BLANCA BUENADICHA ALONSO  |  Fotografía: Blanca Buenadicha |

El 8 de marzo de 2020 tuvo lugar la tercera huelga del 8M, rememorando y continuando con la lucha por los derechos de la mujer que surgió en el Paro Internacional de Mujeres Trabajadoras del 2018. Como decían en el manifiesto de la Asamblea “Esta lucha feminista no se dejará de organizar hasta que caiga este sistema patriarcal, colonial y racista”.

Pancarta manifestación / Fotografía: Blanca Buenadicha

No se puede olvidar el motivo por el que se organizó en esta fecha. El 8 de marzo de 1908 unas 130 trabajadoras hicieron una huelga reivindicando un salario igual al del hombre. Como consecuencia el dueño de la empresa las encerró dentro de la fábrica textil. Después provocó un incendio para “que las empleadas desistieran de su actitud”. Pero ese fuego se propagó y esas 130 trabajadoras murieron abrasadas allí mismo. Por eso se eligió este día en 2018 para realizar la huelga.

La manifestación tuvo lugar en el centro de la ciudad de Valladolid a las 19:00 de la tarde finalizando a las 20:30. Su recorrido comenzó en la Plaza Mayor, pasando por la Plaza Zorrilla, la Calle Miguel Íscar, Plaza España, Calle López Gómez, la Plaza de la Universidad y finalmente por la Calle del Arzobispo Gandasegui para así llegar hasta la Plaza de Portugalete a leer su manifiesto.

Por un feminismo de clase, interseccional y combativo, por eso han salido hoy las mujeres a la calle. Con interseccional se refiere a un enfoque que subraya que el género, la etnia, la clase u orientación sexual son construidas y están interrelacionadas.

Pancartas manifestación. / Fotografía: Blanca Buenadicha

Desde niñas hasta mujeres ya adultas, las calles estaban llenas. Las pancartas abarrotaban las calles con mensajes como “La cantidad de ropa que llevo puesta no determina la cantidad de respeto que merezco” o “NO es NO si quieres más flexibilidad apúntate a yoga”.

La manifestación marchaba no solo para visibilizar las reivindicaciones de las mujeres, sino para conseguirlas, como tantas cosas se consiguieron con la organización obrera.

Mucha gente piensa que es el día internacional de la mujer, pero como indicó el manifiesto de la Asamblea que tuvo lugar ayer ‘quienes borran ‘Trabajadora’ del Día de la Mujer Trabajadora lo hacen con una perspectiva burguesa de nuestra lucha, que no vamos a aceptar. Porque las mujeres trabajadoras estamos en el mercado laboral en las peores condiciones, con parcialidad en el trabajo, formando parte de la llamada economía sumergida, es decir, sin regulación laboral y con una precariedad marcada por la diferencia salarial y el acoso laboral y sexual.’

Manifestación Portugalete / Fotografía: Blanca Buenadicha

Las mujeres que salieron a la calle reclaman que el trabajo de cuidados sea reconocido y exigen la redistribución de este tipo de tareas y su responsabilidad compartida entre hombres y mujeres. Esta lucha feminista persigue acabar con los privilegios patriarcales y con las violencias ejercidas contra las mujeres.

Los feminicidios son la expresión más alta de la violencia de género. Las mujeres que sufren este maltrato tienen que lidiar también con la violencia de la justicia burguesa y de sus instituciones que las victimiza, las juzga y en muchos casos condena a sus hijas a seguir viendo a un maltratador.

Estas mujeres señalan y denuncian la violencia sexual como expresión de la apropiación patriarcal de nuestro cuerpo. Que afecta de modo aún más marcado a mujeres en situación de vulnerabilidad como mujeres migradas, racializadas, con discapacidad, enfermedad mental y trabajadoras domésticas.

Manifestación Portugalete / Fotografía: Blanca Buenadicha

Todas las violencias machistas, cotidianas y ocultas que viven las trabajadoras se propagan si se sigue permitiendo que quienes sostienen el sistema capitalista y patriarcal desde las instituciones, instrumentalicen la lucha feminista y el 8 de marzo, día internacional de la mujer trabajadora.

Seguirán luchando por un feminismo de clase, interseccional y combativo, desde abajo, y no solo el 8 de marzo sino todos los días del año.

Compartir