyano y el lanzamiento de la falta supuso el empate en el marcador. Tierno golpeó el balón, que le llegó a Rubén para que el propio Moyano lo mandara al fondo de la red.

Al filo del descanso, Cuko salvó por partida doble el que hubiera sido el tanto de la remontada azul. El guardameta tiró de reflejos para repeler el tiro cruzado del omnipresente Gálvez y mandar el rechace a córner. Empate a dos y todo estaba por decidir.

Torneo de Periodismo-TP-fútbol sala-Bayern de los Caídos-Hertha de Bertín-La Gasolinera-deportes
Tierno (azul) presiona a Kun (negro).

El nivel de la segunda parte fue inferior al mostrado por los dos equipos en los primeros 20 minutos. El que no se relajó fue Gálvez, que siguió deleitando al público y causando estragos en la zaga local. Sin embargo, ni Tierno ni Potes consiguieron batir a Cuko. El Bayern contaba con la seguridad de su guardameta, pero le costaba generar ocasiones. Silos, hasta entonces intermitente, se fue de su par con un gran caño, pero no consiguió poner por delante a los suyos. El Bayern se animaba y se encontraba por tercera vez con el palo. Un zapatazo de Nacho dejaba temblando la portería visitante.

En el 32´, el conjunto azul solicitaría tiempo muerto. El Bayern, ahora más enchufado, dispondría de una clara ocasión que Potes, con la puntera, se encargaría de desbaratar con un Silos preparado ya para engatillar.

El partido estaba anestesiado y los dos equipos pensaban en la tanda de penaltis. Sin embargo, todos los planes estuvieron a punto de volar por los aires cuando el guardameta del Hertha se comió un balón y la sacó in extremis bajo la línea de gol. Ahora sí, llegaba la lotería. A cara o cruz.

Kun fue el primero en lanzar y anotar. Gálvez inauguró el turno azul para empalarla por toda la escuadra, imposible para Cuko. Gallegos puso otra vez por delante al Bayern y Potes igualó la contienda. Llegaba el último lanzamiento para cada equipo. Nacho mandaba el balón al palo y la tensión se mascaba en el ambiente. Tierno asumía la responsabilidad de hacer campeón al Hertha. Su disparo no fue el mejor del partido, pero entró llorando en la portería. La alegría se desató en las filas visitantes, mientras los jugadores del Bayern no se podían creer cómo habían desperdiciado una ventaja de dos goles en los primeros compases y se les escapaba un TP que habían dominado con mano de hierro.

Antes, el Hachís había conseguido el tercer puesto al vencer también 2-3 en los penaltis al Topozo, en un choque que había terminado 6-6. En la competición femenina, disputada en el Complejo Deportivo Ruiz Hernández a la misma hora que la final masculina, el MACarrones se alzó con el título al derrotar 4-3 al MacQueens.

Compartir