MAYELA DE CASTRO GARCÍA  | Fotografía: Ainhoa de la Huerga  |

El Gobierno de España ha puesto en marcha un proceso de actuación contra las conocidas fake news. Consiste en monitorizar la información y solicitar colaboración con medios de comunicación para que contribuyan en la identificación y no contribución a la difusión de estas.

El proyecto tiene como fin acabar con “la difusión deliberada, a gran escala y sistemática de desinformación, que persiguen influir en la sociedad con fines interesados y espurios”.

El proceso se publicó en el BOE, el pasado 5 de noviembre , tras ser firmado por el Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, dirigido por Carmen Calvo. Según Calvo, la decisión se basa en que el acceso a la información veraz es uno de los pilares de las sociedades democráticas. Por eso, hay que luchar contra la desinformación y las fake news a través de distintas maneras.

El Ejecutivo ha elaborado una estructura para el plan. Se compone del Consejo de Seguridad Nacional, la Secretaría de Estado de Comunicación, el Comité de Situación, la Comisión Permanente contra la desinformación.

Además, se incluyen a las autoridades públicas competentes, el Centro Nacional de Inteligencia ,CNI, la Presidencia del Gobierno y los gabinetes de comunicación de los Ministerios. Junto a esto se añade al sector privado y a la sociedad civil.

La oposición del Gobierno , PP, liderado por Pablo Casado, y Vox, liderado por Santiago Abascal, han acusado a Pedro Sánchez de crear un mundo parecido al de la novela 1984 de Orwell.  Han comparado el plan con el Ministerio de la Verdad de Orwell, donde declaran que el presidente busca vigilar a los medios y controlar lo incluido en sus noticias.

El plan del Gobierno estará vigilado por la Comisión Europea tras las críticas de la oposición. Vigilarán que el plan no sea una excusa para controlar a los medios de comunicación y evitar su censura.

¿Qué son las fake news?

Las fake news, o noticias falsas, buscan difundir información falsa de manera deliberada. Intentan llamar la atención con contenido interesante para un sector de la población. El objetivo es escandalizar la opinión pública, además de manipularla.

Las redes sociales son el escenario principal de las fake news. Usuarios o social bots se encargan de difundir estas noticias con comentarios, compartiendo o retuiteando, para que estas se hagan virales y tengan mayor difusión.

También, algunos medios de comunicación son creadores de fake news o por error han difundido una noticia que era falsa. Un caso conocido ocurrió en 2012, donde el periodista y farsante Tomaso De Benedetti publicó sin control distintas informaciones en Twitter. Las más conocidas eran las publicaciones sobre muertes de personajes famosos que realmente no habían fallecido. Sus fake news llegaron hasta el punto que algunos medios de comunicación dieron por error estas noticias.

Las fake news suponen un gran problema en la sociedad. Generan odio y engaño, desinforman y hacen daño. Por lo que hay que combatir contra ellas para acabar con esta cuestión.