Paloma Abejón: “No todo vale en aras de la libertad de expresión”

0
871
LUCÍA CARRERA PÉREZ  |  Fotografía: Pixabay  |

En el I Congreso ‘Valladolid, capital del columnismo’, celebrado los días 19, 20 y 21 de abril en la ciudad de Valladolid, escuchamos a grandes ponentes procedentes de toda España. Entre ellos pudimos contar, el jueves 21, con Paloma Abejón, profesora en la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y responsable de comunicación de los diputados y senadores gallegos en el Congreso y el Senado. Es, además, periodista en activo desde 1991 y doctora en periodismo por la misma universidad desde el año 2009.

Su ponencia se titulaba ‘De Profesión…tertuliano’. En ella, Abejón, que nos concedió una entrevista, explicó qué implicaba trabajar en la actualidad como tertuliano y la enorme responsabilidad que conlleva la profesión. Esto se debe a que “la salud democrática de un país bien puede medirse en función de la salud de su opinión periodística”. Las tertulias crean opinión entre la población, espabilan el espíritu crítico y permiten tener una visión más completa de lo que ocurre a nuestro alrededor.


¿Tiene, en su opinión, algún límite la libertad de expresión? ¿Cuál?

Por supuesto que los tiene, no todo vale en aras de la libertad de expresión. Nuestra Constitución recoge perfectamente los límites en el artículo 20 y habla de no atentar contra los derechos de los demás, al honor, a la intimidad, a la propia imagen… Creo que la libertad no significa nada si no se ejerce con responsabilidad y los periodistas debemos ser responsables en el ejercicio de nuestra libertad de expresión. Charles Prestwich Scott, uno de los directores del Manchester Guardian, incluyó en 1921 en el ensayo Cien años, titulado así para conmemorar el centenario del periódico, una sentencia que se ha convertido en un karma dentro del periodismo: “El comentario es libre, pero los hechos son sagrados”. Todos recordamos siempre esa frase, pero muy pocos se acuerdan de que poco después hasta él mismo puso límites y añadió que los comentarios deberían ser libres (“sinceros y justos”). Los periodistas siempre nos ponemos muy nerviosos cuando alguien habla de poner límites a la libertad de expresión, pero creo que la mejor manera de defender el periodismo es dignificarlo haciendo las opiniones lo más “sinceras y justas” posible.

“La mejor manera de defender el periodismo es dignificarlo haciendo las opiniones lo más “sinceras y justas” posible”


¿Cree que las redes sociales, debido a su instantaneidad, pueden llevar a dar opiniones poco reflexionadas?

Sin duda, yo creo que la inmediatez nunca es amiga del buen juicio. La Red está llena de ejemplos. Cada uno es dueño de lo que dice y de lo que hace, el problema es que las redes amplifican enormemente eso que decimos y no hay marcha atrás. Debemos ser conscientes de que nuestros actos tienen consecuencias

¿Cree que los sueldos de tertuliano son razonables?, ¿y los de la profesión de periodista?

Es evidente que los sueldos de los tertulianos son mucho mejores que los de los periodistas, pero yo creo que no se debe demonizar a los tertulianos por lo que cobran, sino luchar porque los periodistas no cobren lo que cobran. Tenemos que dignificar nuestro trabajo, no se trata de pedir que otros ganen menos, sino que nosotros ganemos más.

“Tenemos que dignificar nuestro trabajo, no se trata de pedir que otros ganen menos, sino que nosotros ganemos más”


¿Cree que la presencia de las mujeres en este ámbito crecerá en los próximos años?

La presencia de las mujeres en las tertulias, como en todos los ámbitos, tiene que crecer. Sinceramente creo que las mujeres estamos llegando a todos los espacios con esfuerzo y trabajo y lo importante es hacer bien nuestro papel estemos donde estemos.

¿Cómo se puede aumentar la pluralidad en las tertulias?

En el estudio que realizamos sobre el estado de la opinión en España, quedaba reflejado que había pluralidad en las tertulias en tanto que había siempre más o menos equilibrio entre representantes de una ideología u otra, pero creo que debemos avanzar en temas como la pluralidad de las personas. Cerca de un 25% de los tertulianos compagina su presencia en varios programas, lo que significa que son las mismas voces y las mismas opiniones las que se repiten por todas las parrillas.

¿Qué recomendaría a los estudiantes de Periodismo para lograr trascender en la profesión?

Honestidad para trabajar siempre los temas intentando aportar todas las visiones, ganas para no rendirse nunca y, sobre todo, que tengan una voz propia, que sus opiniones no sean las que han oído o leído en algún sitio, que tengan un criterio y que lo basen en razonamientos.

“Es importante que los estudiantes de Periodismo tengan opiniones propias”