MANUEL DE LA FUENTE  |  Fuente: manuelsart  |

La Asociación Recrea Design ha organizado Las 7 jornadas de diseño 360º para divulgar y charlar sobre la materia con talleres y ponencias alrededor del diseño en todas las disciplinas. Además, se conmemora con la exposición de maquetas `Recreando la Bauhaus´ cien años desde la creación de la escuela en 1919, la reforma y vanguardia del diseño, hasta su cierre en 1933.

Maquetas diseño de mobiliario Bauhaus (izq. a der.) por Recrea Design; Tetera de Marianne Brandt de 1924; Juego de mesas B9 de 1925, sillón plegable de club B4 de 1925, y sillas de Marcel Breuer de 1922 / Fuente: Manuel De La Fuente

El evento se ha realizado del 22 al 26 de octubre en el Centro Cívico Zona Este de Valladolid. El día 24 profesionales del diseño en múltiples disciplinas impartieron diversos talleres. Destacando entre ellos cerámica con Marta Almudí; textil con Marina Villaverde; tipografía con Laura Asensio; o fotografía con Gimeno Baruque. La ponencias el 25 y 26 contó con diseñadores y estudios de actualidad como Oiga Estudio especialista en arquitectura; Cuatro Cuatros y Kiwi Bravo con experiencia en producto e industrial, Sergio Taroncher en mobiliario, o 72 kilos con el diseño gráfico más actual.

La exposición de maquetas de Recrea Design, un homenaje a la escuela de la Bauhaus, muestra las piezas más icónicas creadas durante la época de su existencia. Maquetas a escala, como hizo la propia Bauhaus en su Casa Modelo donde se podía experimentar a 1:1 las diferentes creaciones.  La Bauhaus fue la escuela más importante de arquitectura y artes del siglo XX. Se creó en el mejor momento de las vanguardias artísticas, en Weimar en el periodo de entreguerras, tras su paso por Dessau. En 1933, los nazis cierran la escuela y ejecutan a algunos de sus miembros.  A pesar de el horrible desenlace que tuvo el siglo XX, en la actualidad ha reabierto sus puertas como centro de formación de posgrado.

Maquetas diseño de mobiliario Bauhaus (izq. a der.) por Recrea Design; Cuna y mecedora de Peter Keler Cradle de 1922; Sillón de Walter Gropius para la oficina del director en Weimar, alrededor de 1924. / Fuente: Manuel De La Fuente

El término Bauhaus mantiene hoy su frescura. De esta escuela se ha escrito casi todo, si se hace un repaso de las cuestiones que marcaron la diferencia y que han hecho posible su influencia hasta nuestros días, se encontrarán infinidad de ideas. Por ejemplo, la transversalidad, en su capacidad de lograr la interacción de muchas disciplinas, como la arquitectura, el diseño gráfico, el teatro, las artes visuales, el mobiliario o la escultura en un proceso de renovación técnico e intelectual. El diseño visto como oficio, pues la escuela era un lugar de trabajo, a diferencia del sistema universitario tradicional. O la importancia del talento, para lo que reunieron a los mejores maestros en la escuela, como fueron Wassily Kandinsky, Paul Klee, Mies van del Rohe, Ludwig Hilberseimer, Oskar Schlemer, Marcel Breuer o Laszlo Moli-Nagy. Sin olvidar el programa académico de la Bauhaus, con carácter multidisciplinar. El perfil internacional y proyección de su trabajo e investigaciones, se hizo así precursor del I+3D, Investigación y desarrollo, docencia y difusión. También, teniendo en cuenta funcionalidad del diseño y su producción. Bauhaus logró convertirse en un fenómeno que cada generación ha hecho suyo, como símbolo de racionalización y modernización del diseño cotidiano aunque no fuese acogedor, considerándola la quinta esencia del Movimiento Moderno.

Maqueta Bauhaus por Recrea Design; Piezas de ajedrez por Josef Hartwig de 1923. / Fuente:Manuel De La Fuente

En la exposición de maquetas a escala `Recreando la Bauhaus´ se ve un pequeño ejemplo del diseño aplicado por la escuela y sus maestros, en objetos de mobiliario. Bauhaus como un laboratorio creativo y productivo que diseñan algunas piezas como: la Tetera de Marianne Brandt ; Juego de mesas B9, sillón plegable de club B4, y sillas de Marcel Breuer; Cuna de Peter Keler; Taburete de Hin Bredendieck y Hermann Gautel; o el Sillón de Walter Gropius para la oficina del director en Weimar.

Una Race Design a modo de Gymkana creativa, cierra los eventos para divulgar y hacer más cercano a los ciudadanos unas jornadas que destacan la importancia del diseño, en sus múltiples disciplinas, porque nos rodea y nos hace la vida más fácil.

Compartir