Ainhoa Jiménez Arranz  |  Fotografía y edición: Pixabay y Ainhoa Jiménez Arranz  |

Existen muchos tipos de periodismo. Y, algunos, aunque están presentes de una forma u otra en nuestro día a día, pasan desapercibidos. Este es el caso del periodismo rural que, en palabras de la periodista Lorena Sancho, “es dar voz a los pueblos”. Un estilo de periodismo caracterizado por la cercanía con los vecinos, asociaciones y colectivos que realizan diferentes actividades que de otra forma no tendrían difusión.

El periodismo rural es, también, una vía para transmitir la cultura, tradición y riqueza de los pueblos, como señala Lorena Sancho. Pues, a través de él, se puede conocer su gastronomía, sus costumbres, patrimonio, etc. De esta forma, contribuye a que el medio rural “se sienta vivo”, es pues, una “labor social con la que se contribuye a ayudar a lugares cada vez más desprotegidos”. La periodista ejemplifica esto con un anuncio que el Alcalde de Villalbarba puso en El Norte de Castilla ofreciendo trabajo y vivienda para aquellas personas que se trasladaran al pueblo. “Hubo más de seiscientas personas que acudieron a la llamada”.

Sin embargo, este tipo de periodismo no puede realizarse encerrado en la redacción. “Es fundamental que el periodista se desplace al pueblo en cuestión, que tenga contacto con los vecinos, con el alcalde y Cooperación, pero también con los colectivos e, incluso, con el cura”, explica Lorena Sancho. Además, confiesa que “es un periodismo muy agradecido”, pues los pueblos suelen ser los primeros que quieren salir en las noticias, por eso, obtener la información resulta sencillo. Aunque la cantidad de información depende de los recursos y la población de los que disponga cada municipio.

El perfil de estos periodistas ha ido cambiando. Al principio las personas encargadas de este tipo de periodismo no eran profesionales de la información, aunque ahora, señala Sancho, la mayoría si lo son. Además, es común que estos residan en el lugar de trabajo, pues les permite mantenerse en constante contacto con el medio rural. Como toda la laboral periodística, el trabajo de los periodistas rurales se ha visto agilizado con las nuevas tecnologías. “Hace por ejemplo quince años eran pocos los alcaldes a los que se les podía localizar fuera del ayuntamiento o de un teléfono fijo en su vivienda, lo que ralentizaba mucho la información.”

Aunque el periodismo rural no se libró de los efectos de la crisis económica, que llevó a muchos corresponsales y colaboradores a quedarse sin trabajo. Sin embargo, la periodista señala que en El Norte de Castilla esta sección ha ido reforzándose, principalmente, porque una buena parte de sus lectores proceden del medio rural.

Pero, ¿en qué se diferencian el periodismo rural y el urbano? Según Lorena Sancho, en la relevancia de las noticias. Afirmación que ejemplifica de forma muy clara: “No es igual una renovación de alumbrado público en un pueblo que en una calle de la ciudad. En un municipio puede ser la inversión más destacada del año y ser una vieja demanda de los vecinos, y en Valladolid apenas puede trascender”. Así, estos factores hacen que acontecimientos como estos en provincia ocupen mucho más que en local.

A pesar de las diferencias, según Lorena Sancho, este tipo de periodismo parece ser igual de importante para los lectores. En parte, porque la mayoría todavía tiene vínculos con el mundo rural y esto hace que la información interese. Además, nos cuenta que esto también se debe a que “ha cambiado el periodismo rural, las noticias en general han cambiado en los pueblos. Hemos pasado de narrar el asfaltado de calles a contar recreaciones o proyectos turísticos que atraen cada vez a un mayor número de ciudadanos y de lectores.

En esto, también entra en juego la difusión que los medios quieran darle al periodismo rural. En opinión de Lorena Sancho, en el momento actual este periodismo vende. Un ejemplo de esto es el auge de los programas de televisión que se centran en el mundo rural como ‘Surcos’, ‘Me vuelvo al pueblo’, etc. Y afirma que todos estos “son bienvenidos siempre que no se caiga en el error de denostar los pueblos como un escalón inferior a la ciudad.”

Otro ejemplo de que este tipo de periodismo cada vez está cogiendo más fuerza es que, el 31 de enero de 2019, se ha fundado la Red de Periodistas Rurales. Una iniciativa del periodista Manuel Campo Vidal que busca que se reconozca el valor de la labor de los medios y los periodistas en el entorno rural, en especial, en las zonas que sufren la despoblación. Además, se pretende compartir experiencias y dotar de un nuevo rostro al periodismo rural en los medios de comunicación.

Reunión fundacional de la Red de Periodistas Rurales. Fotografía de APAE.

Puesto que cada medio tiene una forma diferente de enfocar el periodismo rural, resulta interesante conocer cómo es el enfoque de El Norte de Castilla. Lorena Sancho afirma que este periódico “ha sido siempre muy cercano al medio rural”. Así, cuenta con una sección dedicada a ello bajo el nombre de Provincia que suele contar con unas tres páginas diarias. Además, disponen de corresponsales que están repartidos por las distintas comarcas de Valladolid. En la web el periodismo rural también tiene cabida a través de una pestaña de “medio rural”, en la que se publican informaciones diarias de este ámbito, tanto las que van en la edición en papel como las que no tienen cabida en esta. Además, cada comarca cuenta con un “portales específicos” bajo el nombre de “Soy de…” en el que sus respectivos corresponsales publican las noticias.

Compartir