Eva Campos, una apuesta por la meritocracia

3
678

Eva Campos es profesora en la Universidad de Valladolid (UVa); Doctora por la Universidad Complutense de Madrid; Premio Extraordinario de Doctorado con una tesis sobre la comunicación entre ciudadanos y parlamentarios a través de Internet que elaboró mientras ocupaba un puesto como becaria de investigación de las Cortes Generales; Especialista en Tecnologías y Comunicación Multimedia, y Licenciada en Periodismo. Periodista… Lo ha sido siempre, desde que realizó sus primeras prácticas en un medio de comunicación antes de cumplir veinte años hasta hoy, días después de asistir al acto de graduación de sus alumnos de la promoción 2007-2012 y emocionarse “como una mamá”. 

Eva recibe a Inform@UVa con un entusiasmo que siempre despunta detrás de su profesionalidad. No puede evitar mostrase cercana con los universitarios que llaman a la puerta de su despacho, ubicado en el departamento de  Historia Antigua y Medieval de Filosofía y Letras. Ella se sienta detrás de su mesa y adopta la posición de la docente competente que en ningún caso deja de ser, para no tardar en tender las manos a la persona que tiene delante y romper, inconsciente y afablemente, la línea invisible que separa al profesor y al estudiante bajo los injustos tópicos de rigidez y descaro que se les atribuye respectivamente.

Tras haber “llenado la mochila” con experiencias en prensa, radio, televisión e Internet, la entrevistada reconoce que el papel que desempeña hoy en la UVa supone para ella “algo más”. Si bien, la mayoría de sus alumnos la conoce por su dominio de las TIC, ámbito en el que empezó a especializarse cuando Internet comenzaba a surgir en España de la mano de la correspondiente etapa de volcado de contenidos. Era la época en la que los periodistas que mostraban un interés por la Red, los ‘friquis’, “estaban arrinconados”.

El primer gran desarrollo que experimentó E. Campos como profesional tuvo lugar en Europa Press, donde ejerció durante cuatro años el papel de coordinadora de un pionero proyecto de participación ciudadana a través de Internet (financiado por los fondos Profit de la Unión Europea ), que hizo merecedor a su equipo de trabajo del Premio Joven de la Universidad Complutense de Madrid.

“Con mi trabajo en la agencia de noticias comprendí mejor que los periodistas no podemos ser meros mensajeros, sino también catalizadores de la información”, explica antes de destacar que lo mejor de aquellos años de frenético ejercicio fueron sus compañeros. No sería hasta su llegada a Radiotelevisión Española (RTVE) para cubrir una campaña electoral, algunos años después, cuando descubrió que quería realizar una nueva apuesta a nivel laboral… Una apuesta por lo académico.

“Mi experiencia en RTVE fue maravillosa, pero tuve un conflicto”, narra Eva. “Pensaba que aquello que veía no era el periodismo objetivo que a mí me habían enseñado y por el que debemos luchar. Por eso retorné a la Universidad, para reconciliarme con el oficio”.

Su negación a aceptar que la labor periodística que se ejercía (y se ejerce) no es lo bastante buena para los ciudadanos hizo que se centrase en la investigación con una beca que le abrió la puerta a un nuevo mundo, “un universo en el que también nos debemos a las personas” y al que ella accede varias veces a la semana con un billete de tren con destino Madrid-Valladolid.

“Yo estoy en la UVa gracias a otros compañeros que ya venían trabajando mucho en esta titulación que se construye diariamente”, asegura la entrevistada. Además, tiene muy claro qué es lo más positivo de formar parte del equipo docente… “Aquí hay tanta energía, tanta ilusión y tanta motivación por emprender que no se miran las horas de trabajo ni el esfuerzo a invertir. Hay, en definitiva, un deseo muy grande por hacer progresos”.

Ese deseo de perfeccionamiento siempre ha estado presente en Eva, tanto en su etapa como profesora asociada de la UVa como en la faceta que más disfruta, la de docente e investigadora a tiempo completo.

“Yo sería incapaz de presentarme ante mis alumnos sin estar al día de las últimas investigaciones sobre la materia que imparto. Lo hago por mí y por ellos, que están en una universidad pública y merecen por ello la mejor educación y formación posible”, expone. No se entretiene en explicar que también se dedica a coordinar programas de convenios y tutorías, una labor que “a veces parece estar un poco en la trastienda”. En cualquier caso, no se queja. Todo lo contrario… Y si tiene que trabajar más horas para preparar una clase, “eso ayuda a estar actualizada, a darse vida”. Así es ella.

“El principal cambio que supone pasar de ser profesora asociada a ser profesora a tiempo completo es que ahora tengo más tiempo para dedicar a los alumnos y antiguos alumnos en las tutorías. Eso para mí es una gran riqueza, lo valoro especialmente”, sostiene. Tampoco se olvida de que en estos momentos también puede dar más rienda suelta a su pasión por la investigación con iniciativas en las que se confiesa, con media sonrisa, “monotemática”.

Sin perder de vista la comunicación a través de las nuevas tecnologías, E. Campos trabaja actualmente con sus compañeras de la UVa en un nuevo proyecto, dirigido por Salomé Berrocal y financiado por la Junta de Castilla y León, para estudiar qué variables hacen que la Comunidad sea noticia en la prensa nacional de referencia. Por otra parte, la inquietud de nuestra entrevistada por colaborar con otras universidades españolas y extranjeras interesadas en el periodismo político y las webs está más viva que nunca.

“Qué importante es tener inquietud…”, reflexiona. Y es que “una cosa es lo preparado que puedas estar cuando terminas tus estudios universitarios, y otra lo que te exige el mercado”. En este sentido, Eva lanza a los lectores de Inform@UVa dos preguntas: “¿Qué te hace diferente?”, “¿Cuál es tu valor añadido frente a otros compañeros?”. Cada estudiante puede tomarse un tiempo para responder,  “pero sin perder nunca de vista a dónde quiere llegar”.

“Creo que la Universidad nos abre las puertas para explorar diferentes mundos, pero cada uno debe labrarse su camino en función del ámbito en el que se sienta más cómodo, donde pueda mejorar profesionalmente y ser más feliz. A partir de ahí siempre es positivo sumar”, completa la profesora desde la defensa de su máxima favorita: la autenticidad.

“Ser licenciado significa llevar una mochila cargada de un montón de cosas que van más allá de las asignaturas aprobadas”. Y es que “la cacharrería viene y va sin que nos asustemos”. No importa demasiado si el próximo curso la doctora en Periodismo verá con unos nuevos alumnos la importancia de las Redes Sociales u otro tema, sino “construir el molde para incrustar en él las distintas herramientas”, como lo hizo hace un año con quienes este sábado han terminado sus estudios de la titulación. A ellos, precisamente, va dirigido un último consejo… “Crear vuestro propio modelo de periodistas”.

“Cuando uno termina la carrera es un buen momento para mirarse hacia dentro y preguntarse cómo has llegado hasta ahí y hacia dónde quieres seguir. El trabajo es importante, pero no podemos agobiarnos y crear un currículum o una trayectoria profesional caduca. Dejaos llevar por el instinto que habéis desarrollado y confiad en vosotros”, pide desde su fe en la ‘meritocracia’.

Finalmente, después de dos horas de charla, una entrevistada que hace rato ha abandonado el discurso puramente formal para centrarse únicamente en transmitir el entusiasmo de su mensaje se despide de los estudiantes, esos que constituyen “la gran riqueza de la universidad”.

“No sé si serán buenos o malos periodistas, pero… ¡Cómo son!”, exclama desde el marco de la puerta de su despacho. El pasillo de la Facultad de Filosofía y Letras recoge el eco de una firme y clara apuesta por los alumnos. No hacen falta más palabras.

Gracias Eva.

R. Quevedo.

Compartir

3 Comentarios

  1. […] Su pasión por la docencia comenzó bien pronto, en la Universidad Complutense, donde estudió Periodismo y “gracias a una Beca de Colaboración” pudo dar clases junto a uno de los grandes del periodismo español, José Luis Martínez Albertos. Aquí empezó a cogerle gusto al lado docente, que considera esencial para ejercer el Periodismo, ya que ”en la Facultad hay que forjar el sentido de la noticia”.  […]

Comments are closed.